La guerra de apps en la era de las remesas digitales

29 de octubre de 2019 - Italo Daffra

 


Plataformas y apps de envíos de remesas le ganan terreno a la banca tradicional y sus burocráticos tiempos. Cuáles son y qué soluciones ofrecen para salir del sistema bancario.

Hace 40 años, la salvación pasaba por sacarse la lotería. Para el Gordo de Navidad, padres y abuelos cargaban de tensión el ambiente con la expectativa de ser favorecidos por el azar. Pero el tiempo pasa y, si bien algunas tradiciones se mantienen, los billetes de lotería no prendieron en esos hijos que hoy son padres. Ahora el sueño que exhiben en las redes sociales es que sus hijos sean buenos programadores, futbolistas o consigan buenos trabajos en el exterior para que puedan enviarles algo de éxito monetario.

Las remesas parecen estar pasando un gran momento, al menos en lo concerniente a países de ingresos bajos y medios. El año pasado fue récord de transferencias, según el informe Migration and Development Brief (Reseña sobre migración y desarrollo) del Banco Mundial.

El BM reportó un crecimiento del 9,6% respecto del año anterior: se pasó de US$ 529.000 millones en 2018 a US$ 483.000 millones en 2017. Y eso no es nada: para 2019 las remesas crecerán al punto de convertirse en la principal fuente de financiamientoexterno: se estima que alcanzarán los US$ 550.000 millones.

Más allá de los sueños idílicos, las transferencias de dinero entre países siempre ha sido un proceso complicado y oneroso. Las comisiones bancarias suelen tener niveles que desalientan toda alegría de recibir fondos de otro país. Además, los trámites que las legislaciones de cada país exigen pueden convertir al asunto en una verdadera odisea de semanas sin una resolución positiva.

Sin embargo, la aparición de distintas plataformas y apps que ofrecen el servicio de remesas permite tener opciones a la hora de buscar bajar los costos. Las variantes que aparecieron en los últimos tiempos se apartan de la lógica bancaria para fijar sus propias reglas comerciales, aunque se mantienen dentro de la legislación de cada país.

Según el mismo reporte del Banco Mundial, en el primer trimestre de 2019 los bancos se alzaban con un cargo promedio del 11% sobre las remesas transferidas. Como para desalentar a cualquiera. Sin embargo, la aparición de nuevas plataformas pone en revisión esos costos.

Las transferencias de remesas en plataformas y apps se realizan en menos 24hs, mientras los bancos tardan 48hs

“Nosotros cobramos un 1,5% para envíos desde y hacia Argentina en promedio; hay una variación que depende de la ruta que tenga que hacer el dinero”, asegura Diana Ávila, Global Head of Banking de TransferWise, una empresa de origen británico con sede en Londres fundada en 2011, con foco en las transferencias en línea entre particulares.

Diana es colombiana, fue a estudiar a Londres un tiempo y se terminó afincando en la ciudad donde Sherlock Holmes desplegó sus aventuras, y desde este año está al frente de la expansión internacional de la empresa.

Para Transferwise, la transparencia es importante. En su sitio destacan que no hay costos ocultos. Su diferencial de la competencia se propone a partir de cuatro pilares: costo, velocidad, conveniencia y cobertura. “Uno de los pilares de nuestra misión es brindar el servicio al menor costo posible. Cuando estás enviando dinero internacionalmente no podés estar esperando días o semanas para que llegue a destino”, sostiene Ávila. El 70% de las transferencias que se realizan desde Transferwise se completan en las primeras 24 horas de realizadas.

Una de las comodidades que más valoran sus usuarios es la posibilidad de enviar toda la documentación necesaria para darse de alta de manera digital. “Es muy importante para nosotros prestar el servicio en varios países; hoy se puede enviar desde 40 y recibir en más de 70”, informa Ávila. En América Latina, también son furor las apps para enviar remesas exclusivamente a Venezuela. Entre las de mayor calificación de los usuarios se encuentra Remesas Delivery, que permite enviar dinero desde la Argentina, Colombia, Chile, Ecuador y Perú a Venezuela.

