30 Promesas FORBES: de promesas a realidad

13 de Julio de 2017 - Forbes Argentina

 


Cómo se vivió la presentación de las 30 Promesas FORBES. Isela Costantini, Andrea Grobocopatel, Hugo Porta y Doug Casey entre otros speakers, intercambiaron experiencias con los emprendedores. La próxima cita: Mujeres Power el 4/9.

 

Este reconocimiento a las 30 Promesas proviene de una empresa emblemática en el mundo de los negocios como FORBES, pero también es un reconocimiento de pares como Global Brands Media, la startup desde la que relanzamos FORBES Argentina en noviembre pasado. Sabemos lo que es estar en sus zapatos y lo que es lidiar desde el minuto cero con un proyecto”. De esta manera, Alex Milberg, director y publisher de la edición local de FORBES, abrió formalmente el evento en el que se reunieron muchos de los emprendedores con mayor potencial del ecosistema local, inversores, ejecutivos de empresas y representantes de organizaciones que apoyan y promueven el emprendedorismo.

 

Fue el 7 de julio, una tarde única en la que, pese al frío y la lluvia, más de 400 personas dijeron presente en el Auditorio Amigos del Museo de Bellas Artes para lo que fue, en definitiva, una gran sesión de networking, donde todos compartieron sus experiencias, intercambiaron consejos y también tarjetas. Algunos, incluso, cerraron reuniones con potenciales inversores.

Al menos Nicolás Szekasy, de Kaszek Ventures, el principal fondo de venture capital de América Latina, que quedó con la agenda del mes más cargada. Y no fue el único. La idea fue, en todo momento, entremezclarse con un mismo objetivo: conocer de cerca los casos de las empresas jóvenes más innovadoras y disruptivas del mercado en 15 categorías diferentes.

30 Promesas FORBES

Con una puntualidad rigurosa, uno de los primeros en llegar fue Federico Trucco, CEO de Bioceres, empresa líder en agrobiotecnología. “Queremos contarles todos esos problemas que nosotros también tuvimos, porque alguna vez nosotros también fuimos promesas. Poder transmitir esto es parte de nuestra responsabilidad”, dijo. Compartía escenario con Szekasy: “No hay nada más relevante para un emprendedor que la pasión, el liderazgo y la visión”.

El ministro de Modernización, Innovación y Tecnología del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Andy Freire, también quiso ser parte de #30Promesas y se acercó personalmente para felicitar a los emprendedores seleccionados: “Vivimos un momento de enormes desafíos y ustedes son quienes van a estar liderando ese cambio. Hoy la pregunta de este lado, el lado del Estado, es cómo acompañar esa innovación sin que alguien quede fuera”.

Con moderadores experimentados como Julia Bearzi, directora ejecutiva en Endeavor Argentina, Gabriela Ruggeri, fundadora de Eastpoint Ventures, y Juan Pablo Lafosse, CEO de Almundo.com, durante el encuentro se desarrollaron cuatro paneles con diferentes miradas. El objetivo: inspirar, transmitir consejos y compartir anécdotas motivadoras.

“Dónde están las oportunidades” fue el primero de los paneles, sobre los rubros con gran potencial en que los emprendedores argentinos pueden hacer la diferencia. Allí se sumó Sebastián Cadenas, CEO de Increase y una de las 30 Promesas seleccionadas. “La clave para un emprendimiento exitoso es detectar una necesidad que tenga un mercado interesante y la forma de resolverla; esto aplica para cualquier industria”, dijo.

Identificar necesidad, pensar soluciones óptimas, construir equipos, no tener miedo al fracaso y promover el trabajo asociativo fueron algunos de los puntos clave desarrollados durante el panel de 30 Promesas FORBES.

El bloque “Corporaciones + Emprendedores = Innovación” contó con Federico Espinoza de Eklos by AB InBev, una aceleradora de startups que busca potenciar nuevos talentos creada por Cervecería y Maltería Quilmes en 2016; Matías Pons Lezica, gerente de PyMEs del Banco Galicia; y Sebastián Stranieri, de VU Security, otra de las 30 Promesas.

