Mike Santos, el emprendedor que está transformando las finanzas digitales

11 de noviembre de 2019 - Forbes US

 



Sumergido en el mundo de la digitalización, el cofundador y CEO de Technisys, Miguel Santos revolucionó el mundo Fintech. Su conversación con Bruce Rogers de Forbes US.

Contanos sobre Technisys. ¿Cómo surgió?

Vivimos en una época increíble para la industria de servicios financieros, a la que por fin está alcanzando la ola de la digitalización de forma dramática. No es solo que la tecnología financiera (fintech) y los gigantes de la tecnología están metiéndose en el sector de banca y servicios financieros y sumando competidores en una industria que ya era muy competitiva. Los principales cambios y las transformaciones más veloces no están saliendo de Europa o EE.UU., sino de todo el mundo, lugares como África, Latinoamérica y China, donde no solo se busca transformar lo que ya estaba, sino también crear productos nuevos, nuevas formas de hacer negocios con los servicios financieros.

Ante esa transformación global, Technisys decidió concentrarse en ayudar a los bancos de nivel medio, bancos de segunda o tercera categoría que normalmente la tienen difícil porque claro, necesitan competir con los grandes, con las grandes empresas de tecnología, con las de fintech. Además, muchos no saben cómo hacerlo; a veces no tienen los recursos. Su mundo se está “plataformizando” de a poco, por decirlo de alguna manera.

Somos una empresa de tecnología en banca digital que ofrece soluciones para que los bancos puedan distinguirse por su experiencia del cliente, vender más y reducir mucho el tiempo de comercialización a la hora de lanzar nuevos servicios financieros.

Nosotros armamos una plataforma que permite que ese tipo de bancos creen experiencias digitales positivas e inteligentes de manera rápida y efectiva sin salir del ecosistema. Incluso pueden abrir sus API para jugar con ese ecosistema en unos meses, algo que quizás antes les tomaba un par de años y costaba mucha plata.

En segundo lugar, estamos ayudando a nuevos actores, como los nuevos bancos digitales, que están en una posición muy buena porque no llevan la carga de los sistemas heredados.

Existe una primera ola de bancos digitales que optó por armarse sobre plataformas heredadas y hoy tiene problemas para lanzar nuevos servicios o mantener la agilidad y la competitividad en lo que respecta a costos. Por eso, decidimos revolucionar el mercado con una nueva plataforma bancaria de última generación en la nube con API, especializada para los bancos digitales, que ayuda a los nuevos servicios financieros digitales a crecer y a los bancos de segunda y tercera categoría a transformarse. Ese es el punto justo que aprovecha Technisys.

¿En qué región se están concentrando?

Naturalmente, nos enfocamos en Latinoamérica porque somos de ahí, pero también en los mercados de EE.UU. y Canadá. Creemos que también hay una oportunidad enorme en esos mercados. Solo en EE.UU. hay más de 600 bancos de segunda y tercera categoría y servicios financieros.

¿Pueden competir con proveedores de plataformas de banca y servicios financieros como Temenos?

En cierta forma sí, porque ellos son líderes del mercado de servicios bancarios básicos en su conjunto. Eso es así. Entonces, por ejemplo, un banco digital nuevo puede elegir operar con Temenos, FIS u otro agente. Pero también pueden optar por una plataforma moderna en la nube como Technisys. Somos parte de un grupo nuevo que va por las empresas antiguas. Pero a Temenos la respetamos por lo que hicieron y lo que están haciendo. Y en cierta forma, queremos ser como ellos, pero digitales, por así decirlo. A Temenos se la considera una plataforma de servicios bancarios básicos. Pero arriba de eso los clientes necesitan construir o comprar aplicaciones de banca por internet o dispositivos móviles. Con Technisys, ellos pueden construir las aplicaciones, las apps para dispositivos móviles y las interacciones web o incluso las aplicaciones de asistentes por voz como Alexa y Google Assistant usando la misma plataforma. Pueden implementar aplicaciones personalizadas de extremo a extremo, desde la experiencia hasta los servicios más básicos. Por eso nos parece que podemos ser la solución perfecta para bancos digitales nuevos como Brightside.

¿Qué nos podés contar sobre cómo anda la empresa? Cualquier métrica de éxito que nos puedas dar.

