Por qué ser opti-realistas

21 de octubre de 2019 - Alex Milberg

 



“Ganó el peronismo, pero Argentina no será Venezuela”, escribí en la web de Forbes US luego de las PASO. La nota tuvo más de 2.000 retweets en la inmensa red de Forbes. Como el lodazal no reconoce fronteras, recibí insultos en inglés, castellano, árabe y slang venezolano.

En la nota for export, no llegué a sugerirlo. Pero ni con una psicodélica victoria de Nicolás del Caño en las elecciones de octubre Argentina podría convertirse en Venezuela, un país con estructura económica, social y política sin comparación posible.

Venezuela no es una posibilidad fáctica sino un símbolo del mal que se utiliza políticamente –aquí, en España y en tantos países– para demonizar al adversario. Y termina haciendo más daño del que se puede imaginar: los mercados son maníaco-depresivos y el pánico nunca es razonable. Así se explica la estampida de dólares hacia el exterior del país y de las cuentas bancarias a las cajas de seguridad. O que YPF hoy valga cinco veces menos que cuando la compró Repsol antes de Vaca Muerta. O que haya bancos que hoy coticen hasta nueve veces menos que hace dos años.

La crisis es tangible, innegable, y se puede agudizar en una posible transición y mientras dure la incertidumbre ante una renegociación con el FMI. Pero el castigo que recibe el país de las calificadoras de riesgo es también un espejo de nuestra propia desmesura a la hora de vernos frente al espejo. La grieta, que en todo caso tiene doscientos años, nubla la perspectiva histórica.

En los últimos 100 años el peronismo (de izquierda, centro y derecha) gobernó 35, el radicalismo 31 y el resto fueron de facto. Las crisis son circulares. “Vienen los populistas, hay recuperación, pasan cosas y luego hay una crisis. Llegan los que saben: recuperación, pasan cosas y luego más deuda y más crisis”, sintetiza con más detalle Ernesto Tenembaum (en esta entrevista). No es la idea caer en un relativismo de punto muerto: no todo es igual, no todo es lo mismo Hay modelos en pugna, pujas distributivas y tensiones sociales de una sociedad con una composición más compleja que la gran mayoría de sus vecinos. Pero la euforia por soluciones mágicas basadas en una presunta supremacía moral no alcanza para resolver problemas estructurales mucho más profundos que nos sumergen en crisis pendulares. Como la frase que se le atribuye (¿fake news?) a Borges, es posible que triunfemos y fracasemos mucho menos de lo que creemos.

Considerando una perspectiva histórica, me gusta el término acuñado por Steven Pinker (bestseller favorito de Bill Gates, autor de En defensa de la ilustración), quien se considera “Opti-realista”. Recuerda que casi siempre resulta más conveniente para los intelectuales ser pesimistas. Pero la evolución de la humanidad con el paso del tiempo es innegable y ofrece datos duros, no opinión. También revela razones biológicas, culturales y políticas sobre por qué es que “cuanto peor, mejor”. Con cautela frente al futuro, Tenembaum no pierde la perspectiva histórica: “Solucionamos problemas mucho más graves; entre ellos, el regreso de la democracia”.

Esta edición aniversario de Forbes tiene como protagonistas en la tapa a 10 pymes que representan uno de los sectores más castigados: en los últimos cuatro años, cerraron casi 22 mil. La selección estuvo inspirada en el concepto “Small Giants, empresas que decidieron ser geniales antes que grandes”, del exeditor de Forbes US Bo Burlingham. Se toman como parámetros su misión (que no necesariamente es ser enormes), que sean reconocidos por su calidad profesional, que los directivos tengan contacto con los más juniors por su tamaño, que sean rentables y que tengan “mojo”, equivalente a “alma”. Además, sin duda, cuentan con el coraje suficiente como para sobrevivir y atravesar los terremotos. La cualidad, es justo decirlo, aplica a las empresas de todos los tamaños: la espalda suele ser proporcional a la operación.

En esta edición especial de casi 300 páginas, celebramos el tercer aniversario desde que relanzamos Forbes en la Argentina. El print, como los vinilos, representa el nuevo lujo. La web, que tendrá grandes novedades en 2020, es nuestro Spotify. Los 12 Forbes Summit que realizamos en 2019, más los cuatro que aún quedan por delante, son nuestros recitales, puntos de encuentro, debate y reflexión.

bookmark icon