Renovación y status, las claves del Gran Meliá Iguazú

7 de febrero de 2020 - Luis Corbacho

 



El General Manager de Gran Meliá Iguazú, Mynor Espinoza, analiza la situación del mercado hotelero en la región y explica los desafíos de cuidar y promocionar una de las siete Maravillas del Mundo.

«Nuestro hotel viene a dar ese aporte de lujo que todo destino turístico importante del mundo necesita»,  explica el hotelero costarricense desde el clima cálido y la vegetación de las Cataratas del Iguazú. Allí, en plena maravilla mundial, tiene a su cargo la tarea de posicionar al Gran Meliá Iguazú como uno de los mejores hoteles de la Argentina. Y parece que lo está logrando.

¿Qué significa estar al frente de un hotel en el centro de una Maravilla del Mundo?

Es un gran privilegio, un reto y un compromiso prof esional. Es estar conscientes de que lo que nos rodea es eso: una maravilla de la humanidad que debemos proteger y, a la vez, debemos impulsar a que cada uno de los colaboradores y visitantes protejan el medioambiente.

Muchos lo definieron como el mejor hotel de Argentina. ¿Cómo se alcanza ese status?

Es un trabajo constante, con visión y perseverancia. Integrando y valorando el recurso humano como el principal elemento para alcanzar el éxito. Es una constante creación de experiencias para superar las expectativas de los huéspedes.

¿Qué le falta a Iguazú en materia de lujo hotelero?

En   Iguazú  tenemos  hoteles  con  una  excelente  infraestructura  que  pueden  fácilmente competir con los hoteles de lujo del mundo, pero  debemos trabajar en  la  profesionalización del recurso humano. Debemos ir más allá del  servicio;  tenemos  un destino turístico por excelencia, con muchos elementos que conforman un producto único. Debemos aprender a  sacar  el mayor provecho de ello.

¿Qué exigencias plantean los huéspedes del Gran Meliá Iguazú?

Son huéspedes que gustan de la personalización del servicio, una excelente experiencia culinaria, mixología de vanguardia, y un espacio para la relajación y la diversión. Quieren encontrar en un solo lugar todo aquello que les haga vivir experiencias memorables.

¿Cuál es la estrategia para dar a conocer un hotel de estas características?

Definitivamente  la  estrategia  digital  es  la que nos permitó y nos permite dirigir los esfuerzos hacia el mercado meta. La incorporación de influencers y celebrities creó esa comunicación que hoy día tiene un alto impacto mediático. A ello se suma la generación de estrategias con las principales agencias de lujo y online travel agency, que nos permiten tener una mejor visibilidad de nuestro producto en el mercado externo.

¿Cómo definiría a su huésped típico?

La evolución del hotel generó un cambio importante en el tipo de clientes. Nuestro nicho de mercado actual está en un rango de edad de entre 25 y 50 años. Se trata de huéspedes que mayoritariamente usan sus redes sociales para mostrarse ante el mundo y hablar de sus experiencias. Esto tuvo un peso importante y fue determinante en la decisión de elegir el destino a visitar por parte de muchos de ellos.

¿Qué monto de inversión destinaron a la renovación del hotel?

Durante muchos años el hotel careció de un cuidado y revalorización del edificio. Para ello, la inversión fue de más de US$ 10 millones, lo que nos permitió hacer un cambio radical en la infraestructura y crear espacios en lugares desaprovechados, donde hoy el huésped disfruta de ellos.

¿Cómo reaccionó la demanda ante la devaluación del peso y tarifas en dólares?

La estrategia tarifaria apunta a un mercado que gusta de vivir experiencias memorables más allá del costo. Ante la situación actual del país, creamos una estrategia tarifaria en pesos  argentinos,  que  permite  al mercado local tener acceso a un producto como el nuestro.

¿Cómo es el comportamiento de la demanda argentina?

Argentina históricamente fue el primer lugar en producción de room night para  este hotel. Creo firmemente que continuará siendo un mercado potencial al que debemos cuidar, y la mejor forma de hacerlo es con estrategias de promoción en temporada de vacaciones y fines de semana largos.

¿Cómo se ubica el hotel en términos de performance económica respecto del resto de la cartera de Meliá Hotels International y dentro de la marca Gran Meliá?

El hotel tuvo una evolución importante en cuanto a su performance, no solo la económica sino también en cuanto al servicio al cliente. Hoy en día podemos decir que tenemos una tarifa que está dentro de las más altas de los hoteles de América y, si hablamos de posicionamiento a nivel de servicio, nos encaminamos a ser el número 1 de la marca Gran Meliá y 10 de los 373 hoteles del mundo.

¿Cómo influyen los costos el hecho de estar dentro de un Parque Nacional?

Uno de nuestros principales pilares es la sustentabilidad. Lejos del costo que representa hacer cambios en temas operativos, para nosotros es importante la responsabilidad ante un mundo que implora por esos cambios. Estamos a la puerta de la certificación de Hoteles Más Verdes. Y el próximo año sin duda obtendremos la certificación de Rainforest Alliance. Además, entre nuestras políticas de cuidado del medioambiente eliminamos el plástico en el hotel, trabajamos con sistemas sustentables para el calentamiento de aguas, y tenemos previsto un proyecto de iluminación con paneles solares y limpieza de piscinas con un sistema  a base de sal, donde se elimina por completo el uso de químicos.

¿Cuál es la proyección para el año que viene?

Entre 2018 y 2019 quisimos posicionar al hotel con una estrategia tarifaria que nos permitiera llegar más rápidamente al mercado meta. Esto mermó un poco la ocupación del hotel, aunado a la situación del país entre los meses de agosto y octubre. Para el 2020 nuestro principal enfoque será aumentar la ocupación con una proyección arriba del 53% anual.

bookmark icon