Low cost, la reinvención de las aerolíneas tradicionales

29 de Enero de 2018 - Forbes Argentina

 


Con la llegada de Flybondi, las aerolíneas tradicionales apuestan a las promociones y los servicios extras para no perder clientes. Una industria de alto vuelo.

En los últimos años la industria aeronáutica ha cambiado enormemente. Lejos están los vuelos de lujo de Panam Airlines y hoy los consumidores buscan precio antes que comodidades. Estos cambios en el patrón de consumo permitió el surgimiento de las llamadas aerolíneas low cost.

A principio de mes la empresa Flybondi comenzó a vender sus primeros pasajes para 16 de sus 43 rutas de cabotaje, las cuales fueron autorizadas por el gobierno para comenzar a operar el 26 de Enero.

Con tarifas que rozan un máximo de $1300 para rutas como Bariloche – Buenos Aires, esta propuesta sienta las bases para una nueva competencia dentro de la industria del transporte en el país, ya que no sólo compite con otras aerolíneas sino, también, con colectivos de larga distancia.

El mercado argentino es relativamente complejo, rodeado por distintas regulaciones, negociaciones salariales frecuentes y paros de servicio, la llegada de esta propuesta no deja de generar controversia.

Actualmente existe una disputa judicial sobre la operación de Flybondi en el aeropuerto de El Palomar por una queja ambiental presentada por los vecinos, aunque la empresa comenzó a operar en otras rutas satisfactoriamente.

En el mientras tanto el mercado comienza a reaccionar a estos cambios. Para entender cómo puede cambiar la oferta local es importante ver cómo impactaron estos cambios en otras regiones.

“Las aerolíneas de bajo costo despegaron con fuerza en mercados aéreos robustos de la región como Brasil, México y Colombia y hoy fijan su mirada en otros países de Latinoamérica, como Argentina. Ejemplos de esto son Avianca Argentina, Norweigan, Level y Flybondi. En este sentido, la industria ha tenido que reinventarse para avanzar de acuerdo a esta tendencia”, comenta Matías Solé, Sales Manager, Amadeus Argentina, empresa que brinda soluciones tecnológicas para la industria.

Adaptarse al cambio

Una de las empresas que viene adaptándose a nivel mundial a estos cambios es LATAM Airlines. Para la aerolínea, la incorporación de nuevas compañías en el mercado los impulsó a desarrollar un nuevo modelo de negocio para los mercados domésticos; abriendo nuevas rutas y avanzando en la construcción de una red cada vez más sólida.

Por otro lado, desde Aerolíneas Argentinas entienden que este cambio a nivel internacional permitió una mayor segmentación y más opciones para los distintos tipos de pasajeros que hoy eligen el avión.

“Entendemos que en un mercado con el potencial de crecimiento y necesidad de conectividad que tiene la Argentina, este será también el caso”, comenta Marcelo Canton Gerente de Prensa de la aerolínea estatal.

El mercado del aire

Actualmente el mercado tiene tres segmentos marcados de clientes: El viajero corporativo, el turista y el emigrante. Las low cost se enfocan principalmente en estos dos últimos segmentos que son los que poseen una mayor sensibilidad en cuanto al precio.

Son estos consumidores los que planifican con tiempo y suelen obtener mejores tarifas al sacar pasajes con meses de anticipación. Si bien estos pasajeros representan el menor margen para las aerolíneas, son fundamentales ya que permiten hacer una diferencia cuando se ven reflejados en escala.

El modelo Low Cost permite brindar un servicio más básico y así disminuir la mayoría de los costos asociados con el vuelo. Es por esto que uno puede adquirir adicionales que incluyen el servicio de impresión de los pasajes, bolsos extras, transporte de equipos especiales, traslado de mascotas y servicio preferencial, entre otras comodidades.

La respuesta de las aerolíneas tradicionales

Anticipándose a la llegada de las low cost en Argentina, LATAM Airlines, comenzó a implementar su nuevo modelo de viaje en rutas domésticas en los 6 países donde opera en la región.

Esto supone tarifas más económicas, una nueva forma de comprar donde el pasajero elige por los servicios que quiere pagar (equipaje, comida, ubicación).

Desde Aerolíneas Argentinas el desafío es distinto, en primer lugar la empresa mantiene los esfuerzos por lograr sustentabilidad y reducir costos con el objetivo de no requerir más subsidios del Estado para operar.

Consecuentemente mantienen un denodado esfuerzo por consolidar la red y aumentar la conectividad sumando 38 nuevas rutas en 22 meses, logrando una conectividad más federal.

Finalmente no dejan de hacer un fuerte foco en la calidad de servicio, la transparencia y la gestión profesional con el objetivo de revalorizar la imagen de la marca tras la partida del gobierno anterior.

La industria entiende que la llegada de las low cost es inevitable, pero se pide que las condiciones de competencia sean justas, para así poder ofrecer una propuesta flexible a los consumidores que logre agrandar el mercado.

Si bien la competencia por el dominio de los viajes low cost recién comienza, los puntos clave sobre los cuales las aerolíneas buscan diferenciarse son: el servicio, los adicionales y su flexibilidad, amplitud de destinos, conexiones y frecuencias para así hacerle frente a los bajos precios de estas alternativas.

“Las aerolíneas que tendrán éxito en este modelo serán las que ofrezcan el mejor servicio al cliente, aprovechando alianzas con otras aerolíneas y experiencia en tecnología para innovar y poder cumplir con las expectativas del viajero”, afirma Matías Solé.

Tanto Aerolíneas Argentinas como LATAM buscan hacer foco en los destinos disponibles, siendo la compañía de bandera nacional la que más conecta a los argentinos localmente con 37 destinos en 23 provincias sumados a 22 destinos internacionales.

Por el lado de LATAM, la oferta local se reduce a Mendoza, Córdoba, Rosario, Tucumán, Salta, Neuquén, San Juan y Bariloche, pero poseen una mayor presencia en vuelos internacionales.

Por ahora solo el tiempo dirá si el mercado logrará expandirse y cómo será la división entre estas empresas. De lo que podemos estar seguros es que próximamente podremos acomodar mejor nuestras vacaciones a nuestro bolsillo.

Por Iván Tabachnik

bookmark icon