“Hoy es un buen negocio comprar electrónicos”

26 de Noviembre de 2018 - Leandro Zanoni

 


El nuevo CEO del Grupo BGH habla sobre la transformación digital, la eficiencia energética y cómo se diversifica por la región en medio de la inflación y la caída del consumo.

El ascenso de Marcelo Girotti fue rápido. Tras su paso por Impsat como CEO de la empresa del Grupo Pescarmona, ingresó al Grupo BGH en 2015, y en julio de este año asumió como CEO, pero manteniendo sus actuales funciones como director ejecutivo de la división BGH Tech Partner, y también como miembro del directorio. Rosarino, de 53 años, ingeniero electrónico especializado en telecomunicaciones, explica para FORBES que desde su nueva posición el objetivo es posicionar a BGH (que proyecta una facturación para este año de $ 11.705 millones) en cada una de sus unidades de negocio, tanto en el país como en la región.

Hablemos de tu tema preferido: la transformación digital.
Se viene con todo. Se trata de cómo los negocios van incorporando tecnología y tratando de llegar a más mercados, o entendiendo mejor al cliente, o llegando de una manera distinta. Ya sabemos que la tecnología cambia todo, los procesos, los paradigmas. Sobran casos como Google, Amazon, Uber, Netflix. Está el caso del retail en Estados Unidos, por ejemplo, donde Amazon tiene casi el 50% de las ventas de e-commerce. Eso cambia la forma en que la gente interactúa con los distintos proveedores de bienes y servicios, la logística, los procesos clave. Y, por otro lado, está la eficiencia energética, otro de los temas que se vienen con mucha fuerza. El consumidor más responsable es The New Black. Hoy todo el mundo acá está tratando de ver cómo puede gastar menos energía por un tema obvio, que es el aumento de las tarifas. Por eso se venden más aires acondicionados que consumen menos, se optimiza el frío/calor para la calefacción. Vamos hacia un hogar más “domotizado”, con más tecnología.

¿La tecnología trajo a la energía al centro de la escena o fueron las tarifas?
Las dos cosas, pero hoy en Argentina se está planteando algo muy importante: la energía como uno de los motores de desarrollo. Vaca Muerta, las renovables. Casualmente, una de las cosas que nosotros impulsamos es el ahorro energético como una forma de ser más productivos. Porque, por cada dólar que se invierte en ahorro energético, se necesitan 21 veces la inversión para generar esa cantidad. Sin energía no producís, así de simple. Hoy, todavía, por todo lo que vivimos antes con las tarifas, no hay un consumidor orientado a reducir el consumo, y ahí hay una oportunidad muy grande.

Por un lado para cuidar el bolsillo, pero, también, para el medioambiente y la ética en RSE.
Sí, porque un ciudadano tiene que entender qué es lo que pasa cuando terminó de consumir algo y con la basura que genera, como reciclar, a dónde va a parar. Incluso, yendo más al detalle, cómo se fabrican ciertos productos, con qué estándares éticos, si se respetan las leyes a favor de los trabajadores, si una empresa tiene en malas condiciones a su mano de obra, etc. Es decir, qué tipo de políticas y programas de RSE tienen los fabricantes, en resumen. Es clave el tema de cara al futuro.

¿Cómo fue 2018?
En lo que es el negocio de consumo electrónico, televisores, microondas, aires acondicionados, la primera mitad del año fue muy fuerte por la venta de televisores, apalancada por el Mundial de Rusia. Pero después cayó mucho la venta por la baja en el consumo. La gente tiene otras prioridades. Y la cantidad de unidades vendidas bajaron todas, según cada línea de producto. Ahora estamos en plena temporada de aires acondicionados. Pero, al no haber financiamiento en cuotas por las tazas altas, se dificulta la venta de bienes durables. En cuanto a la devaluación, todavía los productos no reflejan la suba de precios que hubo en el mercado. Los aires, los televisores y los microondas subieron muchísimo menos que el dólar. Hoy es un buen negocio comprar esos electrónicos. Los autos tampoco siguieron la curva de la devaluación. Esto es porque una parte del costo es mano de obra argentina, otra parte son componentes nacionales, y después están los componentes de afuera, que son en dólares. Eso permite posicionarte mejor que un producto cien por cien importado, como una laptop.

¿Cuál es la evolución de la unidad de negocios BGH Tech Partner?
Ahí estamos avanzando en tres líneas muy relevantes. Una es cloud. Todo el mundo está pensando en la nube, y significa poder mejorar los costos de procesamiento, tener más capacidad de almacenamiento y flexibilidad. Trabajamos con las principales nubes públicas, de Google, de Amazon, con Azure de Microsoft. Sobre eso trabajamos con aplicaciones propias. Arriba de la nube aplicamos inteligencia artificial para tratar de entender toda la información que se va generando en la nube para optimizarla y mejorar los negocios, la experiencia del cliente, hacer mejores productos, etc. Y también está la parte de IoT para empezar a trabajar con sensores en la ciudades, en los hogares. En los JJOO de la Ciudad, por ejemplo, pusimos los sistemas de vigilancia centralizada con cámaras en todas las sedes, con reconocimiento facial e IA. Armamos como un mecano con todas las partes y lo desarrollamos nosotros, y también con soluciones de otros proveedores. Y la tercera línea es eficiencia y seguridad en los datos.

¿La devaluación los favoreció para exportar estos servicios?
Exportamos servicios a Colombia, Perú, Guatemala, Uruguay. Pero el mercado doméstico todavía es mucho más grande, aunque lo de afuera va creciendo lentamente. Diría que es un 80/20. Nuestra estrategia es diversificación tanto en países como en productos y servicios, para darle sustentabilidad y crecimiento al Grupo. También en eficiencia energética con Eco Smart, con el joint venture con Positivo en Africa.

¿Qué opinás de los cambios en el gabinete, especialmente en Producción con la llegada de Dante Sica?
Con Producción interactuamos mucho. Sica hizo una presentación muy buena el Día de la Industria. Habló de los ocho vectores de crecimiento (comercio, turismo, energía, minería, sociedad del conocimiento, y ahí las ciudades inteligentes, IoT, inteligencia artificial), y me pareció muy positivo que como país podamos tener una política orientada a esos pilares. Tener políticas de Estado es muy relevante. Orientar todos los esfuerzos posibles a esos vectores que son los que nos permiten tener alguna posibilidad como país. No se puede ser bueno en todo, y me parece sensato e inteligente analizar y avanzar en lo que podemos diferenciarnos. En cuanto al ministro, él es un profesional que conoce mucho de estos temas, estuvo muy involucrado en el tema productivo, conoce bien la industria automotriz, Brasil. Es un trabajador incansable que está disponible a cualquier hora.

Por último, ¿qué creés que pasará en la industria el año próximo?
Tendremos una recuperación lenta en el primer trimestre y probablemente un poco mejor en el segundo. Sin ser una recuperación muy pronunciada, dependerá de cuánto acceso al crédito tendrá la gente para comprar. El mercado doméstico se financia, y hoy no hay tasas razonables. Esto es muy difícil de predecir. En diciembre de 2017 la verdad es que ni por casualidad esperábamos lo que pasó. Por eso ahora hay que ser muy cautos. Pero claramente, y lo reconoce el mismo Gobierno, con este nivel de tasas es muy difícil tener un crecimiento sostenido.

 

bookmark icon