Alberto Fernández frenó la cuestionada licitación de compra de alimentos y defendió la “honestidad” de Daniel Arroyo

7 de abril de 2020 - Forbes Digital

 



El presidente se refirió a la compra de fideos, azúcar y otros alimentos a cargo del ministerio de Desarrollo Social que reportó precios hasta tres veces por encima del promedio de mercado. Afirmó que investigará “qué pasó” y que «no va a permitir que alguien aproveche una situación de emergencia para llenarse los bolsillos».

El presidente Alberto Fernández afirmó que cree en la «honestidad» del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, que dispuso abrir una investigación para determinar «qué pasó» en la operatoria de compra de alimentos para asistencia social a valores más altos que los precios máximos dispuestos por el gobierno y apuntó contra la «cartelización de ciertos sectores» que imponen precios ante la emergencia, para «llenarse los bolsillos».

En una entrevista con el programa Desde el Llano que se emite por TN, el mandatario dijo también que «si hubo un acto de corrupción» en la compra de alimentos será «el primero que lo va a perseguir» porque su intención «no es apañar a un corrupto» en su gobierno.

«Creo en la honestidad de Daniel Arroyo», dijo Alberto Fernández sobre el titular de la cartera de Desarrollo Social, que dispuso abrir una investigación para saber qué pasó con esa operatoria. Según explicó el Presidente, «las empresas se plantaron y no quisieron bajar los precios y la cartera de Desarrollo Social tuvo que enfrentar el dilema entre alimentar a la gente y pagar más, o no hacerlo».

Polémica y marcha atrás

Dijo también que le pidió al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que esta compra «sea devuelta, pese a que ya se recibió parte de los alimentos, ya que aún no se pagó». «Ninguna compra se puede hacer sin respetar los precios máximos que el Estado fija«, afirmó el Presidente.

Agregó que «no puede ser que alguien se le plante al Estado y le diga no te vendo si no me pagás lo que quiero». «Soy el primer dialoguista, pero me han dado el poder del gobernar, y si lo tengo que ejercer, lo ejerzo», advirtió al tiempo que apuntó: «No voy a permitir que alguien aprovecha un situación de emergencia para llenarse los bolsillos».

En este sentido, también se refirió al aumento de precios en los comercios de cercanía y adelantó que mañana se publicará en el Boletín Oficial un DNU para que los intendentes puedan ejercer en sus municipios la autoridad de aplicación para el control de los precios.

¿Qué pasó?

Ayer, el diario La Nación publicó un análisis de una reciente compra de alimentos instrumentada por el ministerio de Desarrollo Social donde se convalidaban precios muy por encima de la lista de Precios Máximos que el gobierno por estos días busca hacer cumplir en grandes y pequeños comercios. Por ejemplo, las botellas de aceite de 1,5 lts. por las que el Estado pagó $157 deben sin embargo costar $98 al público.

El escándalo no tardó en llegar y el propio ministro Arroyo debió aclarar que se trató de una “compra extraordinaria” ante el aumento de afluencia comedores y merenderos, que pasó de 8 a 11 millones de personas. “En dos rubros (aceite por 1,5 litro; y azúcar por 1 kg) la oferta superó los precios testigos”, explicó Arroyo en sus redes sociales. “Ante la necesidad de llegar a comedores y merenderos con esos productos que forman parte de la canasta básica, se decidió realizar la compra”. 

Una de las críticas más duras al gobierno llegó desde uno de sus aliados, el dirigente social Juan Grabois, quien expresó su malestar en Twitter:

Desde la oposición, también manifestaron su repudio a lo sucedido. Patricia Bullrich, exministra de Seguridad y actual presidenta del PRO, cuestionó el “vale todo”:

 

bookmark icon