Food trucks, un negocio sobre ruedas

10 de Marzo de 2017 - Forbes Argentina

 


Con la aprobación de la Ley de Gastronomía Móvil, vigente a
partir de marzo de 2017, es probable que los food trucks
sean un verdadero boom.

Qué hay que saber para incursionar en un negocio que hasta ahora movía $ 50 millones y que con esto promete acelerar su crecimiento y expansión.

Primero lo primero: ¿Qué dice la ley Food trucks?

La autoridad a cargo de la habilitación es la Agencia Gubernamental de Control del Ministerio de Ambiente y Espacio Público. El organismo que nuclea los emprendimientos gastronómicos sobre ruedas, la Asociación Argentina de Gastronomía Móvil (AsArGaM), fue el responsable de empujar la normativa que se aprobó en noviembre de 2016 y que habilita los vehículos gastronómicos en la Ciudad de Buenos Aires. Si bien los circuitos y puntos para operar estarán preestablecidos, ya no estarán limitados a operar únicamente en eventos privados. Una zona con potencial de crecimiento es Parque Patricios, que cuenta con poca oferta gastronómica pero una demanda cada vez más en alza para el almuerzo.

La letra chica

  • Los food trucks deben estar a más de 200 metros de locales gastronómicos.
  • Está prohibida la venta de bebidas alcohólicas, la publicidad sonora y el despliegue de elementos que alteren el espacio público (sillas, mesas, sombrillas).
  • La habilitación debe ser renovada en el plazo de un año.

La inversión (y su retorno)

Montar un food truck cuesta entre $ 400.000 y $ 500.000. El presupuesto varía según las necesidades técnicas y de espacio para desarrollar cada emprendimiento. Solo acondicionar un camión pequeño (con instalaciones de luz, agua, mesadas, refrigeración, extracción de aire, etc.) puede costar alrededor de $ 150.000. Si se desea invertir a menor escala, se puede optar por un camión de menor tamaño ($ 300.000) o un tráiler ($ 250.000). Por evento, la facturación ronda entre los $ 18.000 y $ 25.000. Se estima que constituye 3 veces el valor del costo.

Cadenas y restaurantes en la movida

Lo que comenzó como una acción más de branding terminó convirtiéndose en una buena fuente de ingresos complementaria para marcas como: Mooi, La Cabrera, La Dorita, Le Pain Quotidien, Arabian King, Café Martínez, María Félix, Panini, entre otros.

Los pioneros

Los primeros food trucks de Buenos Aires fueron Bon Bouquet (especializado en crepes), Logia (famoso por su sándwich de carne de cerdo desmechada o pulled pork) y Nómade (sándwiches y cocina de autor).

Celebrity chefs sobre ruedas

Para algunos, es un complemento. Para otros, su opción elegida en vez del restó propio: Santiago Giorgini (pizzas), Pizzatopic de Donato de Santis (pizzas), Crudo de Máximo Cabrera (comida raw), Carne de Mauro Colagreco (hamburguesas), Roberto y Christian Petersen (parrilla).

 

Por Lucía Tornero

bookmark icon