¿La caída de un gigante? Hoy Netflix podría perder al 25% de sus abonados

12 de noviembre de 2019 - Forbes US

 



Fue el día más humillante de la historia de Netflix.

En 1998, la empresa todavía mandaba DVD por correo en cubiertas de papel. Unos mil clientes encargaron uno de la famosa declaración del presidente estadounidense Bill Clinton sobre Monica Lewinsky.

Esperaban ver al presidente confesando que había tenido una aventura. Pero hubo una terrible confusión… y Netflix les mandó por accidente películas porno hardcore chinas. Ay.

Netflix (NFLX) avanzó mucho desde entonces. En 2007, presentó su servicio de streaming de video… y poco después se transformó en una de las empresas de entretenimiento más grandes del planeta.

En ese período, sus acciones se dispararon 8.800%…

Pero como explico más adelante, la empresa se transformó en el servicio de streaming más grande del mundo gracias a Hollywood. Y 20 años después, sigue siendo tan solo un intermediario que te alquila películas.

Ahora que los titanes de Hollywood se están avivando y recuperando sus contenidos, Netflix tiene los días contados.

Netflix vive de Hollywood

Estos fueron los títulos más vistos por Netflix en EE.UU. en noviembre de 2018:

Como se puede ver, tres de los cinco programas más vistos en Netflix no fueron creados por Netflix, sino que esta los “alquiló” de estudios de Hollywood como Warner o NBC.

En la jerga de la industria, son “contenidos bajo licencia”, porque sus creadores le otorgaron a Netflix una licencia para transmitirlos.

Los contenidos bajo licencia son tan esenciales para Netflix que la empresa le pagó US$ 100 millones a Warner Bros para que Friends siguiera en la plataforma en 2019, según el New York Times. Es el triple de lo que pagó Netflix el año pasado.

Ese precio elevado demuestra que Netflix depende del contenido de los principales estudios del mundo. De eso vive y es lo que retiene a la mayoría de sus abonados.

En otras palabras… Una sitcom de 15 años sigue atrayendo más espectadores que la mayoría de los títulos nuevos de Netflix.

No sorprende que los contenidos bajo licencia acaparen dos tercios de las horas que pasan los usuarios en Netflix, como se puede ver en el siguiente gráfico:

Los estudios más grandes del mundo se están llevando sus títulos de Netflix

Hasta hace muy poco, los estudios de Hollywood acumulaban millones de dólares en comisiones por las licencias sin hacer nada y dejaban que Netflix prosperara.

¿Pero vieron lo que está pasando ahora?

Hollywood entró en una carrera armamentística… Cada estudio salió corriendo a lanzar sus propios servicios de streaming y se está llevando sus películas.

El rival más duro de Netflix, Disney, lanzará el suyo el 12 de noviembre. Y Time Warner, uno de los estudios más grandes de Hollywood, lanzará HBO Max.

Y habrá muchos más. El tema es que sacarán todos sus títulos —películas clásicas, programas de TV, sitcoms, documentales— de Netflix. Disney incluso le prohibió a Netflix pasar publicidad en la mayoría de sus canales de TV, entre ellos CNBC y ESPN.

Solo el mes pasado, más de 45 películas y programas de TV fueron retirados de Netflix, entre ellos tanques como El código enigma y Mi villano favorito 3, según The Hollywood Reporter. Netflix podría llegar a perder un quinto de todos los contenidos bajo licencia, de acuerdo con Vox.

De ser así, se acabó Netflix. Una encuesta reciente reveló que el 22% de los estadounidenses cancelaría sus suscripciones a Netflix si esta perdiera solamente las películas de Marvel (propiedad de Disney), afirma The Hollywood Reporter.

Y las películas de Marvel son solo algunos de los cientos —si no miles— de títulos populares que pronto dejarán Netflix.

Netflix está tratando de convertirse en un estudio de Hollywood, pero no le está saliendo

Tras entender su dura realidad, Netflix comenzó a invertir miles de millones de dólares en producir películas propias.

El año pasado, gastó US$ 12.000 millones. Este año, espera poner US$ 15.000 millones… el triple que hace solo cuatro años.

Pero los datos recientes muestran que Netflix no está alcanzando sus aspiraciones en Hollywood.

Aunque saca un título original atrás del otro, sus abonados se están yendo del servicio…

El trimestre pasado, por primera vez en su historia, Netflix perdió abonados en EE.UU. Con cada trimestre que pasa, Netflix gasta cada vez más en contenido original, acumula deudas… y así y todo el crecimiento del número de usuarios en EE.UU. (su mercado más grande y rentable) se está evaporando.

Ni siquiera el lanzamiento de una nueva temporada de la serie de horror y ciencia ficción Stranger Things —el programa original más popular de Netflix— pudo hacer que volviera a sumar usuarios.

Pero los problemas de Netflix acaban de comenzar, porque el que pronto será su mayor rival comenzará a competir estos días.

Hoy llega el rey de los contenidos

Este 12 de noviembre, Disney (DIS) lanzará un servicio por suscripción parecido a Netflix llamado Disney+. Será el rival más grande de Netflix… y probablemente el mejor servicio de streaming del mercado.

A diferencia de Netflix, Disney no tendrá problemas con los contenidos bajo licencia. Gracias a su archivo interminable de grandes éxitos, es el rey indiscutible del contenido.

Es dueño de Marvel y Star Wars, dos de las franquicias cinematográficas más rentables de la historia.

Es dueño de Pixar Animation Studios, creadores de las películas de animación más icónicas del mundo, como Monsters, Inc., Buscando a Nemo y Toy Story. También es dueño de Los Simpson y de la National Geopraphic.

Disney es una fábrica de éxitos que viene rompiendo récords de taquilla hace décadas. De hecho, 11 de las 16 películas más taquilleras desde 2012 son producciones de Disney.

Disney+ tendrá más de 7.500 programas de TV y 500 películas, o sea, 10 veces más contenidos que shows originales de Netflix… y todo a US$ 6,99, la mitad que Netflix. Otra que hacer rendir el mango.

Por otro lado, todos los títulos de Disney que les encantan a vos, a tus hijos y a tus nietos desaparecerán de Netflix.

Será un golpe devastador para Netflix. Como mencioné anteriormente, uno de cada cuatro usuarios estadounidenses de Netflix está listo para cancelar su suscripción apenas Disney se lleve las películas de Marvel. La cuenta regresiva ya comenzó.

Liquidar al intermediario

Lo dije muchas veces, pero vale la pena repetirlo: el futuro del streaming les pertenece a los creadores de contenidos.

Hay que reconocerle a Netflix que transformó nuestra forma de mirar TV. Pero 20 años después, sigue siendo una empresa que “alquila películas”, ahora por internet. Sigue siendo un mero intermediario.

Ahora que se avivaron los gigantes de Hollywood, es solo cuestión de tiempo hasta que ajusten cuentas con Netflix.

Para Netflix, es una batalla perdida. Hollywood lleva décadas acumulando archivos de tanques cinematográficos que atraviesan generaciones. Netflix acaba de arrancar. Roma no se hizo en un día. Tampoco un estudio de Hollywood como Disney.

Si querés invertir en la carrera armamentística del streaming, recomiendo comprar acciones de las empresas que creen los mejores contenidos. Hoy mismo, no se me ocurre ninguna a la altura de las producciones de Disney…

En noviembre pasado, predije que las acciones de Disney llegarían a valer US$ 170. Ya están por la mitad, pero todavía estamos a tiempo para comprar.

Por Stephen McBride

bookmark icon