Saber vender: “Cien son mejor que mil”

1 de Octubre de 2017 - Forbes Argentina

 


Jürgen Klaric, el reconocido autor de neuromarketing, fue el orador principal de la Conferencia de Profesionalización organizada por la marca Essen.

Con la asistencia de más de 1700 profesionales y revendedoras de la región, Wilder Yasci (h), Director Comercial de Essen y nieto del fundador de la compañía nacional, fue el encargado de dar inicio a la Conferencia de Profesionalización.

Wilder Yasci centró sus palabras en la importancia de los sueños y en hacerlos realidad. Al subir al escenario, el nieto del fundador de la marca le pidió al auditorio que cierre sus ojos y visualice por 20 segundos su sueño y piensen que ese sueño ya se concretó.

“Esta empresa está basada en el valor de los sueños. Mi abuelo dejó todo por su sueño, y a partir de ese momento, todos nosotros vivimos siempre soñando”, dijo Yasci ante los profesionales que aún conservaban sus ojos cerrados.

“En el momento que más se potenciaron nuestros sueños, fue cuando se empezaron a entrelazar con los de ustedes, las emprendedoras; cuando decidimos que esta sea una empresa de venta directa, y ahora esos sueños son inseparables”.

Ellas, las mejores vendedoras

Luego de las palabras de Wilder Yasci, llegó el turno del reconocido autor de neuromarketing Jürgen Klaric, quien hizo hincapié sobre la habilidad de venta que tienen de forma innata las mujeres y de la importancia de que sepan conservar ese don ya que vender, según el orador, es esencial para lograr las cosas que queremos en la vida.

Con esta introducción, enfatizó que las emprendedoras deben armar una red de colaboradoras que les permita crecer y así continuó brindado tips para reclutar y conservar un equipo de trabajo.

Entre otros conceptos aseguró que “100 son mejor que 1.000”, es decir, “si logran tener 100 colaboradoras bien fidelizadas el negocio crecerá constantemente, ya que cada una de esas 100 lograrán fidelizar a otras 100 y así sucesivamente”.

También se refirió a usar la tecnología para cuidar a quienes fidelizaron, porque “a esas 100 hay que darle siempre lo mejor, estar a disposición, motivarlas, ser un sostén y lograr que se sientan parte de un equipo”.

Klaric recibió varias ovaciones durante su distendida conferencia, una de ellas fue cuando afirmó que “los latinos no trabajamos por dinero”, por eso recomendó que al reclutar a alguien se haga foco en las emociones y sensaciones asociadas al trabajo y su resultado, y no a la compensación económica en sí misma.

El estadounidense es autor del libro “Véndele a La Mente, No a la gente”, una idea que reforzó durante toda la conferencia. En este punto apeló a usar los cinco sentidos y la necesidad de reducir el miedo y trabajar para ser un antídoto de ellos, ofrecer solución y tranquilidad al equipo fidelizado.

“Hay que hablar menos y vender más”, remarcó y agregó: “Dado que hoy la venta es una ciencia y entender las necesidades de la gente permitirá armar un discurso congruente y efectivo que verdaderamente ayude a concretar objetivos”.

Sus 5 Tips imprescindibles para saber vender

1. El código simbólico

Antes de empezar a vender algo, hay que buscar y conocer perfectamente el código simbólico de tu producto. Qué vendés y qué compra la gente, hay una gran diferencia.

2. Los ojos y el cuerpo para comunicar

Hay que mirar directamente a los ojos del cliente mientras le hablás y luego dirigir tu mirada al producto; la persona también empezará a mirar en la misma dirección.

3. Activar sus emociones

El ser humano tiene cinco sentidos, todos ellos ávidos de estimulación efectiva. Si sos neurovendedor, lo mejor que te puede pasar es que tu cliente sea pura emoción en el proceso de compra.

4. Diferenciar ambos géneros

Este es el error más típico en el mundo de los vendedores: tienen un solo discurso unisex porque creen que sirve igual para mujeres que para hombres. La realidad es que lo que le tenés que decir a cada uno para venderle es completamente distinto.

5. No estreses ni invadas su mente

El cerebro necesita espacio para pensar y digerir la información. No seas el típico vendedor insistente y pesado que llama dos veces por día. Lo único que conseguís con eso es aterrorizar al cliente y que salga corriendo.

bookmark icon