La historia del hombre más rico del país

22 de Agosto de 2017 - Forbes Argentina

 


Conocé al mexicano que en menos de 30 años llegó a convertirse en el hombre más rico del país gracias a su abuela. Su fortuna está tasada en más de US$ 4.700 millones

La culpa de todo la tuvo su abuela. El mexicano David Martínez Guzmán (60) había cursado un máster en Harvard y tras un breve lapso como parte del staff del Citigroup, en Nueva York, recurrió a su abuela paterna para reunir los primeros US$ 300.000. Con tan solo 30 años, fundó Fintech Advisory, y así el fondo de inversión multiplicó su fortuna a niveles hasta hoy difíciles de dimensionar.

Sin embargo, cuando pisa Argentina, y según los activos que reúne solo en sus negocios locales, puede valerse de un título llamativo: es el máximo millonario del país, con al menos US$ 4.700 millones de patrimonio.

Un sabueso financiero con historia

En 1987 usó los US$ 300.000 que le prestó su abuela para fundar una empresa que se dedicó a comprar deuda de países en apuros y a rescatar compañías en problemas, como la vidriera Vitro y el conglomerado de productos químicos Cydsa, ambos en México.

Esta última representó una de sus primeras hazañas al quedarse con el 60% de la firma a partir de desembolsar US$ 40 millones por un activo que valía al menos 10 veces esa cifra.

Originario de Monterrey, de 1,60 metros de estatura y de un riguroso bajo perfil, pertenece a una familia adinerada, pero los números que maneja a través de su fondo son varias veces más elocuentes que la cuna donde nació.

Al parecer, visita Buenos Aires una vez al mes, pero su rutina se reparte entre México, Inglaterra y los Estados Unidos.

¿Por qué es el hombre más rico del país?

Su relación con el poder económico argentino comenzó a partir de 1994, cuando adquirió bonos de deuda con vencimientos a 8 y 37 años por un valor de US$ 834 millones.

En 2005, fue uno de los impulsores más fuertes del canje de deuda. Y en 2010 se deshizo de sus últimas tenencias. En el plano corporativo, su mayor apuesta fue Cablevisión, donde se asoció al Grupo Clarín en 2006.

Sin embargo, los lazos de Fintech con la cableoperadora se iniciaron un par de años antes, cuando el fondo de Martínez Guzmán adquirió los papeles de la deuda de la compañía que ascendía a US$ 769 millones.

En 2013, volvió a ser noticia al desembolsar US$ 960 millones por el 22,7% de Telecom Argentina, y marcar el inicio de un final anunciado: la fusión Cablevisión-Telecom.

La fusión Cablevisión-Telecom

El jueves 3 de marzo de 2016, Martínez Guzmán logró lo que tanto añoraba: la aprobación de la compra de Telecom Argentina, operación iniciada tres años antes.

Por otro andarivel, Cablevisión, donde poseía el 40% del paquete, recibía el visto bueno de los entes reguladores argentinos para quedarse con Nextel, dueña del 2% del mercado de telefonía móvil.

El paso siguiente es historia conocida. A partir de enero de 2018, las dos corporaciones operarán como una. El tándem Cablevisión-Telecom reunirá el 55% de los accesos a Internet, más del 40% de la televisión por cable, y al menos un tercio de la telefonía móvil, en todo el país, con una valuación de mercado de US$ 11.500 millones.

Así, el magnate mexicano se transformó en la pieza fundamental de un rompecabezas que terminó dejando a los accionistas del Grupo Clarín con la única empresa capaz de proveer cuádruple play a partir de enero del año próximo.

Sin embargo, la jugada no fue gratuita para el multimedio: en la compañía surgida tras la fusión –mientras que los hermanos Noble Herrera, Magnetto, Aranda y Pagliaro tendrán el 33% del paquete–, el hombre nacido en Monterrey ostentará un 40% del conglomerado.

Por Facundo Sonatti

 

bookmark icon