La joven que renovó los hoteles alojamiento

6 de Septiembre de 2017 - Forbes Argentina

 


ReservaTelo, la app creada por Victoria Ortiz para el mercado de hoteles de alojamiento, se expande a Brasil con un concepto asociado al entretenimiento.

Esperas demasiado largas, situaciones incómodas: cualquiera que haya ido a un hotel de alojamiento conoce ese momento, más o menos interminable y que parece inevitable, antes de pasar a la habitación. ¿Hay alguna manera de obviar ese trance?

Para tres chicas uruguayas, la respuesta es sí. A partir de una idea de un trabajo universitario, Victoria Ortiz, Ximena Genta y Victoria Suárez le dieron forma a ReservaTelo, una aplicación para actualizar el proceso de reserva de habitaciones en hoteles.

La app permite geolocalizar y reservar habitación en tiempo real. El usuario puede conocer los servicios, las tarifas, las fotos de las habitaciones e incluso la ruta más directa desde su ubicación. Además, mantiene la discreción: la aplicación es totalmente anónima y no requiere registro, sino que cada reserva se hace a partir de un código único que la persona presenta al llegar al lugar.

Luego de establecerse en el mercado de Montevideo, ReservaTelo llegó a la Ciudad de Buenos Aires. El paso no es nada menor: si en la capital uruguaya el número de hoteles apenas supera la veintena, en la Ciudad de Buenos Aires son más de 300.

A partir de una inversión privada de $ 70.000, la aplicación saltó el charco. Además, en mayo de 2016 la compañía fue seleccionada por el gobierno de Estados Unidos entre 4.500 emprendimientos de todo el mundo para participar en el Global Entrepreneurship Summit, en Silicon Valley.

Luego de la partida de sus socias y cofundadoras, Victoria Ortiz, actual CEO de la compañía, cuenta cómo está intentando modernizar el rubro de los hoteles de alojamiento, y cuáles son los próximos planes de ReservaTelo.

¿Cómo fue implementar la idea?

La idea nació en septiembre de 2015, de un trabajo para la escuela de creativos Brother. Poco tiempo después nos dimos cuenta de que podía ser una buena idea, y empezamos a hacer un estudio de mercado para ver si era rentable. Las tres veníamos de la sociología, de la publicidad, del comercio exterior, y éramos muy chicas (yo 25, y mis socias 19 y 23), así que tuvimos que aprender sobre la marcha. Aplicamos para un subsidio a emprendimientos innovadores que es un plan de doce meses. Ellos te dan el subsidio trimestralmente por entregas, y vos vas cumpliendo por etapas. Nosotros hicimos un desarrollo para todo Uruguay, pero finalmente descubrimos que no había un equilibrio de costo-beneficio de irnos al interior.

¿Cómo fue el acercamiento con los dueños de los hoteles?

Al principio, insistiendo y llamando. De alguna manera teníamos que empezar a contactarlos, porque además de la implementación, necesitábamos información para empezar a funcionar. El problema es que había como un tema del anonimato de los dueños. Muchos no querían dar la información por miedo a que la competencia supiera sus precios y la ocupación que tenían. No entendían que tenían que dar la información porque si no perjudicaban al usuario y a ellos mismos. Por eso entrar fue todo un tema. Después ya entrás en confianza y les explicás que hay que dejar de hacer del rubro un tabú para todos.

¿Y llegar a Buenos Aires fue fácil?

Después de varios meses de negociación conseguimos concretar esa inversión privada y eso ya era pensando en la Ciudad de Buenos Aires. Nos dimos cuenta de que sí o sí necesitamos una web app, que es algo que vamos a lanzar en septiembre. Era muy importante invertir un poco más en el producto. La idea comercial para la venta no es la inicial, siempre cambian las cosas. Y siempre les hacemos mucho caso, tanto a los usuarios como a los dueños de los hoteles. Porque además del sistema de reserva, tenemos el sistema de back office para la administración de hoteles, un sistema de gestión integral, que es algo en lo que queremos invertir un poco más.

¿Tuvieron algún modelo para el desarrollo de la aplicación? Existen similitudes con Airbnb o Booking, por ejemplo.

Sí, pero existen algunas diferencias que cambian mucho las cosas. Hay rotatividad más alta, no podés ocupar habitaciones con mucha anticipación salvo que la tengas paga. Esta habitación tiene que estar libre sí o sí, porque no podés echar a nadie. Y además no tenés un horario de salida preestablecido. La gente no tiene decidido con anterioridad cuando va a salir. Eso hace que el funcionamiento sea diferente y que el servicio de este tipo, si bien tiene similitudes, tenga que ser diferente.

¿Cómo fue la salida de tus dos socias?

Ellas a principio de año plantearon el tema de su salida. Para emprender, tenés que tener mucha disciplina y mucha paciencia, porque vos pensás que ese plan que tal como te lo planteabas iba a salir de una, pero la verdad que no. Seguís avanzando por otro camino, y lleva su tiempo. Pero pidieron que entraran personas que realmente pudieran aportar.

¿Fue difícil encontrar nuevos socios?

Fue todo un proceso de encontrar a alguien que diera con el perfil. Finalmente los encontramos: Raphael, un chico de San Pablo, y Allison, una chica ecuatoriana. Él está en San Pablo, viendo temas de incubación, porque si bien seguimos asentándonos en Argentina, lo que lleva un tiempo, hay que empezar a ver otros mercados para seguir creciendo. Y Allison está coordinando desde Uruguay, porque decidimos que sea todo en Uruguay. Si bien contratamos servicios en Argentina, la software factory es uruguaya.

Se habla de una baja en el rubro de hoteles de alojamiento. De hecho, recientemente cerraron algunos históricos. ¿Ustedes sintieron esa baja?

Para mí es un tremendo negocio, pero está desaprovechado. Se piensa que funcionó bien hace treinta años, y que puede seguir haciéndolo. Es un tema que cambió mucho en los últimos años. Los hoteles que no se modernizaron están pasando un momento difícil. Uno de nuestros objetivos, que compartimos con los dueños de hoteles, es cambiar esa imagen para acceder a públicos nuevos. Pero para eso tenemos que trabajar en conjunto con ellos. Un ejemplo que me gusta es Brasil, donde todo este tema está mucho mejor manejado. Allá lo venden como entretenimiento, como diversión, sin tanto misterio. Me parece que ahí está el futuro de este negocio.

¿Cuáles son los próximos planes de ReservaTelo?

En pocos días lanzamos la web app, que va a salir con una campaña segmentada. Además, queremos seguir trabajando en el producto. Queremos abrir el servicio, para que junte a los dueños de los hoteles con los proveedores, y que puedan comprar al por mayor a través de la aplicación. Nuestro objetivo es cubrir todo el espectro del negocio. También queremos desarrollar una una plataforma colaborativa, de generación de contenido. Ahora nos postulamos a 500 startups y tenemos en mente el mercado brasileño.

 

Por Juan Sapia
Foto: Juan Casas

bookmark icon