Federico Hellemeyer, de AFARTE: “El traslado a precios estuvo muy lejos del aumento del dólar”

29 de Junio de 2018 - Leandro Zanoni

 


El presidente de la cámara que agrupa a las empresas tecnológicas que operan en Tierra del Fuego opina sobre la apertura económica, la devaluación y el futuro del polo fueguino.

¿Cómo es la situación actual de las empresas en Tierra del Fuego en términos de empleo y producción?

Actualmente, la industria electrónica argentina emplea a casi 10 mil personas directamente y 4 mil indirectamente.  En materia de producción, en el 1Q 2018 (enero – abril) se fabricaron 3 millones de celulares, 1,6 millones de TV y 250 mil aires acondicionados. En comparación con mismo período del año anterior todos los productos muestran un crecimiento, pero se destaca el mercado de TV que por el efecto mundial duplicó su volumen de mercado en el 1Q 2018 vs 2017.

El principal desafío de la industria es seguir mejorando la competitividad. Estamos desarrollando un plan muy exhaustivo con foco en las áreas que más espacio de mejora presentan y el resultado es claro, se mejoran los procesos y llegamos al consumidor final con precios más accesibles.


Federico Hellemeyer, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica.

 ¿Cómo afectó la apertura de las importaciones de productos tecnológicos?

 El paso del sistema de licencias no automáticas a automáticas estaba largamente anunciado por el gobierno por lo  que no representó ninguna sorpresa. La importación ha comenzado a crecer en los distintos segmentos y si bien aún es marginal, es una clara luz de alerta para extremar los esfuerzos en materia de precios.

El presidente Macri dijo reiteradas veces que el polo de TDF tiene que cambiar e incluso siempre se habla de un ajuste. El ministro Sica habló de “desinflar” la burbuja. ¿Cuál es la propuesta de AFARTE en este sentido? ¿Cómo generarán mayor competitividad?

Desde la industria venimos haciendo un gran esfuerzo en nuestro plan de competitividad, que es un proyecto delineado y ejecutado en conjunto con el gobierno nacional y provincial. Los resultados ya empezaron a verse. Desde mediados de 2017 nuestros productos bajaron considerablemente de precio. Eso se logró a través de una disminución a lo largo de toda la estructura de costos. Nada, por más mínimo que sea en su impacto, debe ser despreciado a la hora de optimizar costos.

¿Cuál cree usted que es el futuro del polo fueguino para la fabricación de productos tecnológicos?

Creemos y trabajamos para que la industria electrónica tenga un futuro sustentable. Nuestros objetivos se centran en aumentar la producción y lograr a través de un mayor volumen profundizar la baja de precios, promover la inversión productiva, el empleo de calidad y conservar una vocación de actualización tecnológica.

¿Cómo influye la devaluación en la industria electrónica?

La devaluación tiene un doble efecto en nuestra actividad: por un lado nos da más competitividad por todo el valor que agregamos localmente en lo inmediato, por el otro nos encarece el componente importado de insumos. Gracias a la optimización en la estructura de costos de nuestro sector, provocada por el plan de competitividad que venimos implementado desde hace ya más de un año, el traslado a precio resulta el menor posible. A modo de ejemplo durante mayo dicho traslado fue del 3% en televisores y 5% en celulares, ambas cifras promedio, muy lejos de los niveles de aumento del dólar.

bookmark icon