10 lecciones de liderazgo del Apolo 11

22 de julio de 2019 - Michael Peregrine

 


Una de las máximas aventuras de la historia de la humanidad, el viaje a la luna de Armstrong, Aldrin y Collins permite aprender sobre liderazgo, superación y confianza.

El 50 aniversario del aterrizaje lunar del Apolo 11 dice mucho sobre los milagros de la ciencia y la ingeniería, el compromiso del equipo de la NASA y el poderío de Estados Unidos. Pero también ofrece importantes lecciones sobre liderazgo, que son tan relevantes hoy como lo fueron en julio de 1969.

Estas son lecciones de liderazgo que trascienden el tiempo y las circunstancias, que los ejecutivos corporativos y los miembros de una organización deberían considerar al conmemorar este gran evento.

Lección # 1: Las visiones pueden hacerse realidad. El memorable «Discurso lunar» de 1962 de JFK expuso la visión de Apolo. Incluía el famoso reconocimiento de que «es difícil», y la carga igualmente inspiradora de que «hacer todo esto y hacerlo bien, y hacerlo primero antes de que termine esta década, entonces debemos ser audaces». Unos 57 años después, la visión, audacia y motivación siguen siendo herramientas esenciales con las cuales los líderes llevan a las organizaciones a la estratósfera. Su ausencia puede crear barreras insuperables para el crecimiento.

Lección # 2: El trabajo en equipo importa. Los tres astronautas del Apolo 11 no eran amigos cercanos. Tenían diferentes personalidades. Armstrong era emocionalmente distante. Aldrin, áspero y con poco tacto. Collins, más despreocupado y cándido. Pero lo hicieron funcionar; interactuaron con éxito en las circunstancias más extremas. Los líderes no tienen que ser mejores amigos de sus colegas para ser eficaces. Sin embargo, deben aceptar y respetar quiénes son y qué pueden aportar.

Lección # 3: Confianza. Creían en sus sistemas a pesar de los riesgos: el despegue del Saturn V, el disparo del motor de ascenso LM, la inyección trans-tierra, el reingreso y la caída de agua. Incluso en el famoso estándar de confiabilidad del 99.9% de la NASA, mucho podía salir mal. Sin embargo, confiaron en la capacidad técnica del equipo técnico y en los esfuerzos para eliminar el riesgo del diseño conceptual. Donde los líderes pueden establecer un compromiso organizacional con la calidad, la seguridad y la gestión de riesgos, los gerentes pueden implementar más cómodamente las estrategias más agresivos.

Lección # 4: Necesitamos a los Michael Collins. No le correspondía a Collins aterrizar en la luna. Él debía orbitarla en soledad, esperando el regreso de Armstrong y Aldrin de la superficie lunar. Su gloria sería menor; la historia no lo trataría con tanto honor. Y él estaba bien con eso. De hecho, cada organización necesita líderes con contenido para hacer su trabajo, que están dispuestos a ser parte de un esfuerzo mayor y no es probable que se quejen o se preocupen de que se asignen tareas más atractivas a los demás.

Lección # 5: La importancia de comandar. La leyenda es verdad. Armstrong realmente aterrizó el Módulo Lunar, manualmente, con solo 16 segundos de combustible restante. Abortar el descenso no era una opción. Como todos los buenos líderes, Armstrong estaba a cargo. Conocía el terreno. Conocía su máquina. Él sabía lo que estaba en juego y él iba a hacer el trabajo: la decisión de mando definitiva absoluta. Los líderes que deben estar preparados para «hacer la llamada», para tomar las decisiones más difíciles, a menudo en las circunstancias más difíciles.

Lección # 6: Alentar las ideas. No lo compraron en una tienda. No había un modelo o prototipo. El enorme «rastreador» que transportó el Saturn V desde la planta de ensamblaje de vehículos hasta la plataforma de lanzamiento fue una creación de un miembro del equipo de operaciones de lanzamiento, cuyo nombre ahora está perdido en la historia. Según informes, se le ocurrió la idea de observar el proceso de extracción a cielo abierto. El ingenio y la creatividad a menudo tienen parentesco muy diverso, y los líderes inteligentes fomentarán las ideas de todos sus empleados, comenzando desde el escalafón más bajo.

Lección # 7: «Código 1202». Eventos. Era la versión Apolo de un «cisne negro». En el último descenso lunar, una alarma de programa inusual (código 1202) se encendió, indicando un problema con la computadora de guía. Con el aterrizaje en equilibrio, un joven oficial de control en Houston, familiarizado con el código de las simulaciones anteriores, dijo «vean esa alarma». Ninguna compañía es inmune a un Código 1202. Lo imprevisible se producirá. Pero el liderazgo puede establecer expectativas con respecto a la evaluación de riesgos que ayudarán a responder en situaciones de crisis.

Lección # 8: Se necesita un pueblo. Un pueblo muy grande, de hecho. El equipo del proyecto Apolo se estimó en más de 300.000 personas. Fue una asociación increíble entre el Gobierno, la industria privada y los astronautas y, en última instancia, el público estadounidense. En su transmisión de vuelo final, los astronautas del Apolo le rindieron un humilde video tributo a esa asociación. El liderazgo efectivo reconoce que el éxito a menudo requiere una combinación de visión de gestión y compromiso de la fuerza laboral. Rara vez es lo uno o lo otro, y casi nunca «solo se trata de mí».

Lección # 9: Aprender de los errores. El gran éxito del Apolo 11 fue posible en gran parte por el trágico fracaso del Apolo 1. Esa catástrofe obligó a la NASA a enfrentar su cultura de complacencia con el riesgo y la seguridad, y a reestructurar todas sus operaciones. De hecho, se pueden aprender grandes lecciones del fracaso y también del éxito; de aceptar la responsabilidad por incumplimiento y avanzar desde allí. Incluso en la escala más grande posible, los líderes nunca dejan de aprender, incluso de sus propios errores (o los de su organización).

Lección # 10: Compromiso de otro mundo. Armstrong atribuyó el éxito del Apolo a su naturaleza como «un proyecto en el que todos los involucrados estaban … interesados ​​… involucrados … y fascinados por el trabajo que estaban realizando» (Rocket Men: La historia épica de los primeros hombres en la luna”, de Craig Nelson, Penguin, 2009). En el entorno comercial de hoy, cuando los líderes se centran cada vez más en la cultura y la satisfacción de sus empleados, es más probable que las iniciativas importantes tengan éxito.

569 views
bookmark icon