Revistas en la era Internet

21 de Noviembre de 2017 - Alex Milberg

 


El título de esta nota fue el de la tesis que hice en el 2000, año que pasé en la Universidad de Oxford por una beca de la Fundación Reuters. Quizás haya una o dos páginas de las cien que aún tienen sentido.

Cómo harán los medios para sobrevivir? Millonario, excéntrico y visionario, Malcom Forbes (hijo del fundador de esta marca) admitía haber hecho su fortuna a la vieja usanza: “Fui muy amable con un pariente rico justo antes de que se muriera”. La fórmula es imbatible pero acotada.

Para todos los medios que no están asociados a otros negocios, ¿cuál será finalmente el camino para ser rentables?

En el último congreso en Londres de la FIPP (International Federation of Periodical Publishers) compartí charlas, testimonios y experiencias de CEO, publishers y editores de las marcas más prestigiosas del mundo.

Algunas de las impresiones más interesantes fueron:

+ Vivimos en una época de periodismo vs. voyeurismo: cada vez hay más oferta y menos calidad.

+ La publicidad se deja arrastrar por una vorágine de “clickbaiting” basada en audiencias sin criterio e indiscriminadas, donde conviven charlatanes con expertos, gatitos con estadistas, ruido con claridad.

+ La dicotomía papel vs. digital es falsa: lo vienen matando desde 1922 cuando surgió la radio que moriría con el cine, que moriría con la televisión que moriría con Internet, que eliminaría a todos. Es posible, pero las transiciones llevan más tiempo real que el de nuestra ansiedad por el iPhone 20.

+ “Diez o quince años más de Papel”, pronostican Juan Señor y John Wilpers, autores del Innovation in Magazine Media 2017-2018 World Report. Eso sí; más caída en circulación, mayor percepción de valor en el precio.

+ La publicidad está redescubriendo el valor de la prensa escrita.

+ En 2017, Martín Sorell, CEO de WPP, llamó la atención sobre la subvaloración hacía el papel y cuestionó a las grandes empresas que venden clics a audiencias poco transparentes.

+ El “engagement” del pasado remoto era: volumen, volumen, volumen. El de ahora: cantidad cualificada, clocks en lugar de clicks o CPH (costo por hora). Tiempo de lectura (en forbesargentina.com es de 2,14 minutos) + frecuencia de retorno + volumen multiplataforma.

+ Hay soluciones mágicas de falsos profetas: “El periodismo ciudadano terminará con el periodismo tradicional”, “los nuevos medios online reemplazarán a los tradicionales”. Todo resultó falso. Incluso los modelos de apalancamiento con audiencias infladas como el Huffington Post, Voice o BuzzFeed atraviesan sus propias y profundas crisis.

+ La plataforma no es el mensaje. El mensaje siempre seguirá siendo el contenido.

+ Los medios deben pasar de vender información a vender inteligencia.

+ Ya no hay un solo canal suficiente para monetizar. Hay que diversificar: avisos (papel, online, mobile, videos, programáticos, nativos), contenidos pagos (lo gratis no sirve), branded content, ecommerce, eventos.

En Estados Unidos esta marca es pionera en varios de estos puntos, y desde aquí procuramos seguir ese camino. Adaptarse o morir es parte de una evolución que en FORBES ya lleva cien años. Y un mes.


FORBES ARGENTINA 56: Locura Bitcoin


Generación 3i: Jóvenes de alto impacto

 

bookmark icon