Misión imposible salvó la carrera de Tom Cruise

31 de Julio de 2018 - Scott Mendelson

 


La semana pasada estrenó Mission: Impossible 6 – Fallout, la película con la que Cruise, a sus 56 años, volvió al tope de la taquilla internacional.

Mirando las seis películas de M: I en el último mes, se puede rastrear cómo la serie se convirtió lentamente en lo que es hoy: la franquicia de acción no fantástica más consistente y grandiosa y posiblemente la mejor de la actualidad. Estamos en un punto donde Mission: Impossible es mejor que la franquicia 007, las películas de Bourne y las Rápido y furioso. Y la clave de esa evolución, además de la mera producción de seis películas entre buenas y muy buenas en 28 años, es cómo cambió el Ethan Hunt de Tom Cruise: del hombre de acción genérico a este inesperado héroe kamikaze (N. del T:”Underdog Kamikaze Hero”, en el original).

Misión imposible ya era una bocanada de aire fresco en 1996, un thriller corto (105 minutos más créditos), silenciado y frío de espionaje clínico con solo tres grandes secuencias de acción. En el verano de The Rock, Independence Day y Twister, la primera MI tuvo una calificación moderada. Sin embargo, su personaje principal fue esencialmente “ah… es Tom Cruise”. En ese momento, la estrella de Top Gun, Risky Business y A Few Good Men protagonizando una adaptación de franquicia de un popular programa de televisión de los años 60, con un combo de efectos especiales y escenas de acción, fue suficiente para hacer que el thriller de Brian DePalma se convirtiera en un campeón asegurado de verano. Pero incluso cuando Ethan tenía un arco genuino, con su idealismo y creencia en su trabajo y su compañía destrozada después de que fue traicionado por su mentor y perseguido por el FMI, el personaje, en pocas palabras, fue “Tom Cruise en un cosplay de James Bond Jr”.

Dado que demasiadas personas se quejaron de que la película era demasiado fría y confusa (“¡Qué horror, tengo que prestar atención a la película!”), Mission: Impossible II, dirigida por John Woo, tuvo una trama más directa, momentos donde los personajes se detienen y explican lo que pasa. También nos dio un Ethan Hunt que ahora era un héroe romántico en un sentido literal y figurado. La historia, una versión libre de Notorious de Alfred Hitchcock, tenía a Ethan angustiado (que pasa su tiempo libre escalando montañas con un mínimo equipamiento de seguridad) cayendo en manos de una ladrona de joyas (Thandie Newton) para luego enviarla a los brazos de su ex novio asesino (Dougray Scott). Fue concebido como un drama romántico y emocional que se convierte en una espectacular acción de pistolas en el tercer acto. Es un Ethan Hunt muy diferente; uno mucho más cómodo con pistolas y acrobacias locas.

Incluso si se argumentara que la nueva actitud de Ethan es una forma de lidiar con ser traicionado en la primera película, sigue siendo el Ethan Hunt de Brian DePalma transformándose en Ethan Hunt de John Woo. Como tal, en la parte III dirigida por J. J. Abrams, Ethan se transforma en una superestrella a escala humana que intenta tener una vida normal en medio de los juegos de espionaje. Su nueva esposa (Michelle Monaghan) es secuestrada por el traficante de armas de Phillip Seymour Hoffman, y tiene que arriesgarse a entregar una posible arma del día del juicio final a los malos para salvarla. Es un héroe de acción mucho más convencional y a la vez algo así como un superhéroe invencible. Durante un ataque aéreo en un puente civil, solo Ethan salta a través de un abismo, activa el armamento  y derriba un avión mientras sus compañeros de equipo simplemente observan.

Si esa Misión imposible no fue tan exitosa como las dos primeras, a pesar de críticas en su mayoría positivas, fue en parte porque se vio a Hunt como un hombre común que se vuelve Superman en el trabajo y está dispuesto a mover el cielo y la tierra para salvar su interés amoroso, como en una propaganda glorificada. Se sintió como una reacción al colapso de las relaciones públicas del verano anterior. Después de una entrevista de Oprah Winfrey en la que se puso muy atolondrado con Katie Holmes y después de una sorprendente entrevista en la que confrontó con Matt Lauer sobre el valor de la medicación psiquiátrica, su reputación fuera de la pantalla, que una vez fue intachable, estaba hecha trizas. En resumidas cuentas, se trató de una película en la que Cruise es el tipo perfecto y el héroe de acción ideal que atraviesa el infierno para rescatar a una mujer que se parecía un poco a Katie Holmes… Bueno, no funcionó bien.

Si bien Cruise no tuvo ningún fracaso absoluto entre aquella película de mayo de 2006 y Mission: Impossible – Ghost Protocol en diciembre de 2011, su reputación de estrella de cine preexistente recibió un golpe igual que la estrella de cine como concepto, que se estaba poniendo en peligro por la propiedad intelectual y las marcas que tomaban la industria. Para el 25 de abril de 2006, justo una semana antes de la apertura de M: I 3, la Veronica Mars de Kristen Bell se estaba burlando de la idea de Tom Cruise como un ideal romántico. Así que, por coincidencia o diseño, la cuarta entrega de la saga, dirigida por Brad Bird, llevó a Ethan Hunt de ser un superhombre imparable a ser tan propenso al error y tan exasperado como tú o yo estaríamos en los escenarios del juego de espionaje. Sí, escala el edificio más alto del mundo con guantes pegajosos (defectuosos), pero está aterrorizado todo el tiempo.

