QubitTV: historia del Netflix argentino

6 de Junio de 2019 - Hernán Panessi

 


Vale US$ 5 por mes y su catálogo está formado por cine clásico y festivalero. Cómo competir con los gigantes de la industria y salir vivo.

Buscar, encontrar, dar play, mirar y a otra cosa: las decisiones de los usuarios se van ordenando de a poco. Con el poderío de Netflix emplazado en nuestro país y el mundo, algunas plataformas de video sugieren convertirse inteligentemente en complementos de la “Gran N”. Y la falta de material cinematográfico histórico de Netflix le habilitó a QubitTV una oportunidad trascendental: el fuerte de su catálogo oscila entre el cine clásico, independiente, europeo y de festivales.

“La gente está haciendo zapping en Netflix y lo que nosotros proponemos es un complemento a ese catálogo desde donde nos toca: el nuestro es un laburo de hormiga”, reconoce Nicolás Jordan, CEO de QubitTV, el servicio de suscripción para ver cine curado por expertos que hoy maneja unos 12.000 usuarios entre Argentina y Uruguay, sus dos principales mercados hasta el momento, y que tiene más de 1500 películas disponibles.

Nicolás Jordan, CEO de QubitTV. Foto: Juan Carlos Casas

Por estos días, el servicio de QubitTV cuesta US$ 5 mensuales, suma unos 10 films nuevos cada semana y aspira a tener unos 60.000 usuarios de acá al próximo año. “Los futuros mercados serán México y Colombia y las claves serán poseer derechos para el contenido y encontrar los medios de pago”, sigue Jordan. En Argentina, el servicio funciona con tarjetas de crédito y Mercado Pago. Y, en promedio, un usuario de Qubit pasa viendo contenido unas 10 horas al mes. “Creo que es bastante alto”, suma.

Cuenta la historia que, durante 2006, Jordan y sus socios desarrollaron un negocio integrador a las telecomunicaciones. “Tenía que ver con los 0800, los SMS y todo eso”, recuerda. Con los años, ese negocio se fue reconvirtiendo y complejizando. Hasta que, en 2011, dos emprendedores llegaron con la idea armada de QubitTV para ofrecérsela a las compañías de telecomunicaciones del interior. “Pero nosotros queríamos vendérsela a las telefónicas”, dice Jordan. Así fue cómo, desde aquellos tiempos hasta 2018, trabajaron en conjunto con Telecom y Telefónica. De su boca: “Acabado ese negocio, decidimos cambiarlo hacia el B2C”.

Como consecuencia de ese sacudón, hoy QubitTV cubre un 35% de sus costos. “Todavía no estamos en punto de equilibrio pero planeamos encontrarlo para fin de año”, reconoce Jordan. “Ya sabíamos que esto iba a pasar, era parte del plan”, explica. Y en ese movimiento, Nicolás Jordan, socio desde hace unos 7 años, se hizo con el paquete accionario del 80% de la compañía. A la sazón, en este nuevo giro, la compañía pasó de tener un modelo B2B a uno B2C: ahora depende exclusivamente de los usuarios. “Es un japonés, pero si sale todo bien: es un gran negocio”, comenta. El 2019 de Qubit va a cerrar con una facturación de US$ 1.3 millones y planean cosechar unos US$ 3 millones para el próximo año.

¿Cómo piensan disputarle terreno a Netflix?

Después de ellos, somos la segunda aplicación con más pisadas en más dispositivos. Estamos en 26 apps en simultáneo. Buscamos ser un complemento de Netflix: tenemos 100 contratos entre independientes y mainstream. Es un trabajo diferente el que estamos haciendo. Tenemos acuerdos con los principales festivales de cine del país para exhibir parte de su material, como el BAFICI, el French Film Festival, el Festival de Cine Alemán y otros. Apuntamos a un sector cultural más amplio, queremos atacar a un 10% de los usuarios de Netflix y a los que no tienen. Navegar el catálogo de QubitTV es divertido. Le damos espacio a un montón de material que no está en esa plataforma, por eso digo que son servicios que resultan complementarios. Y, al convertirnos en B2C, subimos el contenido que los usuarios van queriendo y demandando.

Técnicamente, ¿a qué apuntan con su plataforma?

En total, QubitTV tiene 25 empleados y la mitad de ellos son tecnológicos. La otra mitad, trabajan en marketing y contenidos. Además, la plataforma es propia. No es una que compramos, así que está en constante desarrollo. Y ese desarrollo apunta a que la plataforma sea más ágil y eficiente. También, obvio, miramos qué hace la competencia. En mayo vamos a tener una versión mejorada para iOS. Y también vamos a estar en Roku, el reproductor de servicios digitales norteamericano.

¿Piensan expandirse a otros mercados?

Para junio ya vamos a estar operativos en México y para agosto, en Colombia. Irán incorporándose más países de a poco. Tenemos que popularizar la marca, subir su conocimiento, hacerla conocida y confiable para el gran público. En estos países vamos a entrar despacito, sin hacer mucha pauta. Comenzaremos con redes y posicionamiento en Google. Esperamos que el crecimiento fuerte se dé primero en Argentina. Teniendo la plataforma propia, podemos ir a cualquier lado del mundo.

¿Cuál es el contenido que más funciona dentro de QubitTV?

Tenemos un consumo variado. Llama mucho la atención el contenido independiente, aunque la mayoría recae en los clásicos: directores como Spielberg, Hitchcock, Tarantino. Una película que siempre está entre las más vistas es Rescatando al Soldado Ryan. Adquirimos películas constantemente y buscamos tener distintos tipos de cine.

¿Van a producir contenido propio?

Es una de las ideas que tenemos para el año que viene. Queremos desarrollar documentales y series de ficción diferentes. No serán súper producciones, pero queremos tener algo original para nuestro público.

bookmark icon