“El modelo actual no funciona”

15 de Marzo de 2018 - Forbes Argentina

 


Cómo es el nuevo escenario para las telecomunicaciones. Desde la Enacom afirman que la industria está en crisis y afirman que el modelo actual no funciona. De la habilitación a las telefónicas a dar servicios de radiodifusión vía satélite.

La primera señal la dio el presidente Mauricio Macri durante la apertura de las sesiones ordinarias de 2018, cuando pidió al Congreso que trate una nueva ley de telecomunicaciones y tecnología de la información. Macri fue tajante: “Nuestro país está atrasado con respecto a otros”.

En el Gobierno trabajan en una nueva normativa con el eje en el aprovechamiento de los beneficios de la tecnología, el aumento de la competencia y las inversiones, la baja los precios y el tan ansiado mejoramiento de la calidad del servicio a los usuarios.

Pocos días después, en la VII Asamblea de la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (Citel), que dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el titular del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Miguel de Godoy, confirmó que el avispero anda revuelto en el seno de la administración nacional. De Godoy exigió “repensar” la industria de medios, porque el “modelo actual no funciona”.

“Hay que entender que la industria de medios está en crisis, y sentarnos todos en la mesa a repensarla, porque el modelo actual no funciona”, afirmó el funcionario.

Sin embargo, fue el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, quien brindó aún más precisiones sobre los planes gubernamentales en la materia. En la misma Citel, Ibarra informó que se licitará más espectro para las comunicaciones móviles.

“Mejoraremos los servicios alcanzando 1Ghz de espectro por medio de licitaciones nacionales e internacionales, haciendo que la infraestructura pasiva esté disponible para facilitar el despliegue, promoviendo el uso de los dos satélites nacionales y desarrollando una verdadera política satelital”, remarcó Ibarra.

Con mayor cantidad de frecuencias de espectro radioeléctrico, se mejora el insumo para que las empresas de comunicaciones puedan prestar el servicio tanto de llamadas como de internet móvil.

Hasta ahora, en Argentina las empresas del sector apenas operan menos de 500 megas y la intención del gobierno nacional es llevarlos a 1 Gigahertz.

De Godoy indicó que el espectro disponible y atractivo para las empresas son 90 megas, que se suman a los 60 megas que en la subasta de 4G fueron adjudicados a la empresa Arlink, que luego devolvió esas frecuencias, con los 30 megas que ya tiene Arsat.

“Lo licitaremos lo más rápido posible”, anticipó De Godoy, aunque evitó dar precisiones.

Para evitar algún conflicto con la ley vigente de desarrollo satelital, que indica que las frecuencias forman parte de los recursos de ArSat y que cualquier otro destino “requerirá autorización expresa del Honorable Congreso de la Nación”, el Enacom prevé incluir dicha autorización en el mismo texto que presentarán en el Parlamento, en la que además incluirán una sorpresa: la habilitación a las telefónicas a dar servicios de radiodifusión vía satélite.

La respuesta de las empresas

El trasfondo de la discusión, sin embargo, pasa por la fuerte demanda que dejó caer el Gobierno sobre las empresas telecomunicaciones para que inviertan en el país con el objetivo de sumar a la red de conexión a unas 2 millones de personas para 2019.

La respuesta del sector provino de uno de los grandes actores, el presidente de Telefónica, Federico Rava ensayó una respuesta a la demanda gubernamental:

“La alta presión impositiva de nuestro sector, que es motor de industrias, afecta a las empresas de bienes, de servicios… Nuestro sector tiene 51% promedio más (de carga impositiva) que la que tiene cualquier industria promedio. En vez de potenciar más inversiones, se tiene una lógica más recaudatoria. Una lógica de inversión y no recaudatoria sería un motor”.

Por Franco Spinetta

bookmark icon