Gabriel Escarrer Jaume, el español que invirtió US$ 20 millones para crear el “mejor hotel de Argentina”

4 de Enero de 2019 - Pedro Ylarri

 


El heredero de Meliá Hotels International visitó la Argentina para inaugurar el Gran Meliá Iguazú. Ya prepara nuevas inversiones y elogió la coordinación pública-privada que, asegura, existe y es modelo en el país.

Para el español, las Cataratas del Iguazú eran importantes. Y lo demostró con hechos. Frente a él, el presidente Mauricio Macri; el gobernador de Misiones, Hugo Mario Passalacqua; el inversor árabe Ali Albwardy y una decena de funcionarios que se aprestaban a inaugurar el Gran Meliá Iguazú con la Garganta del Diablo de fondo, estaban nada menos que su mujer y sus hijos.

Su nombre es Gabriel Escarrer Jaume y es hijo de uno de los grandes empresarios del Siglo XX, Gabriel Escarrer Juliá, dueño de una fortuna estimada en 1.400 millones de euros y unos 350 hoteles en 40 países. Testigo de una historia de película, que comenzó a los 21 años cuando convenció a un propietario que le alquilara un pequeño hotel en Mallorca y terminó forjando Meliá Hotels International, uno de los imperios turísticos de mayor crecimiento en el mundo.

En Iguazú, el Gran Meliá, título que llevan los hoteles más emblemáticos y lujosos de la compañía, es el único ubicado dentro del Parque Nacional Iguazú (lado argentino), considerada como una de las Siete Maravillas naturales del mundo y Patrimonio Mundial de la UNESCO. Se invirtieron unos US$ 20 millones para renovar las 183 habitaciones, la mitad de ellas con vista frontal a las Cataratas. Escarrer Juliá recibió a Forbes en su corta estadía en la Argentina, en la que indagó acerca del turismo en el país, las inversiones proyectadas y los atributos que debe tener, lo que llama un ‘hotel Destino’.

¿Cuántos hoteles abrieron este año? ¿No se cansa de hacerlo?

Estamos abriendo una media de un hotel cada dos semanas: unos 28 y 29 hoteles al año. Y no: cuando uno hace algo que le gusta, lo hace con pasión, cuesta mucho menos. Lo haces encantado.

Meliá ya tiene otros dos hoteles, en Buenos Aires. ¿Qué sigue?

Para mí, los tres lugares que tenemos que priorizar para realizar una expansión pasa por Buenos Aires, por Misiones y por el Sur, por la zona de los glaciares. Estos, dentro de nuestras prioridades y pensando en expansión, son los principales lugares. Luego buscaríamos otras alternativas.

¿Por qué Argentina?

Influye la iniciativa público-privado, porque es importante saber el plan que tiene el gobierno para potenciar ciertos destinos a nivel turísticos y esto significa mucho en el desarrollo de la infraestructura o los aeropuertos. Es un gusto ver cómo está este aeropuerto patas arriba y esperemos que, en un año, como máximo, tengamos uno de primer orden y con una capacidad importante a nivel internacional. Es muy importante venir acompañado de este tipo de trabajo previo, porque hay lugares maravilloso en este país, pero es difícil su accesibilidad.

¿Favorecerá entonces la nueva ruta aérea Iguazú-Madrid?

Es bueno porque hay una dependencia muy importante del mercado norteamericano y del local. Después, hay otros como europeos o brasileros. Si algo en el pasado hay que carecía este destino era la influencia de lo europeo. Creemos que como compañía europea podemos traer mucho esa clientela de alto poder adquisitivo de Alemania, Reino Unido, Italia, España o Francia a este lugar del mundo. Eso es una ventaja competitiva. Y gracias a la conectividad aérea, empezando en Europa en mayo y junio del año que viene a volar directamente de Madrid, creemos que puede ser un impulso muy importante para esa conectividad y traer a esos clientes de Europa.

El Gran Meliá es un hotel exclusivo: ¿en el país hay un segmento de lujo?

Si, muy importante y no solamente aquí. Lo vimos aquel fin de semana en Madrid con el River-Boca. Tenemos 23 hoteles en Madrid. El argentino, además de disfrutar cuando sale, gasta dinero. Y es un cliente de alto poder adquisitivo. Y lo vemos también en los hoteles del Caribe como en Cuba, Republica Dominicana y México.

Antes eran dueños de los hoteles, ahora los administran: ¿por qué el cambio de estrategia?

Tenemos ambos modelos. De los 378, alrededor de un 23% y 24% son hoteles en propiedad y el resto son en gestión. Yo creo que hay combinar ambos. Es importante entender la necesidad del otro propietario y ver que sus necesidades a veces difieren desde el punto de vista gestor. Pero es verdad que el crecimiento de la compañía en los últimos años se basa en fórmula de gestión más que de propiedad. Estamos muy orgullosos de contar con grandes compañeros de viajes, muchas empresas familiares, que nos acompañan mucho en el desarrollo como Ali Albwardy, con quien tenemos 6 hoteles operativos y 7 más en construcción. Es una empresa familiar y es un placer porque compartes mucho de los valores, principios y la visión de largo plazo.

¿Qué piensa hoy un empresario español sobre la región y la Argentina?

Siempre me siento muy querido en este país.  Me llamó mucho la atención apoyo incondicional del gobierno para el desarrollo turístico del país. A esto, agrego que ha sido un placer trabajar con el gobernador del estado de Misiones, donde realmente nos ha acompañado en este proceso, agilizando muchos papeleos y tramites. Lo califico de modélico, y esa colación público-privada es la nos hace a nosotros asegurar la seguridad jurídica e ir de la mano con la iniciativa pública. Esto, es lo que encontramos en estos momentos en Argentina.

El Gran Meliá Iguazú, en cuatro frases

1) “Este hotel puede convertirse en un hotel destino. Que la gente no diga ‘me voy a Cataratas del Iguazú’, sino que diga ‘me voy al Gran Meliá Iguazú’, donde sé que la experiencia va a ser fantástica. Y eso tengo que decir que hay muy pocos hoteles que se puedan considerar ‘hotel destino’.

2) “Cuando vine por primera vez, enfebrero del 2017, me llamó la atención las maravillas de las Cataratas y que de alguna forma el hotel vivía a espalda de esto. En la entrada apenas se divisaban las cataratas. Había muchos elementos de decoración que dificultaba la visión. Esto en realidad debe ser lo primero que se debe hacer. Vender una maravilla mundial como las cataratas. Además, me llamó la atención que muchos de los colaboradores no conocían las cataratas. Esto no podía ser. Ellos deberían ser los embajadores, vender las bellezas”.

3) “Recuperamos el alma del hotel y ha sido en parte por la colaboración público-privada y es por eso que nos reunimos con los colaboradores, los empleados, con el mismo gobernador de la provincia y el director general del Parque. Es una de alguna forma decirles ‘tu éxito es mi éxito’. La importancia de unir fuerzas porque a veces uno más uno puede ser más de dos, si es que los dos queremos”.

4) “Tenemos que situar el hotel, bajo mi intención, como el mejor hotel del país. Los precios son muy altos (de US$ 360 hasta US$ 5.000 la noche) porque apostamos por calidad. Yo quiero que la gente diga “Es barato”, aún con estos precios. Lo que es muy importante que en el segmento Premium y en el caso de “Gran Meliá” alrededor de un 20% y 25% del inventario se dan en habitaciones superiores. Es lo que cumplimos aquí. Reducimos inventario para hacer más suites”.

bookmark icon