Mercado de Capitales: Los inversores necesitan un regulador fuerte

12 de Julio de 2017 - Forbes Argentina

 


El titular de la CNV asegura que el mercado necesita bajar costos y brindar una mayor protección para desarrollarse. Los cambios de una ley de Mercado de Capitales que no avanza.

Asumió en diciembre de 2015 y, desde entonces, dice que prefiere hablar de lo que tiene para hacer por delante antes que evaluar la situación con la que se encontró al tomar la presidencia de la Comisión Nacional de Valores.

Marcos Ayerra recibió a FORBES en su despacho y contó los desafíos que espera cumplir para lograr un “mercado de capitales vibrante”, como le gusta definir el futuro del mercado bursátil.

¿Cómo está el mercado de capitales hoy?

Está creciendo muy fuertemente. El año pasado, las emisiones argentinas en el mercado doméstico y en el exterior subieron un 92% en pesos. Este año, en los primeros cuatro meses, ya crecieron un 75%. Pero lo que más me entusiasma es que están creciendo los inversores. En los siete años que precedieron a nuestro ingreso a la CNV, habíamos perdido el 60% de los inversores en Caja de Valores y teníamos indicadores de penetración de cuotapartes de fondos bajísimos. En este período, ya hemos recuperado como 40.000 inversores en Caja de Valores, y los cuotapartistas de FCI que sumaban 120.000 en diciembre de 2015 ya están cerca de los 300.000.

¿Qué falta?

Cambios regulatorios, cambios de ley, y tiene que bajar la inflación. Estamos viendo un buen volumen de OPA (oferta pública de acciones), pero es fundamental para un cambio dramático en la ley del mercado de capitales. Uno de los temores de las empresas es el artículo 20 de la ley actual, que es inédito en el mundo ya que permite que un regulador pueda cambiar el management de una compañía, cuando la tendencia es ir al buen gobierno corporativo.

Pero en el Congreso no avanza la nueva ley…

Claramente no está activo el Congreso para tratar leyes. Me encantaría que saliera porque la cantidad de cosas que podríamos hacer es enorme. Es una gran frustración.

¿Qué cambios esenciales implicaría la aprobación de la ley?

La ley permite un cambio rotundo en los Fondos Comunes de Inversión, que son un instrumento que nos gusta mucho. Son vehículos que permiten al inversor tener un activo bien manejado, con escala, con diversificación. La ley va a permitir relanzar los fondos cerrados. Los fondos cerrados en Latinoamérica son 5% del PBI; acá, alcanzar ese porcentaje significaría un montón de plata. Tampoco están permitidos los ETF. Con la ley, se va a hacer un gran relanzamiento de la estructura de los fondos y se ampliará la liquidez. Hoy, casi el 90% de lo que se tradea se realiza afuera, y la ley genera las condiciones para que la liquidez venga al país. Hay muchas cosas que están trabadas.

¿Qué más?

Hay otras que llevan tiempo. Por ejemplo, en la transformación del regulador. Un inversor quiere un regulador fuerte y eso quiere decir que ofrezca un servicio eficiente, a bajo costo, rápido, y que proteja a los inversores. Por eso, estamos cambiando los sistemas, mandamos empleados a capacitarse afuera y estamos trabajando junto a la SEC para eficientizar la gestión. Lo que me obsesiona ahora es ser un buen policía.

¿Están trabajando en una ON exclusiva para pymes?

Sí, es un producto que nos encanta porque, si bien el volumen de inversión y de inversores está creciendo, no pasa lo mismo con los emisores. Hoy hay unos 300 emisores y hay como 4.000 pymes que están activas en cheques de pago diferido. Creemos que podemos captar muchas en emisores verdaderos del mercado de capitales con esta ON simplificada. Estamos armando un régimen completo porque, al estar avaladas, el régimen informativo es más simple. Hay una categoría que es el agente de garantía que da el aval (que será una SGR). A partir de julio, seguro ya estará estructurada alguna ON pyme. La ON le permitirá a una pyme financiarse a más plazo que con el cheque diferido, a una tasa que definirá el mercado pero que seguramente será menor.

¿Qué expectativas hay respecto del dinero del blanqueo que aún permanece en el exterior?

Los mercados de capitales sólidos son aquellos que tienen ahorro local y en los que la empresa puede endeudarse a largo plazo en moneda local. Es clave desarrollar el mercado local. Eso va a llevar mucho tiempo en Argentina, pero tenemos como puente al blanqueo, que permite tener una masa de ahorro que, si logramos tentarla con buenas historias, con un mercado sólido, va a aprovechar los mejores rendimientos que tiene Argentina contra el exterior.

¿Cuáles son las proyecciones?

El mercado argentino sumaba US$ 52.000 millones en diciembre. Si se lo compara con los mercados regionales, se puede multiplicar por cuatro. Tenemos unos US$ 200.000 millones como visión. ¿Pero cómo hacemos para llegar al promedio regional? Generando emisores. Tenemos que luchar para que les dé la relación costo-beneficio y hay que luchar para tener inversores. Con mi sombrero de regulador, tengo que mirar que no haya riesgos sistémicos, que haya historias de calidad, que constituyamos un mercado sólido para siempre. Que el mercado de capitales tenga un rol social porque en Argentina falta empleo de calidad y, si las empresas pudieran financiarse a largo plazo, a un costo adecuado, el mercado de capitales se animaría a crecer, a tomar empleados y a mantenerlos. Y para eso hay que evolucionar.

¿Cómo se ve la expectativa respecto de las elecciones de octubre?

Probablemente esa fecha esté frenando inversiones. Como regulador, veo al mercado como una autopista: lo que tiene que hacer es regular, ser ecuánime, estar bien pavimentada, permitir que la gente entre lo más rápido posible a la autopista, la transite con normas claras, con buenos carteles, y si se quiere ir que tenga salidas y los mejores costos. Si hay alguna expectativa que baja la actividad, habrá menos autos, pero tenemos que prepararnos para que cuando haya más todos marchen bien.

Régimen de asesores

Ayerra adelanta que la CNV está trabajando en un régimen general de asesores. “Trabajamos en una fórmula de solvencia. Para cada agente, hay una fórmula que toma sus activos con ciertos descuentos de acuerdo con la liquidez y la calidad del activo, se le restan todos los pasivos y se llega a un número de solvencia. Estamos trabajando en ello con todos los mercados y los agentes. Queremos tener una fórmula única con la que todos estemos de acuerdo en que es útil, que incorpore todos los productos, derivados, spots, y consensuada en cómo se inspecciona, de forma que el mercado y la CNV vean lo mismo”.
Los mercados con los que se trabaja la fórmula son BYMA, MAE, Rofex, Matba y MAV. Sería una misma fórmula para todos y la idea es que todos los agentes puedan actuar en todos los mercados. La fórmula aplicaría a los 300 agentes de liquidación y compensación. Al mismo tiempo, también se prepara la figura de agente asesor global de inversiones, que significará el regreso de la banca privada al país. “Va a permitir repatriar todo el negocio de banca privada. El Gobierno logró un blanqueo súper exitoso y lo que tenemos que hacer es manejar ese dinero desde acá”.

 

Por Laura Ojeda

bookmark icon