Los negocios del segundo hombre más rico de Argentina

9 de Agosto de 2017 - Forbes Argentina

 


Con empresas que alcanzan rubros de los más disímiles –desde aeropuertos hasta cultivos bajo riego y nanotecnología–, conocé el perfil completo del segundo hombre más rico de Argentina. El señor de los cielos… y la tierra también.

Hay que volar desde Buenos Aires hasta el principado europeo de Liechtenstein para entender el entramado de sociedades que administra la inmensa fortuna de Eduardo Eurnekian (84), el segundo hombre más rico del país con una fortuna de US$ 2.300 millones.

De origen armenio, el segundo hombre más rico de Argentina creció en una familia vinculada a la industria textil hasta que, en la década del 80, creó Cablevisión, que vendió por US$ 700 millones a mediados de la década siguiente.

Ahora, la Corporación América tiene intereses de los más diversos, que van de los aeropuertos a cultivos bajo riego, factura US$ 2.800 millones y tiene 11.000 empleados repartidos en nueve países. Sus sobrinos son los principales beneficiarios de las compañías que conforman la Corporación América.

Agroindustria

Con la explotación de más de 100.000 hectáreas en varias provincias argentinas, donde se dedica a distintos cultivos, incluye 20.000 hectáreas bajo riego. Además, suma un rodeo de 20.000 cabezas de ganado con tecnología genética de excelencia y tierras destinadas a cultivos de cereales, oleaginosas y vitivinícolas.

Por otro lado, dentro de esta división, la familia cuenta con una planta de biodiesel con una capacidad instalada de 240.000 toneladas anuales. Se llama Unitec Bio, significó el debut de Hugo Eurnekian, uno de los sobrinos herederos en su rol de empresario, e insumió US$ 70 millones de inversión en 2010.

Servicios

Corporación América lidera las operaciones del Converse Bank, uno de los bancos más importantes de Armenia, y posee la concesión de los servicios postales oficiales de dicho país. A su vez, en Argentina, acaba de anunciar el lanzamiento del primer banco digital del país: Wanap.

Energía

El derrumbe en el precio internacional del barril de petróleo no lo agarró por sorpresa, Eurenkian apuesta a la explotación de crudo a partir de la compra de la Compañía General de Combustibles, que alguna vez perteneció al holding de la familia Soldati.

Hoy, la Corporación América tiene el 70% del paquete accionario de CGC, donde comparte sociedad con la Sociedad Comercial del Plata. En 2016, la pata petrolera del pulpo armenio facturó $ 3.475 millones.

Infraestructura

Helport, Bioceánico Aconcagua, Caminos del Paraná y Corporación América Real Estate son las cuatro sociedades que conforman el tándem de infraestructura del holding.

Con la primera construye; la segunda representa el proyecto más ambicioso, que busca unir el Atlántico con el Pacífico a partir de un mega túnel a través de la Cordillera de los Andes; la tercera es la concesión de 933 kilómetros de rutas, sobre todo en la provincia de Misiones, en el norte del país; y la última consiste en la construcción de un complejo de usos múltiples que promete US$ 1.000 millones en inversiones en la ciudad de Córdoba.

Aeropuertos

La gallina de los huevos de oro del grupo está encarnada en la sociedad argentina Aeropuertos Argentina 2000, operadora de 33 terminales aéreas sobre el territorio nacional. La Corporación América es dueña del 84% de las acciones y promete hacer una oferta pública a la brevedad.

Sólo en 2016 esta sociedad facturó más de $ 10.352 millones y ganó $ 2.000 millones. Sin embargo, la suma se eleva a 53 aerostaciones si se cuentan sus operaciones en Uruguay, Brasil, Perú, Ecuador, Italia y Armenia.

Tecnología

Unitec Blue representa una de las grandes apuestas del clan Eurnekian. En principio, esta firma tecnológica productora de chips prometió una inversión de US$ 1.000 millones, en tres años, en las instalaciones de lo que fue la textil familiar Usal, en Chascomús.

En la práctica, se desembolsaron alrededor de US$ 300 millones y despertó uno de los conflictos más resonantes en el seno familiar. Matías Gainza Eurnekian, uno de los sobrinos herederos, hasta entonces a cargo de Unitec Blue, cortó la relación con su tío tras una maraña de malos entendidos, y hoy ocupa su tiempo como candidato a presidente del club de sus amores: Racing Club.

 

Por Facundo Sonatti

bookmark icon