Los 5 secretos para ser feliz de Bill Gates (spoiler: no son los millones)

8 de noviembre de 2019 - Forbes US

 


Es irritante, pero a veces los lectores de Forbes ignoran la sabiduría de un life coach. Ustedes tienden a prestarles más atención a las lecciones de vida que dan lo multimillonarios. El tema es que si bien la mayoría de los mentores personales no son muy ricos, la mayoría de los multimillonarios tampoco es muy feliz que digamos.

Así que se imaginarán mi regocijo cuando, a los 30 minutos de empezado su más reciente “Ask Me Anything” en Reddit, a Bill Gates, el segundo hombre más rico del mundo, le preguntaron dos cosas muy personales: “¿Sos feliz?” y “En el fondo, ¿qué te hace feliz?”. Sus preguntas no solo fueron sabias, sino también sorprendentemente baratas.

Como life coach, no creo en la idea de la felicidad; hubiera preferido que a Gates le preguntaran sobre el equilibro, la realización o la gratitud. De todas formas, a la primera pregunta, Gates, de 63 años, respondió: “¡Sí!” Cuando tenía treinta y pico, no me parecía que los de sesenta fueran muy inteligentes o se divirtieran. Ahora tuve una contrarrevelación. Preguntame lo mismo en 20 años y te voy a hablar de lo inteligentes que son los de 80”.

A la segunda pregunta, Gates respondió que “Algunos dijeron hace poco que es muy especial que a tus hijos les esté yendo bien, y como padre estoy completamente de acuerdo.

 “A veces, cumplir los compromisos hechos con uno mismo, como hacer más ejercicio, también te hace más feliz”.

A diferencia de mí, Gates no estudió para ser mentor, no que yo sepa. Y yo no soy multimillonario. Pensé que estaría buenísimo combinar nuestra experiencia. A continuación, los cinco secretos de la felicidad de Bill Gates, universalizados de manera entendible por mí.

  1. Abandoná a tu yo de 20 años y hablá con tu yo del futuro

No hay manera más eficaz de adquirir una nueva perspectiva sobre cualquier problema complicado que hablar con tu yo de 20 años después. Tu futuro yo es muy sabio. Ya conoce lo que te va a tranquilizar y poner contento. Como admite Bill Gates, la mayoría de nosotros seguimos charlando con nuestros yoes de 20 años a los 40, a los 60 e incluso a los 80. Ese diálogo no es positivo, porque a tu yo veinteañero tu versión de 50 le parece vieja, piensa que ya perdió el tren. En cambio, tu yo de 70 años le dirá a tu versión de 50 —y con razón— que nunca va a volver a ser tan joven, poderosa, vital o fuerte. Tu yo 20 años más viejo es sabio, sabe no hacerse problema con pavadas y lo que te hace feliz.

Cuando tengas 15 minutos, hacé este ejercicio sencillo de autovisualización a futuro. Un consejo: si por tu edad no te parece realista que sigas vivo dentro de 20 años, pero todavía querés llegar a esa sabiduría esquiva, imaginate que hablás con una versión tuya de ultratumba. ¿Qué te diría tu yo fallecido hace tiempo, qué te aconsejaría hacer?

  1. Respetá tus compromisos

Nada te da una mejor idea del poder que tenés que cuando hacés lo que dijiste que ibas a hacer. Los mentores del empoderamiento lo denominan “manifestar”. Gates probablemente le diga “hacer que pase lo que tiene que pasar” o “valer tu palabra”.

Nadie controla todo lo que va a pasar, pero sí se puede hacer todo lo que dijimos que íbamos a hacer. Eso nos hace sentir muy vivos y atrae a los demás hacia nosotros.

Respetar tu palabra puede implicar comprometerse menos, pero si no respetás tus compromisos, no solo los demás van a dejar de confiar en vos, vos mismo vas a dejar de creer en vos. ¿Y qué tan feliz puede ser una vida en la que uno no puede contar con uno mismo?

  1. Doná

Gates no lo mencionó, pero las donaciones que hace son una parte tan importante de él que sería un error dejarlas afuera. Al 31 de diciembre de 2017, la Bill & Melinda Gates Foundation tenía un fondo de donaciones de US$50.700 millones. Dar nos hace sentir bien, es bueno para la salud e incita gratitud. Acordate: “ser feliz no nos vuelve agradecidos, ser agradecidos nos hace felices”, según el monje de las charlas TED, David Steindl-Rast.

  1. Hacé más ejercicio

Gates juega al tenis, por eso sabe bien que el ejercicio es bueno para mejorar el estado de ánimo. Y está demostrado que ayuda a combatir la depresión crónica porque libera serotonina, que ayuda al cerebro a regular el ánimo, el sueño y el apetito. También aumenta el nivel de endorfinas, que son exaltadores naturales. Además, limita los efectos del estrés en el cerebro y te ayuda a regularizar el sueño. Hacer ejercicio es una actividad concentrada que te puede ayudar a sentirte realizado.

  1. Priorizá el amor

La observación de Gates de que “es muy especial que a tus hijos les esté yendo bien” tiene todo el sentido del mundo. Una de las cinco cosas que más lamenta la gente antes de morir es “que no pasé más tiempo con mis seres queridos”. Si se combina con el lamento más común entre los hombres (“ojalá no hubiera pasado tanto tiempo en la oficina”), de repente, el “equilibrio entre trabajo y vida” se vuelve mucho más urgente.

Ya sé, probablemente estés pensando “muy lindo todo, pero seguro sería más feliz con algunos cientos de millones de dólares”. Tal vez sí. Pero como sugerirían las respuestas de Gates, cuando vos mismo y los demás pueden contar con vos, cuando te sentís bien física y emocionalmente y priorizás a los seres queridos, bien podés terminar mucho más realizado que un multimillonario fuera de estado, egoísta y solitario.

Traducción: Santiago Farrell

bookmark icon