Inteligencia artificial en la licitación subterránea

5 de Febrero de 2019 - Lucila Lopardo

 


Tras 25 años operando el subte porteño, Metrovías busca renovar su licitación con un plan para aplicar inteligencia artificial y demás innovaciones a su servicio. Cuenta con una aliada estratégica en la pulseada: la alemana Deutsche Bahn, la mayor ferroviaria de Europa, que designó como líder de proyecto a su experto argentino en Berlín.

“Fue pura casualidad”: así es como Carlos Forlenza define el hecho de que sea él, un argentino instalado en Alemania, quien dirige el equipo de trabajo de Deutsche Bahn (DBN), la compañía alemana que figura como asistente técnica de Metrovías en su oferta para la licitación del subte de Buenos Aires. El perfil de Forlenza es ecléctico pero efectivo para los tiempos que corren. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad del Salvador, y una beca de la Fundación Konrad Adenauer lo llevó a cursar su doctorado en política tecnológica en la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia, que luego complementó con formación en sociología de negocios y derecho internacional aplicado a la tecnología y especializaciones en people analytics y big data en la Universidad de Wharton y la de California.

3 ofertas se presentaron a la licitación: Metrovías; Keolis (Metro de Lyon) + Helport (Eurnekian) y RATP (Metro de Paris) + Alstom.

Desde hace cinco años, Forlenza trabaja directamente con proyectos de alto potencial en digitalización en Alemania. Desde hace tres, lo hace específicamente en el área de innovación y tecnologías disruptivas de Deutsche Bahn –grupo que ya lleva construidos más de 33.200 km de vías y presentó ingresos por US$ 48.840 millones en 2017–, labor que combina con su rol de coach de la Unión Europea para todos los programas vinculados a la innovación tecnológica. “La habilidad de DBN está en que, dependiendo de la necesidad puntual del proyecto, arma el equipo con los especialistas justos”, comenta respecto del trabajo que comenzó en 2018 para Metrovías, y aclara que su llegada no se debió a su nacionalidad sino a su expertise: “Lidero dos equipos, uno de desarrolladores y otro de especialistas en datos, con los que nos enfocamos directamente en traer soluciones para diferentes tipologías de usuario”, detalla.

Carlos Forlenza. Foto: Juan Ulrich.

El llamado de Metrovías llegó por motivo de la nueva licitación del subte de Buenos Aires, que la empresa opera desde el 1º de enero de 1994. El nuevo contrato estipula un plazo de 12 años con la posibilidad de extenderlo tres años más. El 14 de agosto de 2018, se presentaron en SBASE, la empresa estatal de subte, las propuestas de los tres grupos que buscarán ofrecer el servicio. Junto a Deutsche Bahn como “asistente técnico” y Siemens como “subcontratista nominado”, Metrovías buscará continuar al frente del subte. Otra candidata es la empresa francesa Keolis (operadora del Metro de Lyon) junto a Helport, del Grupo Eurnekian, quienes, según afirmaron, cuentan con el asesoramiento de Transport for London (subte de Londres), aunque desde Metrovías aclaran que eso no está explicitado en su oferta. La tercera propuesta es la de la francesa RATP, operadora del Metro de París, que afirma que participa junto a la también francesa Alstom, aunque esta cuestión tampoco está registrada en los documentos presentados.

“Muchas empresas hablan de digitalización, pero nosotros somos pioneros y podemos no solo decir sino mostrar cosas que ya hacemos con inteligencia artificial”, subraya Forlenza. En una primera etapa, su equipo trabajó con Metrovías en el diagnóstico del servicio, y uno de los principales fuertes de la oferta a su entender es la combinación que surge de la trayectoria y el know-how de Metrovías con el desarrollo de la última tecnología que realiza DBN. “Lo desafiante es abrir el portafolio de productos y servicios que tenemos y empezar a elegir con cuáles comenzar, porque tenemos muchas cosas para aportar”.

Uno de los principales problemas que surgen en el diagnóstico y que Forlenza define como uno de los primeros que se pueden solucionar es el de las escaleras. “Son un problema acá, pero nosotros ya lo tenemos resuelto hace tiempo con una solución que combina IOT y un software inteligente: según el sonido de la escalera, podemos detectar a tiempo si va a tener un problema y no tenemos que esperar a que se rompa”, ejemplifica. Otra de las cosas que se pueden mejorar de manera inmediata es el trabajo sobre la puntualidad de las formaciones y el pronóstico que determine el momento exacto en que llega una formación a la estación. “También trabajamos mucho con cámaras para detectar rápidamente la necesidad de mantenimiento”.

Pero apunta que la tecnología no solo llegaría en forma de sensores y aplicaciones para usuarios: también influirá directamente en el mundo del trabajo. Lejos de las visiones pesimistas que anuncian el reemplazo del hombre por la máquina y del conflicto que esto provocaría en un sector como el del transporte, Forlenza admite que “es difícil entender los discursos apocalípticos. Hoy, gracias a los avances en la medicina, la vida se ha prolongado. En el transporte, sucede exactamente lo mismo: tenemos menos tiempo en nuestros viajes y traslados que cuando estaba la carreta”. En DBN, capacitan a los trabajadores a partir de herramientas de realidad aumentada y realidad virtual. “Ya no hace falta sacar de servicio una formación para un entrenamiento”, explica, y continúa: “No se trata de ofrecer solo una experiencia total del usuario para el que viaja sino también para el colaborador de la empresa”.

La comisión evaluadora ya analiza las propuestas de los tres consorcios en su primera etapa: la oferta técnica, conocida en la jerga como la apertura del “sobre 1”. Pasado este análisis, se conocerá quiénes son los oferentes que aprueban el primer filtro y pueden pasar al segundo, el de la propuesta económica (de la cual las empresas no pueden difundir datos). ¿Cuándo se conocerá la adjudicación del subte al nuevo operador? Según informa Metrovías, se definiría recién hacia mediados de 2019.

bookmark icon