Bodegas argentinas: Recorrido entre copas

28 de Abril de 2017 - Francisco Barreiro

 


De Norte a Sur y de Este a Oeste, el turismo enológico crece en todo el país. Una travesía por diferentes bodegas argentinas para disfrutar tanto como el vino.

El turismo enológico picó en punta en los últimos años. Las bodegas abrieron sus puertas y ofrecen mucho más que una visita guiada para conocer el lugar de donde salen algunos de los mejores vinos de Argentina.

A través de los cuatro puntos cardinales, nuestro país sorprende con bodegas ubicadas desde las provincias vitivinícolas más tradicionales hasta los nuevos emprendimientos a metros de la costa marplatense, sin olvidarse de los grandes puntos turísticos de nuestro país, como lo es la provincia de Salta o la Patagonia.

Restaurantes multipremiados, visitas guiadas de alta gama y hasta la posibilidad de almorzar entre los viñedos.

Domaine Bousquet

El apellido Bousquet proviene de cuatro generaciones de bodegueros franceses de la región de Carcassone, al sur de Francia. Jean Bousquet era un enamorado de las fincas del nuevo mundo y así fue como en 1996 arribó a Argentina para conocer Mendoza.

“Mi padre volvió y dijo ‘Vendemos todo y nos vamos para allá’. Y cuando se le cruza algo por la cabeza, lo hace”, cuenta Anne Bousquet, actual dueña de la bodega junto con su marido Al Ameri. En 1999, compraron 240 hectáreas en Tupungato, Valle de Uco.

“El terreno estaba totalmente virgen, no había nada en ese entonces. Pero mi padre dijo que ahí se podían hacer vinos de alta calidad”, recuerda Anne, y hoy le da la razón: de esa región provienen algunos de los mejores vinos de nuestro país y actualmente son de las tierras más caras de la provincia.

La bodega está ubicada al pie de la precordillera donde se ven los picos nevados durante todo el año. Cuenta con un restaurante de alta gama donde se puede almorzar con un paisaje único de viñedos y montañas.

Bodegas Bianchi

Bianchi es una de las más tradicionales bodegas de nuestro país, con más de 100 años de historia. Ubicada en San Rafael, sur de la provincia de Mendoza, produce vinos en todos los rangos de precios.

Uno de los más recordados es el clásico Don Valentín Lacrado, elaborado en los años 60 en honor a su fundador, Valentín Bianchi. La bodega es una visita obligada para quienes visitan San Rafael. Su sala de degustación conserva vinos con más de 80 años que pertenecen a la cava familiar. Una de las propuestas que ofrece la visita guiada son las llamadas catas verticales, donde se pueden probar un mismo vino de diferentes añadas. Ir con tiempo porque la champañera también merece ser conocida.

Kaikén

Aurelio Montes, fundador de la Bodega Montes en Chile, recorrió diferentes países buscando dónde construir una nueva bodega. Estuvo por Estados Unidos, Sudáfrica, Nueva Zelanda, hasta que en el año 2000 decidió cruzar la cordillera y encontró en la zona de Vistalba, Mendoza, el lugar perfecto para llevar adelante su nuevo emprendimiento.

Compró una bodega de 1920 y decidió fundar allí Kaikén. Su nombre se debe al ganso salvaje patagónico –de nombre Caiquén– que cruza habitualmente la Cordillera de Los Andes de lado a lado.

Entre sus destacadas ofertas turísticas, sin dudas el picnic entre los viñedos es una de las más elegidas por el público, donde se pueden disfrutar de quesos y fiambres entre vinos con vista a las montañas.

Santa Julia

Si de tradición bodeguera hablamos, la familia Zuccardi se ganó su lugar en la vitivinicultura argentina. Su historia comienza con Tito, quien era vendedor de un sistema de riego diferente para la época y, para poder mostrar su desarrollo, compró viñedos e instaló su sistema. Tito se enamoró de la finca y empezó a producir vino.

Hoy su hijo (Pepe) y sus nietos (Sebastián, Julia y Miguel) están al frente de la bodega familiar. Casa del Visitante y Pan & Oliva son los dos restaurantes que tiene la bodega ubicada en la zona de Santa Rosa, Mendoza. Son dos propuestas bien distintas: la primera se trata de un gran restaurante donde la carne es la vedette del lugra; y la segunda, una más modesta en donde se destacan las verduras de su huerta orgánica y sus pastas caseras.

Familia Schroeder

Bodega Schroeder está ubicada en San Patricio del Chañar, Neuquén, y es una de las bodegas con más crecimiento en la región patagónica. La familia de tradición farmacéutica decidió incursionar en el mundo del vino luego de adquirir terrenos de la provincia con la condición de llevar adelante un proyecto vitivinícola.

Al comenzar con la construcción, hallaron restos fósiles de un dinosaurio, el cual años después le dió nombre a una de sus líneas de vinos: Saurus. En el recorrido por la bodega, se puede ver el lugar exacto donde fueron encontrados los restos. Su restaurante está considerado como uno de los mejores de la provincia, con un menú especial por pasos y maridaje de vinos.

Finca Quara

Ubicada en Cafayate, Salta, Quara es el nombre con el que se conoce la bodega de los Lavaqué: apellido que cuenta gran parte de la historia vitivinícola argentina y salteña. Su casona del Siglo XVII es unas de las construcciones más antiguas al pie de los cerros cafayateños, en pleno corazón de los Valles Calchaquíes.

Allí se pueden realizar visitas guiadas o almuerzos con las comidas típicas de la zona, como son las clásicas empanadas salteñas, el cordero a la cruz y el quesillo con dulce de cayote.

Bodegas López

Bien cerca de Mendoza Capital se encuentra Bodegas y Viñedos López, fundada en el año 1898. Se trata de una de las bodegas más tradicionales de la vitivinicultura argentina, la cual produce vinos de estilo bien clásico.

El recorrido es un museo en sí mismo, donde se puede observar maquinaria antigua y hasta los autos antiguos con los que la familia repartía los vinos. Entre las curiosidades que ofrece, al ser una bodega centenaria, uno puede comprar un vino del año de su nacimiento o una etiqueta personalizada con su nombre.

Costa & pampa

Bodega Costa & Pampa es el último emprendimiento de Trapiche. Por iniciativa de su enólogo Daniel Pi, la tradicional bodega mendocina decidió incursionar en desarrollar vinos marítimos, teniendo como punto de referencia los vinos australianos y neozelandeses.

Además de la visita por las instalaciones y viñedos, la propuesta es maridar sus vinos con una muy completa tabla de mar. En la bodega se destacan sus vinos blancos y espumantes (que son las uvas que mejor se adaptaron en la zona), lo cual los hacen compañeros perfectos de pescados y mariscos.

 

 

bookmark icon