Los 7 grandes errores de Warren Buffett

15 de Marzo de 2018 - Forbes Argentina

 


Si bien está considerado como uno de los mejores inversores de todos los tiempos, Warren Buffett demuestra que también es humano y comete errores.

Cuesta creer que alguien que logró amasar una fortuna de unos US$ 84.000 millones tan sólo comprando y vendiendo acciones, hasta llegar a convertirse en la tercer persona más rica del mundo, pueda cometer importantes errores en el ámbito donde mejor se desempeña.

Warren Buffett comenzó a invertir con tan sólo once años (“demasiado tarde” a su juicio) y se ganó el sobrenombre de “Oráculo de Omaha”. Sin embargo, el inversionista sabe mejor que nadie que no siempre las cosas salen como uno las espera.

Los 7 errores más grandes de Warren Buffett

1. En 1962 compró Berkshire Hathaway, un conglomerado textil con plantas en diferentes ciudades de EEUU.

Pronto llegó a la conclusión de que el negocio textil en Estados Unidos era inviable a causa de los elevados costes, y poco a poco se deshizo de prácticamente todas sus acciones, aunque, curiosamente, conservó el nombre que hoy lleva su holding de inversiones: Berkshire Hathaway. Buffet se ha referido a este episodio como “el error de los 200.000 millones de dólares”.

2. En 1966 utilizó 4 millones del capital de su sociedad para comprar el 5% de la compañía Disney.

Un año después vendió su participación por 6 millones. Aunque en ese momento le pareció un buen negocio, si hubiese seguido su propio lema de “quedarse quieto y sentarse sobre las acciones bastante tiempo”, hoy su participación valdría exponencialmente más. Moraleja: los errores de omisión son tan peligrosos como los de comisión.

3. En 1989 compró acciones preferentes de US Airways Group, atraído por el elevado crecimiento de sus ingresos.

Aunque se obtuvieron algunos beneficios, el retorno de la inversión no fue suficiente para contrarrestar los dividendos y terminó perdiendo dinero. Buffett se dejó llevar por un arrollado crecimiento, nunca invierte en un negocio que no pueda entender, y suele apostar por compañías infravaloradas pero con buen historial. En este caso desoyó sus propios consejos y la inversión le salió bastante mal.

4. En 1993 adquirió la compañía Dexter Shoe Company.

En 2008 reconoció que esa inversión fue uno de sus peores negocios hasta la fecha. Creyó que este fabricante de zapatos ofrecía una ventaja comparativa duradera, pero pronto fue patente que no era así. Buffett continuó unos años más metiendo dinero en una compañía sin futuro que no tardó en desaparecer del mercado.

5. En 2007 adquirió acciones de Tesco, alcanzando más del 4% del capital de la cadena de distribución británica.

Siete años después, cuando la compañía cerró 2013 con una pérdida de valor del 48% admitió haber inflado en 317 millones sus resultados semestrales, Buffett entonó el mea culpa: “Cometí un error en Tesco. Fue un gran error para mí”.

6. En 2008 adquirió una importante participación en las acciones de la petrolera Conoco Philips.

Se trató de una mala inversión dado su elevado su precio en ese momento que le supuso una pérdida de miles de millones de dólares. Con esta operación Buffett contradijo uno de sus mayores principios: no dejarse llevar por las emociones ya que “cuando inviertes, el pesimismo es el amigo y la euforia el enemigo”. Por ello dos años más tarde se deshizo del 34% de su cartera en la marca.

7. En 2014 reconoció haber perdido casi un billón de dólares en compra de bonos relativos a compañías de Energías del Futuro.

“Muchos de ustedes ni siquiera habrán oído hablar de dicha compañía. Considérense afortunados; ojalá yo tampoco lo hubiera hecho”, dijo años después.


Diez frases para recordar a Stephen Hawking


Las claves del éxito según Bill Gates, Warren Buffet y Bono.


Cómo seguir adelante y triunfar en los negocios


Historias de vida: Del despido a la victoria

bookmark icon