A ellos les tocó analizar el círculo virtuoso entre compañías y startups que potencia los negocios y también responder por qué fracasan las pymes. Pons Lezica, voz autorizada en la materia desde su posición en el banco, consideró que muchas veces el problema es que se toman malas decisiones. “Después de ver tantos casos de pymes, descubrimos que hay una regla fundamental: lo mejor que puede hacer una pyme es aprender de otra”.

Cómo transformar ideas y startups exitosas en empresas de alto impacto fue el eje del último panel: “Cómo convertir las promesas en realidades”. Los protagonistas de esta mesa fueron 5 casos de #Las30DeForbes: Tomás Pierucci, creador de Bluesmart; Andrés Gorostiaga y Federico Manzuoli, socios de Guapaletas; y Matías Recchia, cofundador y CEO de IguanaFix.

“La calidad de gente argentina es lo mejor que tenemos. Tenés empresas que hacen desarrollo como Mercado Libre, Despegar o Almundo, gente que está capacitada y que no tiene nada que envidiarle al talento que conseguís en Silicon Valley. Eso no es tan común en otros países”, afirmó Matías Recchia, mientras que Pierucci destacó la importancia de atraer inversiones: “Armé mi primera empresa a los 18 años y recién 14 años después conseguí una inversión. Acá nadie te quiere dar plata y esa es una de las principales trabas de emprender en Argentina”.

El factor M.

Fue otro de los paneles que despertaron la curiosidad de los presentes y en el que las oradoras mujeres fueron las grandes protagonistas: Andrea Grobocopatel, fundadora de la Fundación Liderazgos y Organizaciones Responsables (FLOR); Isela Costantini, ex gerente general de General Motors Argentina y ex presidente de Aerolíneas Argentinas, así como dos de las 30 Promesas elegidas por el jurado: Andy Clar (Chicas en Nueva York) y Damaris Reynoso (Novachem). Las cuatro mujeres contaron en primera persona el impacto económico de la diversidad de género en el mundo de los negocios, las trabas y desafíos para potenciar y complementar capacidades.

En una especie de viaje en el tiempo, Grobocopatel recordó a su padre, quien, hombre de campo al fin, “nunca se había dado por pensar que las mujeres podían trabajar en las empresas hasta que me vio trabajar”.

Isela Costantini, por su parte, sostuvo que, tanto para hombres como para mujeres, tener fascinación por los desafíos es un factor vital a la hora de emprender: “No hay que tener problemas en decir ‘no lo puedo hacer’. Creo que eso fue lo que vieron en mí. No hay que tener vergüenza de decir ‘no lo sé’. Eso es parte de mi desafío”.

La mirada económica internacional llegó de la mano de Doug Casey, economista best seller e inversor, orador brillante y “políticamente incorrecto”.

“Salí de Estados Unidos para venir a Argentina… Sí, prácticamente de Guatemala a ‘guatepeor’. Viajé por varios países del mundo porque no me gusta mirar todo esto en mi estancia, verlo en la televisión o desde la ventana de mi casa en Estados Unidos”, sostuvo Casey tras explicar cómo todos los gobiernos del mundo crearon millones y millones de unidades de moneda para que no se derrumbara la economía internacional:

“Eso es como poner petróleo en el agua: mejora las cosas por el momento pero, cuando entremos en la tormenta, todo va a ser aún peor”, vaticinó pese a asegurar que “no quiero arruinarles el día, pero estas eran cosas que tenían que escucharlas porque no se dicen tanto”.

Pero fue, definitivamente, Hugo Porta, el ex rugbier capitán de Los Pumas, el más aplaudido. Porta recordó sus inicios en el rugby y qué es lo que más aprendió de este deporte: “El rugby me enseñó que, cuanto más alto llegan los exitosos –o lo que los demás consideran como exitoso–, tenemos menos derechos y más obligaciones”. Un profundo mensaje para todos aquellos emprendedores que prometen alcanzar un gran éxito.

 

Elegimos personas, no solo negocios

bookmark icon