Por qué Kim Jong-un apuesta a la amenaza nuclear

9 de Agosto de 2017 - Forbes Argentina

 


Corea del Norte aceleró el cronograma para su desarrollo de misiles con dos pruebas ICBM en julio. La respuesta de Estados Unidos a su amenaza nuclear no tardó en llegar.

Mediante una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Estados Unidos resolvió cerrar las exportaciones de carbón, hierro y mariscos de Corea del Norte y así presionar a Kim Jong-un para que abandone su programa nuclear.

Corea del Norte respondió amenazando con tomar “medidas físicas”: en las últimas 24 horas la agencia estatal de noticias KCNA dijo que su ejército estaba “examinando el plan operacional” para atacar a la isla de Guam en el Pacífico.

El presidente Donald Trump advirtió que si Corea del Norte hace nuevas amenazas contra Estados Unidos “se verán con fuego y furia como el mundo nunca ha visto”. Parece un buen momento para tomar una respiración profunda y revisar las apuestas, intereses y estrategias de ambas partes.

La guerra de palabras subraya tanto el rechazo estadounidense de la idea de vulnerabilidad a una Kim con armas nucleares como los peligros cada vez mayores de un error de cálculo, que acompañaría a una capacidad norcoreana para seguir adelante con sus amenazas ofensivas pasadas para atacar a los Estados Unidos con armas nucleares.

La intensidad de la escalada retórica subraya el hecho de que Corea del Norte está en una trayectoria de confrontación con Washington que el Secretario de Defensa James Mattis calificó de “catastrófica”.

¿Cómo evitar una crisis coreana inminente, exorbitantemente costosa y aparentemente inevitable?

Kim, consciente de las vulnerabilidades internas y externas y de la debilidad relativa de Corea del Norte, ha comprendido que nada menos que una capacidad nuclear será suficiente para asegurar su supervivencia y se ha incrustado en la cadena de suministro global al tiempo que aumenta su aislamiento político. Habiendo aprendido las lecciones de Irán, Irak y Libia, el joven líder quiere que Corea del Norte sea demasiado nuclear para fracasar.

Corea del Norte también quiere igualar el terreno de juego con Estados Unidos después de haber vivido con la amenaza de la aniquilación nuclear desde que Estados Unidos amenazó el uso nuclear durante la Guerra de Corea.

Para Kim, las armas nucleares son una “espada preciosa” y una bala de plata capaz de mantener a raya a los enemigos nacionales e internacionales. Kim no puede renunciar a las armas nucleares sin lograr garantías equivalentes y firmes de la supervivencia del régimen. Sin tal arsenal, Kim no tiene medios de dibujar en los EE.UU.

Sanciones a la amenaza nuclear

Washington quiere utilizar la presión a través de sanciones económicas internacionales para conducir a Kim de nuevo a la mesa de negociaciones ya la desnuclearización. El secretario de Estado Rex Tillerson emitió garantías de que los Estados Unidos no buscan el cambio de régimen, el colapso de Corea del Norte, la rápida reunificación coreana, ni mover tropas estadounidenses a Corea del Norte mientras tratan de levantar la presión.

Los intereses chinos

Cada demostración física norcoreana de su capacidad nuclear y de misiles ampliada afirma que el régimen es inherentemente desestabilizador y que la dinastía Kim representa un riesgo directo para los intereses nacionales chinos. Subraya que Estados Unidos tiene razón al emplear sanciones económicas para cortar el cordón umbilical a la economía global, lo que ha permitido a Kim expandir su amenaza.

Pero China tiene su mano en el dial de presión y la mano de Estados Unidos está en manos de China, limitando la habilidad estadounidense para amenazar el colapso económico de Corea del Norte.

Los Estados Unidos quieren la desnuclearización de Corea del Norte y un alto a las amenazas nucleares en expansión del Norte. Pero Corea del Norte no puede mostrar debilidad frente a la presión estadounidense, y redobla sus esfuerzos para conformar las opciones estratégicas estadounidenses mediante la ampliación de sus misiles y pruebas nucleares.

Cuanto más se agrava la crisis, mayores serán los peligros de un error de cálculo, y más difícil será para ambas partes encontrar una rampa de salida de una crisis de alto riesgo.

Por Scott Snyder

Scott es el investigador principal para los estudios de Corea y director del programa sobre Política de Estados Unidos en el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR).
bookmark icon