Los autos clásicos de Ralph Lauren: Arte al volante

15 de Noviembre de 2016 - Forbes Argentina

 


El afamado diseñador comenzó cosiendo corbatas en 1967, y tan solo cinco años después sus productos se vendían en Neiman Marcus y Bloomingdale’s. Su primera boutique de Polo se inauguró en 1971, en Beverly Hills. Ese mismo año, comenzó su pasión por comprar autos clásicos: su debut fue un convertible Mercedes 280SE 4.5.

Hoy, su colección personal tiene más de 70 vehículos, y es quizás ya más valiosa del mundo: FORBES estima que ronda, al menos, los US$ 300 millones – su riqueza total asciende los US$ 6.200 millones.

“Siempre vi a los autos como arte en movimiento. Mientras que mis amigos coleccionaban cuadros, yo sentía que los automóviles eran una inversión mucho mejor, porque eran objetos bellos, raros y magníficos que, al contrario de las pinturas, no solo podía observarlos y admirarlos, sino que también podía entrar en ellos y manejarlos”, dijo Lauren en una entrevista de 2004.

Más tarde, en 2011, el museo Louvre de París exhibió 17 autos de su colección. La mayoría de ellos son ejemplares de edición limitada o incluso únicos, como el Bentley de 1929 que fue usado en la carrera más antigua del mundo, o el Jaguar XKD de 1955, del cual solo fueron construidos diez vehículos.

Pero Lauren también sumó modelos modernos a su pasión: en 2015, por ejemplo, compró el Ferrari, “La Ferrari”, el primer auto de carrera híbrido de la marca italiana. ¿El preferido del diseñador? Una Bugatti 57SC Atlantic, de 1938, que tuvo solo cuatro ejemplares y hoy solo quedan dos: el segundo fue comprado por un museo en California por US$ 40 millones en 2010. “Es el auto más lindo del planeta”, expresó el creador de Polo, quien guarda su colección en un garage secreto en Westchester, Nueva York.

1929-birkin

1930-mercedes-benz

1933-bugatti

1938-alfa-romeo

1938-bugatti

1956-jaguar

1958-ferrari

1996-mclaren

bookmark icon