El desafío de la ronda de inversión

12 de Abril de 2017 - Forbes Argentina

 


Es usual escuchar que en América Latina, obtener una serie A de inversión es uno de los desafíos más grandes que tiene que enfrentar el emprendedor. ¿Cómo cerrar una ronda de inversión?

El ecosistema local ofrece excelentes fuentes de financiamiento para fases tempranas, donde la inversión semilla juega un papel fundamental, sin embargo la ronda A de inversión suele ser un duro escollo.

Hace poco en VU, la empresa que fundé y lidero hace 9 años, anunció su ronda A de inversión por US$ 4.3 millones. Todo emprendedor del mercado de base tecnológica en Argentina sabe que obtener un financiamiento como el que menciono constituye un hito en el camino de una empresa que busca consolidarse regionalmente.

Nosotros como empresa obtuvimos esa primera fuente de capital a través de NXTP Labs, que ubicó USD 25 mil allá por el año 2013. En los años siguientes la empresa aceleró su crecimiento y pasó a tener una impronta regional a ser una auténtica Tecnolatina. Sin embargo, crecer exige contar con más recursos: era el momento de ir por la “temida” ronda A.

Algo fundamental es tener presente, que si bien no abundan, sí existen fondos en posición de invertir. La empresa que busca los fondos debe ser un negocio elegible, no solo por el tamaño de la oportunidad sino porque está en el momento justo de obtener ese financiamiento.

Punto de partida

Salir a buscar inversión tiene como punto de partida identificar el inversor acorde a la búsqueda. El capital debe ser inteligente, debe provenir de alguien que comprende el mercado y modelo de negocio.

Una vez identificados los perfiles de inversor que te resultan afines a tu empresa, se aplica este dicho de la industria que parece obvio pero no lo es: “Para cerrar una ronda hay que dedicarse a cerrar la ronda”

Se trata de transitar el camino, saber escuchar y a la vez aceptar el feedback que muchas veces servirá para reformular los escenarios de crecimiento de tu empresa y producto. Cada “NO” que recibimos, que en nuestro caso, fueron al menos 15, sirve para trabajar con el equipo pensando el futuro de la empresa.

Un aspecto a tomar en cuenta es que es inevitable encontrarse con gente que te haga perder el tiempo o que aparentemente quiera avanzar y luego se eche para atrás. Es parte del proceso y es mejor evitar el desgaste emocional que la frustración que esto produce.

Es necesario poder ver cada una de esas situaciones, como una oportunidad para mejorar el perfil de la empresa.

Cuándo buscar una ronda de inversión

En segundo lugar, es de suma importancia la búsqueda de capital, pero no esencial para sustentar el negocio. He escuchado más de una vez a emprendedores decir que si no consiguen inversión, tienen que cerrar. Mi conclusión es que entonces el modelo per se, no está funcionando como tal.

Por eso siempre sugiero que se vaya en búsqueda de fondos cuando no se necesiten, porque de esta forma se torna más creíble para inversor; quien antes prestará máxima atención a que se sepa cuidar el dinero propio de la empresa, para confiar en que posteriormente se cuide el capital de riesgo invertido.

En tercer lugar el pitch debe ser flexible a las estrategias de cada cliente. Además es el que sin dudas va a conducirte al cuarto punto, que es identificar el socio acorde a la búsqueda. Pero detengámonos primero en el pitch.

La diferencia entre vender y que te compren

Es interesante ver desde dónde se plantea. Por ejemplo en VU siempre nos concentramos en el sufrimiento del ciudadano, en mejorar su experiencia y calidad de vida. Nunca nos enfocamos en cómo “vender” un producto, sino más bien en el aporte que le damos a la sociedad, en el valor que estamos agregando como empresa y como innovadores. Y creo ese es un punto mucho más interesante y rico a desarrollar antes que lograr sólo que un cliente nos “compre”.

Recuerdo que la primera reunión con el fondo de inversión tuvimos que hacerla desde un bar, donde yo había organizado una charla para padres de la escuela, hablando de ciberseguridad. La misión de contribuir día a día con la sociedad fue lo que nos marcó la diferencia.

Finalmente, a menudo he oído que las series A en América Latina son escasas, sin embargo también me he topado con muchos fondos en posición de invertir y muchos emprendimientos que son más que aptos para recibir inversión. Todo es cuestión de saber cuál es nuestra misión y poder comprometernos fielmente con ella.
Por Sebastian Stranieri, CEO y Founder de VU

bookmark icon