Trump: más poder, menos dinero

29 de Enero de 2019 - Dan Alexander y Chase Peterson-Withorn

 


Aunque lo intentó (y no hizo ningún esfuerzo por ocultarlo), la presidencia no volvió más rico a Donald Trump.

Cuando Donald Trump inauguró Trump Tower en 1983, marcó un punto fundacional en el comercio minorista estadounidense, ya que seis pisos de tiendas deslumbrantes como Harry Winston y Cartier atrajeron a compradores de lujo que se paseaban oyendo a un pianista en vivo y una cascada interior de 60 pies. “Obtuvimos las rentas más altas de la historia”, dice la exejecutiva de la Organización Trump, Barbara Res, cuatro décadas después.

Los tiempos cambiaron. A simple vista, casi todos los inquilinos se fueron. Si bien el vaciamiento comenzó hace años, solo empeoró desde que Trump entró en la política. Nike abandonó su tienda principal a principios de este año, y el negocio de accesorios de Ivanka Trump también cerró la tienda. Lo que queda es básicamente nada más que Gucci, Starbucks y The Donald, de pared a pared. Trump Bar se encuentra en lo alto de Trump Grille, junto a Trump Café, Trump Store y Trump’s Ice Cream. Es poco probable que Trump se pague el alquiler a sí mismo por cualquiera de ellos. “Las cosas son bien distintas ahora”, dice Res.

Sobre todo en las ganancias. Los ingresos operativos netos cayeron un 27% entre 2014, el año anterior a que Trump anunciara su candidatura, y 2017, su primer año en la Casa Blanca. Cuando el magnate de bienes raíces lanzó su campaña, nadie podría haber anticipado la cadena de eventos que llevaría a este punto.

Al negarse a vender (lo que todo el mundo esperaba), Trump planteó una pregunta sin precedentes: ¿cómo afectaría la presidencia más divisoria en la historia moderna de Estados Unidos a una compañía construida sobre la persona del presidente? FORBES ha estado trabajando para responder esa pregunta desde el momento en que Trump fue electo, entrevistando a cerca de 200 colegas, socios y observadores de la industria. Mientras el experimento continúa desarrollándose en tiempo real, los primeros resultados están listos. Por mucho que lo intente, y definitivamente lo está haciendo, Trump no se está enriqueciendo con la presidencia. Todo lo contrario. Según nuestro cálculo, su patrimonio neto ha bajado de US$ 4.500 millones en 2015 a US$ 3.100 millones en los últimos dos años, lo cual lleva al presidente 138 puestos abajo en la tabla de posiciones del FORBES 400.

Tres factores están en juego. Gran parte de esa disminución se debe a las fuerzas del mercado. Trump posee un espacio comercial en un momento en que el comercio electrónico está diezmando la venta tradicional, recortando más de US$ 100 millones de su fortuna, por más ataques anti-Amazon que lance desde el atril presidencial.

El otro factor proviene de cómo Trump el presidente afecta a Trump la marca. Quienes estaban familiarizados con él vieron su campaña de 2016 como una estrategia de marketing surrealista, solo coherente con sus declaraciones a Fortune en el año 2000: “Es muy posible que yo sea el primer candidato presidencial en postularse y ganar dinero con eso”. En su inesperado ascenso a la Casa Blanca, Trump intentó aprovechar los beneficios que vienen con la presidencia para utilizarlos con sus proyectos comerciales, desde las visitas a sus campos de golf hasta las cumbres en Mar-a-Lago para lanzar un nuevo negocio de licencias hoteleras.

De cualquier manera, la mezcla de política y negocios no ha hecho más que perjudicarlo. Al polarizar aún más al país, también ha polarizado su negocio, por una suma estimada de US$ 200 millones en detrimento de su patrimonio neto. Comprender cómo ha sucedido eso ofrece una nueva ventana al estado de Trump Inc. y los Estados Unidos de Trump.

En mayo de 2016, una docena o más de tasadores de campos de golf se instalaron en Trump National Doral, el mega resort de 643 habitaciones del presidente, para unos días de seminarios y golf. “Se hablaba mucho sobre los comentarios que había hecho Trump sobre mexicanos, musulmanes e incluso el Papa”, dice Jeff Dugas, quien asistió al evento. “Nadie estaba extremadamente sorprendido”. Grandes nombres como Nascar y el PGA Tour también retiraron negocios del club. Después de que Trump ganó la elección, Doral perdió 100.000 noches de habitación reservadas, según alguien que conoce los negocios del resort. En general, los ingresos en las propiedades de golf del presidente en los EE.UU. cayeron aproximadamente un 9% en 2017.

Su patrimonio neto bajó de US$ 4.500 millones a US$ 3.100 millones en los últimos dos años.

