Johnson & Johnson acaba de firmar el contrato más alto de la historia para una vacuna

30 de marzo de 2020 - Forbes US

 



El gobierno de Trump comprometió US$ 456 millones para el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. Las pruebas comenzarán en septiembre.

La suma es la más alta destinada a un proyecto de vacunación hasta la fecha, pero el gigante farmacéutico todavía no comenzó a realizar pruebas clínicas como otras empresas. El monto está especificado en un pedido de US$ 456 millones a Janssen, el brazo farmacéutico de Johnson & Johnson, donde se especifica un “nuevo recurso de vacunación para el nuevo Coronavirus de 2019 (COVID-19)”, según pudo averiguar Forbes.

El acuerdo fue firmado el 27 de marzo con la Oficina de Salud y Servicios Humanos de la Oficina del Subsecretario de Preparación y Repuesta (ASPR, por sus siglas en inglés). Unos días antes, el 20 de marzo, se había hecho otro pedido por US$ 150 millones para fabricar un “nuevo antiviral” contra el COVID-19 bajo el mismo contrato con Janssen.

Un portavoz de Johnson & Johnson no dio más detalles sobre el pedido, pero confirmó la asignación de US$ 456 millones en el marco de una colaboración con la Autoridad de Investigación Biomédica Avanzada y Desarrollo (BARDA, por sus siglas en inglés) de la ASPR, como se anunció en febrero. Los trabajos se basaron en los de contratos anteriores para desarrollar medidas de combate a otros tipos de gripe. El valor de las tareas específicas para el coronavirus no se había revelado; se trata del contrato más alto hasta la fecha para una vacuna contra el coronavirus.

Todo forma parte de un acuerdo entre el Gobierno de EE.UU. y Johnson & Johnson para convertir US$ 1.000 millones en la investigación, el desarrollo y la realización de pruebas clínicas para vacunas. La empresa afirma que ahora anticipa arrancar con los estudios clínicos de posibles vacunas en humanos a más tardar para septiembre y que las primeras tandas de la vacuna estén listas para emergencias a comienzos de 2021.

Este mes, Johnson & Johnson también anunció una colaboración con el Beth Israel Deaconess Medical Center para buscar desarrollar una posible vacuna preventiva del COVID-19. La empresa busca usar las mismas tecnologías que empleó para hacer lo mismo con el ébola, el virus de Zika y el HIV. En aquel entonces, Johnson & Johnson anunció que esperaba identificar una vacuna para hacer pruebas clínicas a fin de mes. Un portavoz confirmó que la empresa todavía esperaba poder anunciar avances en ese tema antes de que termine la semana.

Por su parte, BARDA anunció que está trabajando con otro laboratorio, Sanofi Pasteur, en otro tipo de vacuna. Según la agencia, Sanofi creará una réplica genética exacta de las proteínas del virus. “El ADN de la proteína se combinará con el de un virus inofensivo para los humanos y se usará para producir rápidamente grandes cantidades de antígenos, que estimularán el sistema inmunológico para protegerse del virus”.

¿Qué vacunas ya se están probando?

Pese a todos esos contratos, ni Johnson & Johnson ni Sanofi hicieron pruebas de posibles vacunas.

Otras empresas y organismos avanzaron más. A mediados de marzo, comenzó la primera etapa de pruebas clínicas de una vacuna en investigación en el Kaiser Permanente Washington Health Research Institute de Seattle. La vacuna fue desarrollada por científicos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) con Moderna, una empresa de biotecnología con sede en Massachusetts.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson —que hoy tiene COVID-19— anunció la cifra record de 210 millones de libras esterlinas en fondos para la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que fomenta el desarrollo de vacunas para distribuirlas por el mundo y necesita US$ 2.000 millones para hacerlo. También en Reino Unido, la Universidad de Oxford anunció la semana pasada que sus científicos habían comenzado a evaluar candidatos para la prueba de una vacuna. El Imperial College de Londres también anunció que está trabajando en una vacuna.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente hay solo dos vacunas en etapa de prueba: el tratamiento financiado por NIAID y una desarrollada en China por CanSino Biological y el Instituto de Biotecnología de Beijing.

Pese a la urgencia mundial para conseguir una vacuna lo antes posible, es muy poco probable que salga una este año. Si bien se producirá mucho más rápido que un remedio preventivo tradicional, el Dr. Richard Hatchett, CEO de CEPI, afirmó que el mundo tendrá que esperar entre un año y 18 meses para obtener una vacuna contra el coronavirus.

Autor: Thomas Brewster

bookmark icon