Howard Schultz, ex CEO de Starbucks, quiere ser presidente de Estados Unidos

30 de Enero de 2019 - Dan Alexander y Chase Peterson-Withorn

 


El domingo escribió en Twitter que lo considera “seriamente” y que se postulará como “centrista independiente”. Puesto #280 en el ranking de los más ricos según Forbes, en los 80 convirtió a una cadena estatal de cafeterías en una de las marcas más conocidas del mundo.

Las elecciones de 2020 en Estados Unidos podrían tener a dos billonarios peleando por la presidencia. Donald Trump, con US$ 3.100 millones de patrimonio, ocupa el puesto #259 en el ranking de los hombres más ricos de EE.UU. Su eventual contendiente, Howard Schultz (New York, 1953), con US$ 2.900 (cifra en crecimiento), se ubica 21 puestos atrás. Tienen algo más en común: Starbucks alquila metros cuadrados en 3 Trump Towers.

Más allá de la superficie se advierten otras diferencias. El ex CEO de Starbucks creció en una vivienda social de Brooklyn. Comenzó a trabajar en Starbucks en 1982, cuando era solo un modesto negocio de Seattle. Hoy, la cadena de café tiene más de 15.000 tiendas en todo el mundo. “Todavía soy un chico de Brooklyn que quería pelear para salir”, dijo Schultz cuando apareció en la portada de Forbes hace tres años.

Trump es el hijo de un hombre rico, que desarrolló edificios no muy lejos del proyecto de viviendas donde se crió Schultz. Casi al mismo tiempo, mientras Schultz fue criado “a los golpes” por su padre, Trump Sr. le estaba regalando propiedades al actual presidente. Tales crianzas pueden explicar algunas de las diferencias políticas entre Trump y Schultz, un demócrata de toda la vida que dijo que se presentaría como un “centrista independiente”.

Además, Schultz se desempeñó como CEO de una empresa global que cotiza en bolsa, lo que significa que tenía que responder ante una variedad de partes interesadas: inversores, empleados, gobiernos y clientes. Donald Trump, quien dirigía un negocio privado que él poseía directamente, nunca tuvo que responder a nadie: siempre se ha visto a sí mismo como un negociador, que opera con una mentalidad de suma cero. “El hombre es el más cruel de todos los animales”, le dijo a People en 1981. “La vida es una serie de batallas que terminan en victoria o derrota”.

Dada su experiencia, no es de extrañar que Schultz tenga una perspectiva diferente sobre los asuntos comerciales internacionales. ¿Es de nuestro interés nacional tener una pelea con México, Canadá, la UE, China, la OTAN? ¿Nos interesa?”, preguntó el domingo por la noche durante el programa 60 minutos. “No, no es de nuestro interés. Estos son nuestros amigos, nuestros aliados. Somos mucho mejores como país al ser parte del orden mundial”.

Schultz también dijo que manejaría sus asuntos comerciales de manera diferente al presidente. Al preguntarle si publicaría sus declaraciones de impuestos, Schultz respondió: “100%, sí”. Donald Trump hizo un compromiso similar durante su campaña, pero luego se retiró. “Podemos hacerlo hoy si [Trump] quiere”, arremetió Schultz.

El antiguo ejecutivo de Starbucks también dijo que “habría una separación completa” entre su compañía y su candidatura. Esas afirmaciones son más fáciles para Schultz, ya que dejó el cargo de CEO de Starbucks y el directorio en junio del año pasado. Todavía posee poco más del 3% de las acciones de Starbucks, con un valor de alrededor de US$ 2.500 millones.

Al igual que Trump, Schultz dijo que una vida en los negocios lo había preparado para las tareas más difíciles de la presidencia, incluido el puesto de comandante en jefe. “Tengo una larga historia de reconocer que no soy la persona más inteligente en la sala”, dijo. “Para tomar decisiones importantes sobre problemas complejos, tengo que reclutar y atraer a personas que sean más inteligentes que yo, más experimentadas, más capacitadas, y tenemos que crear un entendimiento de que necesitamos un debate creativo en la sala para hacer este tipo de decisiones “.

Sentado sobre una fortuna de three billion dollars, Schultz está dispuesto a arriesgar todo en su campaña. “Lo diré de esta manera”, le dijo al corresponsal de 60 Minutes Scott Pelley. “Tendremos todos los recursos para hacer lo que sea necesario”.

bookmark icon