Qué se puede aprender de Costantini

15 de Marzo de 2019 - Alex Milberg

 


Cada año, cuando Eduardo Costantini vuelve a estar en la tapa, empresarios, periodistas o directivos me preguntan: ¿es tu socio? ¿Es el principal anunciante de Forbes? Y la respuesta es siempre la misma.

El dueño de Consultatio no es socio de esta editorial boutique, Global Brands Media, que aventuramos en 2016. Y no: en 26 ediciones desde el relanzamiento de Forbes, su empresa fue anunciante en una sola ocasión, en una página impar. A propósito: solo cinco protagonistas de la portada han sido ocasionalmente anunciantes de Forbes. Pero la idea de que todo tiene precio prevalece en tiempos en que el periodismo roza mínimos de credibilidad en la sociedad. Entonces, ¿a qué se debe la presencia de Costantini, una vez más, en nuestra portada?
Tenemos varios motivos. Es una de las ediciones que más venden. ¿Por qué? Sus consejos de inversión suelen ser exitosos. Hace dos años, por ejemplo, lamenté no haberlos seguido a rajatabla: hubiera ganado un 80% en dólares. Felicitaciones si estás entre los lectores que sí lo siguieron.
Nos gusta jugar con la idea de que Costantini es el Warren Buffett local. Como el “oráculo de Omaha”, sus predicciones son valiosas. Así como Buffett, junto a Bill Gates, utilizan la lista de los ricos de Forbes para llamarlos personalmente por teléfono y presionarlos para que aumenten su participación filantrópica, Costantini persiste en el financiamiento del Malba y ofrece sin vacilar los datos de su patrimonio cada año en que Forbes realiza su ranking local. No utiliza los temores de la seguridad (en algunos casos, legítimos por recuerdos del pasado) o la excusa del “perfil bajo” para ocultar el tamaño de su fortuna. Y, sobre todo, cuando el origen de su construcción fue genuino, cuando la historia se puede contar, cuando la transparencia no es solo una declamación.
Por eso es tan importante que la nueva generación de millonarios no se avergüence de serlo. El foco no son sus millones sino la elaboración de proyectos exitosos, de ideas convertidas en unicornios o aspirantes a serlo. Para superar los prejuicios y juicios en tiempos de cuadernos, los empresarios podrían abandonar su zona de confort para revertir una imagen que –por pocos casos– se extiende a todos y pasar a ser fuente de inspiración para colegas, emprendedores y estudiantes. Esto no se obtiene con temor, misterio o, su contrapartida, la ostentación y la soberbia, sino con equilibrio pero también asumiendo un perfil público y compartiendo sus experiencias con la sociedad.
Cada temporada, Costantini acepta el desafío de repasar abiertamente aciertos y errores y analizar el futuro. Hace un año, había anticipado, en lo que fue el título de nuestra tapa: “Se acabó la plata fácil”. Preanunció el fin de la “bicicleta financiera”, que de algún modo motivaría a los fondos a retirarse en abril y producir la inesperada corrida y devaluación. En esta entrevista, cuenta cómo lo afectó en su negocio, los errores y aciertos del Gobierno, su impacto en las elecciones, el plan para combatir la inflación y, por supuesto, sus recomendaciones financieras para tiempos de crisis.
También en esta edición compartimos dos especiales: un Ranking Bancos y del sector financiero con entrevistas a los banqueros y CEO de las principales instituciones; y una Guía de Inversiones en distintos rubros, tanto locales como internacionales. A propósito, en la edición de abril y desde la web compartiremos las noticias y repercusiones del primer Forbes Summit Money que presentaremos este mes en el Palacio Duhau sobre cuatro ejes: macroeconomía, inversiones, banca privada y oportunidades fintech, con speakers de primera línea tanto del sector público como del privado, incluido el propio Costantini. Será un encuentro para escuchar a los expertos y sus visiones en esta Argentina tan compleja, querida e impredecible.

bookmark icon