Bajo todo parámetro, Mission: Impossible- Ghost Protocol es una comedia. Sí, hay acción y ocasionalmente violencia extrema (el Kremlin explota en el primer acto), pero las piezas están diseñadas para mostrar a Ethan Hunt y su equipo confundido continuamente cuando los dispositivos fallan. Claro, es emocionante ver a Hunt escalar el Burj Khalifa en glorioso IMAX.

Sin embargo, la escena funciona debido al diálogo exasperado y cómico intercambiado entre Hunt y su equipo. La escena de acción central de la película termina con Cruise golpeando su cabeza en el costado del edificio mientras intenta un aterrizaje forzoso de último momento. Al invitarnos a reírnos de (y con) Ethan, Ghost Protocol hizo que Tom Cruise se volviera a relacionar.

Y, sí, Ghost Protocol funcionó como un reinicio suave de la franquicia. Fue la primera secuela con una conexión tangible con las entregas anteriores y reformuló la serie esencialmente en el espectáculo de acrobacias de Tom Cruise (“y amigos”). Pero en lugar de retratar a Ethan Hunt como un superhéroe invencible que debía ser tomado en serio hasta el punto de culto, este Ethan Hunt era un súper agente muy humano que estaba aterrorizado de escalar edificios y que incluso sufrió lesiones reales en el camino. Sí, hacía lo que había que hacer, pero nos invitaron a compartir su miedo, hacer una mueca de dolor por sus heridas y ocasionalmente reírse de sus desgracias. Ghost Protocol llevó la serie a nuevas alturas globales ($ 694 millones en todo el mundo, siendo el mayor éxito mundial de Cruise) y esencialmente trajo a Cruise de vuelta de la infamia de aquel salto en el sofá con Oprah.

La quinta película (Rogue Nation), dirigida por Christopher McQuarrie, siguió en la continuidad de Ghost Protocol y fue esencialmente M:I All-Stars Edition. Reunió a Cruise con Ving Rhames (de las tres primeras películas), Simon Pegg (presentado en la tercera película) y Jeremy Renner (de la cuarta). Al igual que Fast Five (Rápido y Furioso 5), enfrentó a nuestros héroes contra un nuevo personaje que roba la escena, Ilsa Faust, interpretado por Rebecca Ferguson. Mientras que Rogue Nation era un capítulo más oscuro y denso que Ghost Protocol, mantuvo una cierta mentalidad de “risa exasperada” que nos invitó a reírnos cuando las acrobacias de acción de Tom Cruise salieron mal o fueron demasiado lejos. No tenía intención de terminar colgado del costado de un avión (“¡Benji, abre la puerta!”), y Ferguson termina rescatándolo durante su gran acrobacia submarina.

Rogue Nation hizo hincapié en los fallos no de los juguetes de alta tecnología, sino de un equipo de superespías que cometieron errores, confiaron en las personas equivocadas o no lograron convencer a sus superiores de la validez de su búsqueda. Rogue Nation consolidó a Ethan Hunt como el papel definitorio y más autobiográfico de Tom Cruise. Misión Imposible es ver a una gran estrella de cine tratando de interpretar a un héroe de acción, mientras que Misión imposible II vio a Cruise interpretando el papel de una estrella siendo una estrella de acción asemejándose a las fantasías de héroe de acción de todo niño (hasta la chaqueta de cuero). Misión Imposible III vio a Cruise intentando sin éxito ser normal, mientras que Ghost Protocol hizo que Cruise aceptara su destino. Nunca sería visto como un tipo normal y sacrificaría la felicidad convencional para entretenernos. Rogue Nation vio a Cruise/Ethan preguntándose para qué serviría, un tema que continúa en Fallout.

Fallout, de Christopher McQuarrie (la primera vez que un director ha vuelto a la franquicia), ofrece una conclusión a la trilogía que comenzó con Ghost Protocol. Incluso (como se prefiguraba en la primera escena de la película), la cierra. Es notable cómo el Ethan Hunt de Cruise pasó de ser un héroe de acción invencible genérico a un héroe de acción invencible específico y convertirse en superhéroe kamikaze falible e imprudente. Al permitir a Tom Cruise / Ethan Hunt fallar o lastimarse gravemente mientras triunfa (e invitarnos a reír mientras sufre), las últimas tres películas  han convertido al Ethan Hunt de Tom Cruise en un héroe de acción más identificable. Esa diferencia, junto con un énfasis en los efectos prácticos y las ubicaciones reales, un elenco de actores populares y una gran calidad, es la razón por la cual Misión imposible sigue siendo una franquicia de alto nivel en términos de calidad y comercio.

Ethan Hunt sigue siendo la manifestación viviente del destino. La diferencia, para el cine y para la reputación de Tom Cruise 13 años después de que saltó al sofá de Oprah Winfrey mientras profesaba su amor por Katie Holmes durante la campaña de promoción de War of the Worlds, es que ahora estamos invitados a reírnos de esa frase.

 

 

bookmark icon