El supermercado de la televisión

18 de Enero de 2017 - Forbes Argentina

 


El CEO de Cablevisón, Carlos Moltini, explica su nuevo modelo de negocios, adaptado a los cambios en el consumo de contenidos en televisión.

Por más semánticamente complicado que parezca, la televisión nunca estuvo tan lejos de televisor. La familia completa en el living mirando el mismo programa mutó hacia el consumo individual y multipantalla.

En un contexto de productos a la carta, Cablevisión cierra el año con un lanzamiento muy esperado: Flow. Una plataforma (app y box) de acceso multidispositivo y funcionalidades que se suman a los canales en vivo y a los contenidos on demand (grabar, pausar, guardar, ir al comienzo de un programa), con un sistema de recomendación personalizada por usuario.

Carlos Moltini, CEO de la compañía, explica cómo fue dar vuelta el negocio, sacarlo de la caja que lo tenía apretado, para buscar un nuevo rumbo en una industria que se repliega sobre sí misma solo para explotar una y otra vez: “Empezamos hace cuatro años porque detectamos que la tendencia por parte de los consumidores estaba migrando de la televisión lineal a la no lineal. Con lo cual, la visión que teníamos hace un tiempo era: estamos en problemas, el servicio que tenemos no es suficiente para todos los aspectos que queremos cubrir como servicio de video de alto valor agregado. Entonces empezamos a pensar cómo salir al resto de las pantallas”, explica.

¿Por qué fueron necesarios cuatro años para implementarlo?

Flow se lanzó con la versión 21 o 22 y va a haber 2.000 o 10.000. Todos los días hay alguna cosita que se le hace que tiende a mejorar porque, en definitiva, es una construcción entre el cliente, nosotros y los proveedores. Tuvimos que poner en sistema compañías como ContentWise, que es el recomendador número uno del mundo, Anevia y Verimatrix que nos provee la CDN (red de entrega de contenidos) y la seguridad para que los contenidos no puedan robarse. Hubo más de 100 personas trabajando en el proyecto.

¿Tomaron como referencia algún modelo de negocio?

Tuvimos la suerte o el problema de ser los primeros en la región. Fue complejo en términos de infraestructura y derechos. Muchos de los programadores no estaban preparados para poder abastecernos cuatro años atrás. Lo único parecido es Izzi de Televisa, que es una compañía de una capacidad enorme. Después, el referente que apareció en el andar es X1, que es el servicio de Comcast, el operador número uno de Estados Unidos.

Pero, mientras el producto está en desarrollo, los modelos de consumo cambian vertiginosamente. ¿Cómo no perder el ritmo?

Estamos migrando de ser una compañía de hardware a una de software donde la mirada es otra, donde hay que tener actitudes más blandas a la hora de relacionarse con el consumidor. Nuestro negocio se desarrollaba en hogares y hoy dependemos del gusto de cada usuario.

Entonces hay un cambio de modelo…

Así como Cablevisión se transformó en una habitualidad de gran parte de los hogares argentinos, Flow lo será de los argentinos individualmente. Obviamente que va a evolucionar a un estadio superior en donde creo que vamos a ver más oferta de contenidos. Para mi, Flow va a ser el gran supermercado del entretenimiento, donde no puede faltar absolutamente ningún producto. Entonces, Youtube, Netflix, Amazon Prime o Hulu (estos últimos dos aún no operan en nuestro país) van a estar adentro.

¿Cuál es el parámetro para saber si funciona?

Hicimos una serie de proyecciones y pensábamos que, en el primer año de Flow, iba a haber alrededor de 250.000 altas. En menos de un mes, van 100.000. Pensamos que las descargas iban a ser de 5 ó 6 GB en total y, con la final de la Copa Davis, fueron 18 GB. Se están sumando 2.000 clientes por día. Para nosotros, ha sido un éxito y creo que le dio una frescura y una nueva mirada a Cablevisión como servicio, revaloriza los contenidos.

¿Apuntan a incluir a los servicios que no están asociados con la marca y aún no están disponibles en la Argentina?

Van a venir todos, es una cuestión de tiempo, va a haber una multiplicación exponencial de servicios “over the top” (N. de la R.: plataformas que ofrecen contenidos para dispositivos electrónicos a través de internet sin necesidad de otra infraestructura) porque van a tender a ser cada vez más específicos. Esos contenidos, de alguna manera, van a estar dentro de la plataforma Flow. Obviamente que va a acceder quien paga lo que corresponde, como hoy sucede con HBO o Fox+. Pero, cuando el recomendador ofrezca contenido, va a tener en cuenta la librería de Flow, que corresponde al abono, pero también va a buscar contenidos a las distintas variantes que tenga cada usuario.

¿Cómo sigue el plan de inversión?

Para el 2017, tenemos prevista una inversión de US$ 500 millones en infrastructura, de la cual la mitad será para mejorar el sistema de video y de banda ancha, y la otra mitad tiene que ver con mejorar la infraestructura de los hogares, poner más cajas, más Flow Box, mejores módems y cajas HD. Las compañías comparables en el mundo –Comcast, Rogers, Cablevision Systems Corporation– invierten entre un 18 y un 20% de su facturación en esto; nosotros vamos a estar invirtiendo alrededor del 25 o 26%. Durante los últimos diez años, incluyendo el 2016, la compañía invirtió US$ 3.000 de dólares en infraestructura.

¿Cuál es el impacto para la empresa los grandes cambios de la industria de la televisión, como la venta de Telefé o los cambios en el negocio del fútbol?

El caso de Telefé no nos afecta tanto porque en definitiva el canal sigue siendo el mismo, aunque cambió de dueño. Habrá que ver si el nuevo dueño hace contenidos de calidad y ahí tendremos mejor o peor oferta. En relación al fútbol, nosotros teníamos un negocio positivo, un servicio premium que la compañía cobraba. El Gobierno decidió cancelar ese contrato, la AFA también y pasaron al Fútbol para Todos. Hoy, creo que lo mejor que nos puede pasar es que siga en manos de los proveedores de contenidos. Creo que no vamos a tener ningún problema en poder ofrecerlo en la modalidad que los poseedores de esos derechos lo determinen.

¿Cuál es el próximo paso?

Para nosotros, el futuro tiene que ver con las telecomunicaciones. Por eso, el año pasado compramos Nextel y, al poco tiempo, compramos las compañías que poseía en espectro. Nuestra idea es ser una compañía full de telecomunicaciones, eso significa desarrollar un negocio móvil y convertir a Cablevisón en un operador quad play (N. de la R.: Cuádruple Play se refiere a los operadores que brindan: televisión, internet, teléfonos fijos y celulares). Creemos que tenemos una infraestructura acorde para poder lograrlo, tenemos un grupo humano excepcional para resolverlo y la capacidad económica para abordarlo. Así que, ni bien aparezca la autorización (es una regulación que está pendiente por parte del Gobierno), va a comenzar el despliegue.

Por Sol Santoro

bookmark icon