Educación: ¿Por qué a las niñas les cuesta más la matemática?

31 de Octubre de 2017 - Forbes Argentina

 


Según diferentes estudios, los niños suelen ser mejores en matemática en comparación con las mujeres. Conocé los motivos de por qué a las niñas les cuesta más la matemática.

Cuando fundamos Smartick en 2009 no pensamos ni en niños ni en niñas. Simplemente queríamos mejorar la enseñanza de las matemáticas para todos, conscientes, además, de que había mucho margen para hacerlo.

Dada la posición de muchos países occidentales, entre ellos España, el nuestro, en las clasificaciones internacionales de PISA (la prueba externa que evalúa periódicamente las destrezas en matemáticas, ciencia y comprensión lectora de niños) de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

Pero, además, éramos conscientes de que nos hacían falta más vocaciones en carreras técnicas, dado lo mucho que se basa en la tecnología el progreso de los países. Pero, cuando en 2011 lanzamos el producto, nos dimos cuenta, al ir acumulando alumnos en nuestras bases de datos, de que los niños y las niñas, con nosotros, lo hacían exactamente igual.

No nos cabía ninguna duda de que podría ser así, pero no nos decía eso mucho de los resultados de esas pruebas internacionales. Sobre por qué las niñas de algunos países, sobre todo occidentales, lo hacen peor en las pruebas de matemáticas hay algunas hipótesis.

Las niñas se enfrentan a menudo estereotipos sobre una inexistente inferioridad para las matemáticas, lo que se suele traducir en una menor confianza en sus habilidades con los números en la adolescencia, justo cuando se empieza a pensar qué estudiar en la universidad.

En Smartick nos encontramos con una total igualdad en los resultados frente a la matemática. Sí hay una ligera variación a favor de las niñas a la hora de corregir las sesiones de 15 minutos diarias en las que se basa el método de Smartick.

Aunque en las últimas pruebas PISA, la Argentina no ha estado presente debido al escaso tamaño de la muestra, nadie hace presagiar que sus resultados en cuanto a diferencia de género sean muy distintos a los de muchos países de América Latina, donde las niñas lo hacen peor que los niños, salvo en Panamá.

Según el informe de la OCDE sobre las diferencias de género en la Educación, a las chicas les falta confianza con la matemática.

Nuestra hipótesis es que, al hacer los ejercicios solas en casa, ellas frente al ordenador, sin la presión de la clase a la hora de preguntar una duda, sin profesores que transmitan su ansiedad frente a la asignatura, las niñas se sienten tan seguras como los niños a la hora de enfrentarse a los ejercicios que les planteamos.

Cuando diseñamos cómo iba a funcionar Smartick, con la ayuda de no sólo desarrolladores y matemáticos, también de psicólogos y pedagogos, supimos desde el principio que era fundamental que la plataforma lograra, mediante inteligencia artificial, situar a cada niño en el nivel exacto de aprendizaje desde el que poder avanzar con confianza, con los conocimientos previos muy asentados.

Se trataba de ponerlos en su zona “Flow”, viendo que tenían por delante un reto pero que era posible acometerlo con esfuerzo diario. Después de varios años hablando con padres de niños que ya son como del equipo Smartick, invariablemente nos cuentan que la mayor motivación que acaban teniendo es ver cómo les aumenta la confianza en clase y, por consiguiente, las notas.

La posibilidad de que los maestros transmitan ansiedad hacia la matemática es muy real y está estudiada.

En el último informe de la OCDE sobre el Panorama de la Educación en el mundo, se constata que siete de cada diez profesores son mujeres y, si entre ellas, las hay con inseguridades hacia las matemáticas, estaríamos haciendo un flaco favor a las niñas. La inseguridad de las maestras con la asignatura puede afectar a cómo lo hacen sobre todo las niñas.

Además, en el estudio de MacKinsey sobre los mejores sistemas educativos del mundo, ponen mucho el acento en la calidad de los maestros de primaria como pieza fundamental para el éxito de un modelo.

Las expectativas de los padres también influyen. Una de las razones por las que las familias se apuntan a nuestra plataforma es porque quieren mantener el máximo número de puertas abiertas para el futuro de sus hijos y eso incluye conseguir que no teman a las matemáticas.

Según PISA, los padres tienen más claro que serán sus hijos varones los que opten por una carrera de ingeniería y no sus hijas, pese a la cantidad de trabajos mejor pagados que hay en el sector de la tecnología.

Sin embargo, mantener abiertas todas las puertas significa que sus hijas no deban renunciar a carreras en tecnología por tener miedo a los números.

Por eso, para que lo tengan muy claro, nos gusta comunicar que nada hace indicar que las niñas tengan mayores complicaciones con las operaciones matemáticas.

Nuestra inteligencia artificial no tiene ningún sesgo: simplemente analiza cómo cada usuario ha hecho los ejercicios y con las mismas expectativas para todos: tener mucha confianza con las matemáticas para que, al llegar a los cursos superiores, todos los niños se sientan preparados para los siguientes retos.

No queremos que nadie, llegado el momento, descarte la posibilidad de una carrera técnica porque ha encontrado las matemáticas muy aburridas, difíciles y estén deseando perderlas de vistas.

Por Javier Arroyo, CoFundador de Smartick

bookmark icon