Mr. Jeff: el secreto de la start-up española que crece en el mercado local

10 de febrero de 2020 - Forbes Argentina

 



Jeff desembarcó hace tan solo un año con una cadena de lavanderías, hace poco sumó servicios de peluquería y ahora está “a la caza” de una cadena de gimnasios. El secreto de su éxito.

Aunque en Europa todo queda a un tren de distancia, Eloi Gómez, Adrián Lorenzo y Rubén Muñoz, los españoles al mando de Jeff, decidieron cruzar el Atlántico y concentrarse en Latinoamérica para la expansión de la start-up que comenzó ofreciendo servicios de lavandería y tintorería a domicilio, bajo el nombre de Mr. Jeff, hace casi cinco años.

Hoy, poco más de un año después de haber llegado a la Argentina, Gómez, CEO y cofundador de Jeff, se pasea por pleno Barrio Norte para asistir a la apertura del primer Beauty Jeff del país. Su estadía no durará más de un día, ya que debe volver a Barcelona para delinear los nuevos pasos de la compañía que promete nuevos negocios en 2020.

“Argentina será parte de esta apuesta de negocios basada en servicios de belleza y peluquería a la que denominamos Beauty Jeff”, cuenta entusiasmado y a tan solo un par de horas de haberse bajado de un avión. “Nosotros buscamos hacer simples las tareas más cotidianas. Creemos que en la industria hoy no hay cadenas de este tipo que ofrezcan servicios tales como corte, color, lavado, peinado y manicuría, en todas sus tiendas, con la misma calidad de servicio y en los tiempos que hoy requiere una persona que está sumamente ocupada”, relata Gómez, que proyecta un total de 100 tiendas de este tipo en el país.

Argentina fue el país elegido para abrir el primer local de Beauty Jeff, por la buena recepción y aceptación de la marca entre los usuarios. Pero uno de sus pilares es la posibilidad de poder pedir turno a través de la app, donde se puede gestionar el día y horario más conveniente.

EL GERMEN

Pero, para que todo ello ocurriera, hubo todo un trabajo previo realizado con Mr. Jeff, su división de lavandería, que actualmente cuenta con 40 franquicias y más de 500 empleados distribuidos en Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Rosario, Mendoza, Tucumán y Córdoba. Estos nuevos Puntos Jeff se suman a los más de 1.700 que hay alrededor del mundo.

Lo curioso de la estrategia de este negocio es que, aunque nació en España, no se posicionó en esos mercados, sino que rápidamente buscó hacer pie en los países latinoamericanos. La explicación para Gómez es simple: “El ámbito de lavandería es más grande en México que en Europa. Es un tema cultural, ya que en Europa la mayoría de las personas lava la ropa en casa”, cuenta. “Con el éxito ya probado en la región, ya comenzamos a hacer intentos de desembarco en Europa del Este y Estados Unidos”.

El funcionamiento es simple: a través de la app o la web de la marca, el cliente escoge cuándo y dónde quiere que le recojan su ropa, y cuándo desea que se la devuelvan limpia y planchada. Esto les abrió el camino a diferentes perfile de clientes, que van desde los usuarios ocasionales, servicios puntuales, hasta planes de precios y suscripciones mensuales para usuarios recurrentes.

Si bien en sus comienzos la apuesta estuvo muy enfocada en la gente joven, lo cierto es que la propuesta es para todo el mundo. La principal diferencia es que los más jóvenes usan el canal online, y los adultos se “conectan” directamente con el local a la calle.

LA ESTRATEGIA

Es el sistema de franquicias lo que potencia el crecimiento de este negocio, dado que para poder contar con una tienda, ya sea de Mr. Jeff o de Beauty Jeff, se necesitan alrededor de US$ 40.000. “Operamos mercados muy cambiantes y adaptamos los precios para que estos no sufran”, explica. Para un franquiciado con cierto grado de maduración, una facturación  puede  oscilar  entre US$  60.000 y US$ 80.000 anuales. Es decir, entre US$ 2.000 y US$ 3.000 al mes, en cualquiera de los modelos que ofrece Jeff.

Claro está que la inversión es muy baja para la start-up española, que llega a cada plaza con un pequeño equipo comercial y una infraestructura tecnológica que no requiere un gran costo, dado que el equipo es global.

Sin embargo, en diciembre de 2018, recibieron una ronda de financiación de US$ 12 millones, lo que hoy les permite seguir creciendo en un entorno internacional y diversificar sus servicios. La empresa, que ya cuenta con 1.780 puntos físicos en 32 países, a través de sus  diferentes  verticales  de  negocios, decidió como parte de su estrategia el cambio de marca corporativa y pasó a llamarse simplemente Jeff.

“Hoy somos la franquicia que más creció, y eso también trae consigo una evolución de su nombre corporativo, bajo el cual se integrarán todos los servicios actuales y aquellos a los que la compañía irá incorporando en el corto plazo, de manera que las nuevas líneas de negocio que se abran sean fácilmente identificables con nuestra marca”, destaca el emprendedor.

A pesar del crecimiento, los ejecutivos son muy celosos de su empresa y bajo ningún punto de vista declaran estar dispuestos a asociarse. “Queremos cuidar a los usuarios dando un servicio estandarizado en cada una de nuestras tiendas, y esa es la forma de cuidar la calidad, no dándoselas a otro”. Para fines de 201 , la app busca quintuplicar su presencia en el país y sumarse más puntos a los existentes en España, Perú, México, Colombia, Uruguay, Panamá, Costa Rica, Chile, Brasil, y próximamente Turquía, Egipto, República Dominicana y Paraguay.

DE COMPRAS

A medida que la compañía crece a  un ritmo vertiginoso, los servicios se multiplican. En el corto plazo la Argentina recibirá una nueva propuesta. Se trata de Fit Jeff, una cadena de gimnasios low cost que ofrecerá clases de yoga, pilates, Hiit y entrenamiento funcional. Estos gimnasios contarán con una identidad totalmente distinta a las de sus otros servicios.

Para dar forma a esta nueva unidad, este grupo de amigos acaban de comprar en Chile Entrenarme, el buscador online de entrenadores y centros deportivos, con el que quieren incursionar en el mundo del fitnes.

“Nosotros somos buenos buscando franquiciados, aportando tecnología y gestionando clientes”, ratifica Gómez. “De esta manera, apuntamos a la creación de gimnasios sin máquinas, donde predominen las clases grupales, pero que a la vez tengan una propuesta personalizada, que se complemente con sugerencias de alimentación saludable, y todo desde una app”.

bookmark icon