Un escenario similar se ha desarrollado en el territorio tradicional de Trump: bienes raíces residenciales de lujo. El presidente todavía tiene aproximadamente 500 condominios, cooperativas y mansiones, todas con sus propias complicaciones. Tiene 37 unidades por un valor estimado de US$ 215 millones en el centro de Manhattan. Los precios de los condominios en Trump Tower han caído cada año desde 2015, cuando Trump anunció su candidatura, y se estima que están un 33% por debajo de sus máximos. En Trump Parc East, los precios bajaron un 23%, y en Trump Park Avenue, un 19%.

“La gente compró el edificio basándose en que la marca es sinónimo de lujo”, dice Cyndy Salgado, un agente de bienes raíces que una vez trabajó para la Organización Trump, vendiendo condominios en la torre de Chicago. “Ahora mucha gente siente que la marca representa división, vergüenza y moralidad cuestionable”. En total, el cambio en la percepción ha eliminado aproximadamente US$ 50 millones del valor de sus unidades residenciales en Chicago y Nueva York.

Después de múltiples quiebras, Trump dirigió hábilmente su negocio hacia la administración y concesión de licencias de bienes raíces, colocando su nombre en los edificios, vínculos, filetes e incluso en un análisis de orina, lo que le permitió ganar dinero mientras otros asumían todos los riesgos financieros. Pero los socios de tres hoteles con la marca Trump (Toronto, Panamá, Nueva York) retiraron el nombre del presidente de sus proyectos, lo que ayuda a explicar por qué la política arrastró a ese segmento del imperio de hoteles Trump a unos US$ 30 millones, según los cálculos de FORBES. En 2015, la operación de licencias de productos de Trump rondaba los US$ 23 millones. Ahora se ha reducido a tan solo US$ 3 millones. “Está tan polarizado que la gente tiene miedo de hacer negocios con él”, dice Jeff Lotman, quien dirige la compañía de licencias Global Icons. “Ha empañado la marca”.

El negocio de Trump tiene algunos puntos brillantes. A pocas cuadras de la Casa Blanca, en el Trump International Hotel, los fanáticos de Trump se codean con estrellas de televisión y secretarios del gabinete. El lugar obtuvo una ganancia de US$ 2 millones en los primeros cuatro meses de 2017. Una parte proviene de varias organizaciones del Partido Republicano, que han inyectado más de US$ 1,3 millones en el hotel desde su apertura en otoño de 2016. A pesar de que parece una violación de la cláusula sobre honorarios de la Constitución, diseñada para mantener a los presidentes libres de intereses financieros extranjeros, los gobiernos de otras naciones también son bienvenidos. Según informes, todos los funcionarios kuwaitíes y el Primer Ministro de Malasia gastaron dinero ahí. Y los lobbistas que trabajan para Arabia Saudita revelaron que acumularon US$ 270.000 en solo seis meses.

En términos de ventas de condominios, Trump le vendió uno en Nueva York a una mujer llamada Angela Chen, solo un mes después de que asumiera el cargo. Chen pagó US$ 15,9 millones, US$ 1,8 millones más que lo que su vecina un piso más abajo había puesto por un apartamento similar el año anterior. El acuerdo generó inquietudes de conflicto de intereses porque aparentemente Chen es la directora de una empresa llamada Global Alliance Associates, que dice utilizar su red con los “más altos niveles de funcionarios gubernamentales” para ayudar a las empresas a expandirse a China. Trump no se olvidó de sus negocios en el exterior: en una reunión con el Primer Ministro de Georgia en 2017, preguntó por sus negocios con exsocios comerciales.

La presidencia tiene sus ventajas. Tres días antes de Navidad el año pasado, Trump se sentó en la Oficina Oval para firmar la legislación de reforma fiscal más importante en décadas. “Esto es algo de lo que estoy muy orgulloso”, dijo, agarrando un marcador negro. “Genial para nuestro país, genial para el pueblo estadounidense”. Grandioso también para Trump. El presidente se negó a revelar sus declaraciones de impuestos, pero el nuevo proyecto de ley claramente lo beneficia. Un análisis de FORBES muestra que Trump podría ahorrar alrededor del 10% en los ingresos de sus negocios: según la estimación, hasta US$ 11 millones anuales.

Por ahora, sin embargo, a Trump la Casa Blanca le sigue dando pérdidas. Al no ceder, se preparó para que sus acciones, y las de sus socios, presenten conflictos de intereses perpetuos. Si hubiera liquidado, si en cambio hubiera creado un fideicomiso ciego para invertirlo todo en el floreciente mercado de valores, Trump sería US$ 500 millones más rico de lo que es hoy. Sin dolores de cabeza.

bookmark icon