Acabamos de conseguir US$ 50 millones en fondos de Riverwood, con lo cual vamos a poder acelerar el crecimiento y seguir invirtiendo en nuestras tecnologías. Este año nuestros ingresos se acercan a los US$ 50 millones. Tenemos 600 empleados por toda América. Tenemos una plataforma propia ejecutándose en clientes de más de 15 países en este momento. Y tenemos unos 50 clientes que ya están en la plataforma.

¿En qué soñás que llegue a convertirse Technisys?

Desde el vamos, con mis dos cofundadores, Adrián Iglesias y Germán Pugliese Bassi, compartíamos la visión de crear una empresa trascendente, que pudiera aportar valor de verdad al mercado y a los clientes, ayudarlos a sobresalir en la experiencia del cliente, a ser más competitivos, a diferenciarse de la competencia y al mismo tiempo generar valor para el usuario final, los accionistas y los empleados.

Llegamos para quedarnos y tenemos grandes planes. La próxima etapa probablemente consista en una salida a bolsa, digamos dentro de tres o cuatro años. La tendencia del mercado es clara. Los bancos y las empresas de servicios financieros están trabajando para diferenciarse y darles a los clientes lo que quieren, no quieren ser más de lo mismo como suele pasar con las ofertas digitales. Me parece que hay un mercado enorme para atender y estamos muy entusiasmados porque ahora tenemos las herramientas para hacerlo y a un socio como Riverwood, con la fuerza no solo para cubrirnos en esta etapa del negocio, sino también ayudarnos más adelante si decidimos entrar en Europa, Asia o incluso otro tipo de mercado, como Medio Oriente, lo que sería el paso lógico después de ganar tracción en el mercado norteamericano.

Empezamos en Buenos Aires, Argentina, y ahora estamos globalizándonos. Desde el vamos, en 1996, ya teníamos la idea de que el internet transformaría la industria de servicios financieros. Ese año fundamos Technisys. Llegamos diez años temprano al mercado. Durante muchos años fuimos muy chicos y había pocos clientes dispuestos a probarnos. Para darte una idea de lo radical que era nuestra forma de pensar al comienzo, nosotros procesábamos pagos, préstamos e inversiones por internet cuando no todavía existía Internet Explorer.

¿Qué los mantuvo unidos a ustedes tres durante esos años duros de construcción?

En el fondo de mi corazón, creo que sabíamos que esto iba a llegar y que era hora de prepararse. Y me gusta la frase de Séneca que dice que “la suerte es lo que sucede cuando la preparación se encuentra con la oportunidad”. Estamos acá por el tiempo y el esfuerzo que invertimos en esta empresa. Nada es gratis. Por supuesto que hubo épocas difíciles, tuvimos que sobrevivir no solo a la crisis en Argentina, sino también el colapso de las puntocom y después a la crisis financiera de 2009. Pero me parece que estamos satisfechos con los resultados y nos entusiasma la oportunidad que tenemos por delante.

¿Cómo se te ocurrió que podías ser amo de tu destino abriendo una empresa en Buenos Aires?

En parte me inspiraron tipos como Bill Gates, Steve Jobs y Larry Ellison. Ver lo que pasaba en los comienzos de internet nos inspiró. Otra fuente de inspiración fue una organización llamada Endeavor. Fuimos seleccionados para ser emprendedores de Endeavor por la Endeavor Foundation, fundada por dos emprendedores de EE.UU., Linda Rottenberg y Peter Kellner. Ellos piensan que una buena forma de mejorar el mundo es preparar y capacitar mejor a los emprendedores, ponerlos en contacto con inversores y darles diversas posibilidades de crear empresas de crecimiento rápido, generar empleo y mejorar indirectamente la vida de miles o quizás millones de personas.

¿Había algún emprendedor en tu familia?

Vengo de una familia de intelectuales. Mi abuelo era arquitecto y se llamaba Amancio Williams. Mi papá, Luis Santos, también era arquitecto; fue uno de los arquitectos más brillantes de Argentina. Mi mamá era psicóloga. No tenían mucha conexión con los negocios, el dinero o los emprendedores en general, así que no puedo decir que me inspiró mi familia. Pero sí tomé de ellos el interés por la tecnología, la ciencia, la investigación y el desarrollo y la creación.

Tal vez de ahí te vino la curiosidad.

Sí. Sin duda se la debo a mi mamá y a mi papá. Cuando tenía 13 años, me mandaron a una academia de computación, donde pude usar una Apple. Me enamoré de la ciencia y la tecnología en general y fue así que elegí trabajar en informática.

bookmark icon