Cambios App también está diseñada para los envíos a Venezuela, y prometen el mejor cam bio. Remesas Online es otra opción, constituida en la ciudad de Panamá, con sucursales en toda Latinoamérica.

En 2018 el envío de remesas creció un 9,6% respecto del año anterior, alcanzando los US$ 529.000 millones, según el banco mundial.

Quienes también trabajan con remesas en todo el mundo, incluido el envío a la Argentina, es WorldRemit. En este caso, la comisión es fija de 1 a 9.750 libras esterlinas (el máximo permitido en esta app), la comisión de WorldRemit es de 2,99 libras esterlinas. Esta plataforma cuenta con una promoción para realizar las primeras tres transferencias sin costos. Remitly es otra opción con muy buena calificación de los usuarios y envíos a varios países.

Con sabor latino se posiciona BuenGiro, la solución desarrollada por jóvenes emprendedores, que ofrece servicios de transferencias internacionales a familias, empresas y proveedores ubicados en cualquier parte del mundo, con una comisión del 1% del valor de la transferencia.

“La propuesta tiene impacto social y económico si tenemos en cuenta que bajas comisiones por giro revierten la actual situación en la que familias y empresas ven reducidos sus ingresos a causa de altas tasas. Nuestro objetivo es lograr que ellos conserven el máximo valor de sus ahorros al momento de transferir”, afirma Eric Stotz, cofundador y CFO de BuenGiro.

La instancia legal es, para este universo de apps fintech, todo un tema que deben atender rigurosamente.

Uno de los puntos en que también se diferencian estas plataformas (BuenGiro comenzó a operar a mediados de este año) es en la poca demora en que llega el dinero. Habitualmente los bancos pueden tardar 48 horas o más en una transferencia. En ese punto, Ávila, de Transferwise, es clara: “No estamos buscando un beneficio tradicional por lo que no nos corresponde”, y ratifica que su negocio es cobrar la comisión y no especular con el dinero de sus clientes.

La instancia legal es, para este universo de apps fintech, todo un tema que deben atender rigurosamente. En todo el mundo las regulaciones son exigentes, pero América Latina se lleva el podio, según coinciden los jugadores de este rubro.

“Reportar y clasificar transferencias es un pedido que hay en América Latina y que no existe en Europa”, ejemplifica Ávila. “Trabajamos de la mano con los reguladores para progresar y prestar un servicio que sea conveniente para los clientes. Por todo esto es importante operar con un partner local financie o, que tenga diálogo directo con el regulador”, acota.

En Transferwise hay cuentas multimoneda, que prestan desde Reino Unido. Su costo es solo el valor de la comisión de cada transferencia. Además del envío de dinero a familiares y amigos en otro país, estos nuevos medios son fundamentales como herramienta de cobro para los trabajadores freelance.

Como es de imaginar, estas plataformas son utilizadas por un público joven y adulto joven. Pero no son los únicos, ya que los mayores también se están familiarizando con las apps, en gran parte por la necesidad de contar con dinero. Los usuarios más comunes de Transferwise están en el rango etario de 25 a 45 años.

México siguió siendo el principal receptor de remesas de la región, con unos US$ 36.000 millones en 2018, es decir, un 11% más respecto del año anterior, según el Banco Mundial.

En América Latina y el Caribe las remesas recibidas en esa región crecieron un 10% el año pasado: llegaron a US$ 88.000 millones. Colombia y Ecuador registraron un crecimiento del 16 % y el 8%, respectivamente. Otros tres países mostraron un crecimiento de dos dígitos de estos flujos: Guatemala (13%) y la República Dominicana y Honduras (11% cada uno).

Las entidades financieras tradicionales tienen una amenaza con las nuevas entidades digitales, que aún están lejos de ser masivas.

Sin embargo, las condiciones favorables y las comisiones más exiguas hacen de las nuevas plataformas de remesas una opción más tentadora que las ofrecidas por los bancos tradicionales. Aunque no sea el total de su negocio, tal vez los bancos comienzan a tener su propio Netflix en estas incipientes ofertas de remesas digitales.

bookmark icon