Diez estrategias para buscar trabajo como un millennial

18 de Noviembre de 2016 - Forbes Argentina

 


Si hace un tiempo que no intentás buscar trabajo, te vas a sorprender con lo mucho que cambió el mercado de talentos en el último tiempo.

Hasta hace apenas unos años, bastaba con mandar un CV por mail o completar una postulación online para obtener buenos resultados (dependiendo, claro, de qué tan apto eras como candidato para el puesto).

Sin embargo, las redes sociales y la generación millennial transformaron el panorama por completo. Más competencia, mucho talento y cada vez más herramientas. ¿Qué sirve y qué no a la hora de buscar trabajo?

apertura

Cinco maneras que ya no funcionan para buscar trabajo

1. Ir a ferias de empleo

¿Para qué vestirte de traje, prepararte para responder preguntas y tomarte el tiempo de ir hasta ahí, si ahora los reclutadores, en vez de realizarte una entrevista in situ, simplemente te piden que entres en la web de la empresa que representan y dejes tus datos ahí? La mayoría de las ferias ya no son un verdadero lugar para hacer networking. Ahorrate el viaje y seguí profundizando tu presencia en el espacio que realmente cuenta: internet.

2. Contratar un servicio de envío masivo de tu CV

Una táctica que, allá por los 80 y 90, fue muy popular. Como lo fueron otras cosas que hoy nos parecen demodé: las canchas de paddle, la serie Alf… Hoy, de nada sirve pensar en cantidad: las áreas de reclutamiento están cansadas de pilas y pilas de Cvs imposibles de diferenciar. Y además, ¿querrías trabajar en las 50 o 100 empresas a las que estás mandando tu currículum? Es mucho más efectivo enfocarte en unas pocas compañías con una estrategia “a medida” que aparecer como uno más del montón.

3. No ser un “spam”

Conectarte vía Linkedin con empleados de la empresa a la que querés entrar para que te recomienden. Cuando el sitio empezó, en 2003, sí era una fuente increíble de trabajo y nuevas oportunidades. Ahora, con más de 400 millones de usuarios, no es arriesgado concluir que cualquier contacto que intentes establecer con alguien que no conocés (mucho más si escribís para pedir trabajo) es considerado spam.

4. Usar el mismo CV para todas las búsquedas

Es una regla de oro: cada vez que enviás tu currículum, tenés que adaptarlo a la búsqueda concreta, teniendo también en cuenta el perfil de la empresa. Hay personas que tienen siete u ocho versiones de su CV, porque por lo general uno no es bueno en una sola cosa, y es importante poder resaltar las capacidades y experiencia correctas para cada ocasión.

5. Completar formularios online

Aunque muchas empresas todavía usan este sistema, es inefectivo y lleva muchísimo tiempo, tanto para el que lo completa como para quien debe leer, procesar y clasificar todas las solicitudes. Tal vez esas compañías aún no lo aceptan abiertamente, pero esta estrategia de búsqueda de talentos está en vías de extinción. Ahorrales tiempo y ganá chances con otras estrategias de comunicación.

Cinco tácticas que los millennials usan con éxito

  • Pensá en tu trabajo ideal y escribí un párrafo explicando por qué sos el candidato perfecto para hacerlo. A continuación, poné este texto como presentación de tu CV o directamente pegalo en el cuerpo del mail. Podés redactar varias versiones, para tus distintos trabajos de ensueño.
  • Hacé una lista con las empresas en las que te gustaría trabajar y enfocá tu búsqueda en base a ese ranking. No tienen que ser compañías con búsquedas abiertas. La estrategia es que vos vayas a ellas antes de que salgan a buscarte.
  • Animate a escribir una “carta de dolor”. Son las reemplazantes de la típica (y aburrida) carta de presentación. En estas “cartas de dolor”, la idea no es hablar de tus aptitudes y conocimientos, sino ponerte en los zapatos del manager de la empresa a la que querés entrar, imaginarte cuál es su mayor dolor de cabeza en el negocio y luego animarte a ofrecerle una posible solución.
  • Pensá sobre vos y tu marca personal con la mirada de un consultor. Más que “alguien que busca trabajo”, tratá de verte como tu propio asesor y representante. Imprimí tarjetas personales, sin atarte a ningún cargo o empresa, y presentate por vos mismo en cada oportunidad que puedas.
  • Recordá que no todos los empleadores son el correcto para vos. Tenés que creer en que el match debe darse por parte de ambas partes. Nunca ruegues por un puesto ni te rebajes. Sólo quienes te contratan te merecen, porque son quienes reconocen tu verdadero talento y sabrán aprovecharlo.
bookmark icon