Acceso y manejo de la información: el futuro de la salud conectada

4 de diciembre de 2019 - Forbes Digital

 



Por Alexei Troyano Costa, Cluster General Manager de Philips Platino

No hay duda de que las tecnologías de la información son clave en la transformación digital de los servicios de salud. Los centros e instituciones hospitalarias producen cantidades masivas de información derivada de su gestión, de los procesos relacionados a la atención que ofrecen y mayormente de sus pacientes, entre otros. Información que no está conectada y que muchas veces no se encuentra organizada de forma apropiada para su análisis.

Con el enorme volumen de datos de salud que un hospital recopila a diario, el desafío consiste en entender toda esta información para brindar apoyo a los médicos, impulsar la eficiencia y ofrecer mejores resultados a los pacientes. Está demostrado que la digitalización de los servicios de salud disminuye costos, mejora la seguridad en la atención del paciente, reduce el tiempo de estancia hospitalaria y ayuda a identificar tratamientos médicos más certeros.

Frente a un escenario que no dista de la realidad de otras urbes latinoamericanas, como el aumento de las enfermedades no transmisibles (que en el 2016 representaron el 78% de las muertes en Argentina), una mayor expectativa de vida y una población que se enfrenta a importantes desafíos como el sobrepeso derivado de estilos de vida poco saludables; los sistemas de salud se enfrentan a múltiples presiones.

El crecimiento de las nuevas tecnologías, junto a las ya existentes, también ha dado lugar a una enorme complejidad en las organizaciones prestadoras de servicio de salud. El aumento de dispositivos médicos conectados, los compartimientos ocultos de datos no estructurados y la falta de interoperabilidad entre los sistemas impiden la capacidad de aprovechar más los datos que recogen y la forma en que la información es compartida entre las distintitas unidades e inclusive entre hospitales y centros de atención, lo que merma el desempeño, trae altos costos y duplicación de trabajo.

La capacidad de los dispositivos y los sistemas para conectarse entre sí y compartir datos permite tener una visión de 360 grados de la salud del paciente, lo que facilita a los médicos la toma de decisiones más rápidas y responsables, y eso es importante para priorizar la interoperabilidad en los sistemas informáticos del hospital.

La interoperabilidad significa que los datos pueden ser utilizados por los proveedores y los sistemas de salud para facilitar el acceso a una atención de calidad, independientemente del lugar físico en que se encuentre el paciente. Lograr una verdadera interoperabilidad es una tarea compleja, ya sea una integración de dispositivos médicos o la conexión fluida de múltiples sistemas, aplicaciones, departamentos e instituciones.

En este escenario, el papel de las tecnologías, específicamente la informática de la salud y la inteligencia artificial, sumado a nuevos modelos de negocio y soluciones colaborativas; son cruciales para preparar a los sistemas de salud de forma que puedan atender a más pacientes con el mismo recurso y mejor; bajo el paraguas de la atención basada en valor.

Para Philips las mejores tecnologías son las que se adaptan a las necesidades concretas de los sistemas sanitarios y entregan innovaciones significativas aplicadas a las personas que las requieren dentro de esas realidades. Definitivamente la atención médica tradicional no está funcionando necesariamente en beneficio del paciente.

En nuestra opinión, el proceso de atención médica debe ser una experiencia sin contratiempos, integrada y altamente personalizada. Un proceso en el que cada elemento de información se sume a una serie más amplia de conocimientos a partir de los cuales se beneficien los profesionales de atención médica, la ciencia, la sociedad y principalmente los pacientes.

Nuestra estrategia gira en torno a todos los aspectos de la salud: ayudar a los consumidores a llevar una vida sana y tomar las medidas preventivas necesarias cuando hay riesgo de enfermedad; permitir que los médicos y los proveedores hagan un diagnóstico preciso, y apliquen terapias mínimamente invasivas personalizadas siempre que sea posible; y por último, impulsar el monitoreo y la atención de pacientes crónicos en entornos de bajo costo, y en el hogar de nuestros pacientes.

Como compañía líder en tecnología de la salud y con el objetivo de mejorar la vida de 3.000 millones de personas al año para el 2030, Philips aborda la necesidad de cambiar y transformar el sistema del cuidado de la salud a través de innovaciones digitales, el desarrollo de soluciones completas e integrales y la adopción de tecnologías interconectadas.

Al conectar a las personas, los datos y los sistemas de informática en el ámbito de la salud, podemos crear una red que permite que la información fluya sin inconvenientes entre los proveedores de atención médica, las ubicaciones y los sistemas. Finalmente, es a través de los datos que los resultados que definen un sistema basado en valor se rastrean, se miden y se mejoran para beneficio de los pacientes.

bookmark icon