Los cinco tips del crowdfunding inmobiliario

19 de Abril de 2018 - Víctor Zabala

 


La idea de invertir en arquitectura y construcción hoy en día es una excelente alternativa y, tal como nos enseñaron nuestros mayores, invertir en inmuebles es un excelente resguardo de capital, y del cual se puede obtener una muy buena rentabilidad en dólares.

Frente a esto tenemos una oportunidad de mercado casi única a nivel mundial, siendo que son pocos los países en los cuales se pueden obtener rentabilidades similares en dólares y además garantizadas por bienes inmuebles.

En base a esto el crowdfunding inmobiliario conlleva ciertos beneficios, que detallaré en las próximas líneas, además de brindar algunos consejos prácticos para poder analizar diferentes propuestas donde participar.

Conceptualmente, el crowdfunding inmobiliario  implica reunir un grupo de inversores para obtener el capital necesario para financiar diferentes proyectos. Inicialmente muchas personas entienden que invertir en arquitectura y construcción es un muy buen negocio, pero cuando averiguan los requisitos mínimos para ingresar se encuentran en el mercado con proyectos tradicionales donde tienen que desembolsar en poco tiempo, habitualmente dos años, montos significativos (en CABA 1 amb. US$ 75.000 y 2 amb. US$ 100.000 aprox.).

Al optar por esta opción, además, se toma el  riesgo de hacerlo en un único proyecto, por lo cual para poder participar de este tipo de inversiones se requiere mínimamente tener resueltas otras instancias de la vida como la vivienda, movilidad, vacaciones anuales e incluso imprevistos futuros. Es decir que cuando se llega a disponer de ese dinero exento para este tipo de inversiones, quizás sea tiempo de mudarse nuevamente, cambiar el auto o disfrutar de esas vacaciones anheladas.  Conclusión uno sigue guardando el dinero en el colchón o haciendo inversiones de menores montos en otros rubros con diferentes resultados.

El crowdfunding inmobiliario viene a subsanar estos limitantes que existían hasta hoy en el mercado, dándoles la oportunidad a inversores de menores capitales a participar de un negocio que todos entendemos tiene muy buen resultado en general. Además permite diversificar el capital en diferentes proyectos minimizando así los riesgos que pudieran existir, siempre respaldados por ladrillos como garantía.

Algunos consejos prácticos para tener en cuenta son hacerlo, idealmente, con una empresa que se dedique al negocio inmobiliario: hay varias que ofrecen crowdfunding pero financian proyectos de diferentes rubros y quizás no tienen la suficiente agudeza para maximizar las ganancias que puede generar este rubro en particular. Más importante que dónde es con quién: ya que si el encargado de llevar a la práctica el proyecto tiene suficiente experiencia seguramente los lugares elegidos para sus proyectos cumplan con los requisitos necesarios para llegar a obtener la renta máxima del negocio.

Además, lo interesante de esta modalidad es poder diversificar un monto en particular en diferentes proyectos, se atomiza el riesgo de poner todo el dinero en un único proyecto. También hay que buscar que detrás del crowdfunding exista una estructura legal acorde al proyecto que se está llevando a cabo, habitualmente lo más aconsejable es que sea un fideicomiso. Siempre se sugiere evitar ingresar a través de la simple firma de boletos de compra. Y, dentro de las posibilidades de cada uno, se aconseja quedarse hasta el final del proyecto para maximizar la ganancia final.

Por último, si es la primera vez participando de crowdfunding inmobiliario, es bueno buscar proyectos que tengan una relativa seguridad de éxito. Si bien nadie puede garantizarlo, hay proyectos un poco más innovadores que requieren de la alineación de más factores (o planetas) para poder producir la ganancia para los inversores, pero hay otros que lo hacen de manera más conservadora e igual de exitosa.

bookmark icon