Expoagro augura un 2019 de recuperación para el campo argentino

15 de Marzo de 2019 - Tomás Rodríguez Ansorena

 


La 13º edición de la feria organizada por Clarín y La Nación volvió a confirmar que es el principal evento de los agronegocios en Argentina. Visita entusiasta del presidente Macri y ¿lanzamiento? de Lavagna con miras a la que probablemente será la mejor cosecha de la historia.

Se espera que la cosecha de 2019, que arrancó este mes en la zona núcleo y continuará al menos hasta junio, romperá récords históricos. Según la bolsa de Rosario, se esperan 54 millones de toneladas de soja, 54% más que el año pasado; y 47 millones de toneladas de maíz, 48% más que en 2018, el año de la sequía. Si bien la soja registra precios piso en una década (menos de US$ 250 por tonelada en estos días, uno de los coletazos de la guerra comercial) y todo el mundo espera que el dólar siga subiendo, media cosecha más en este contexto de recesión e inflación es una buena, buenísima noticia para el Gobierno y la economía nacional. Una cosecha récord que, por otra parte, y como aclaró Gustavo Grobocaopatel, no tiene muchas chances de no liquidarse: “No va a haber más remedio que vender, porque hay que pagar cuentas, tenés que vivir, y la opción de ir al banco a pedir un crédito no existe”.

Ese aire de optimismo preocupado, de resignación esperanzada, se vivió durante los tres días en que tuvo lugar la feria Expoagro, un monstruo de 200.000 metros cuadrados sobre la ruta 9 en San Nicolás al que asistieron 165.000 persones, donde más de 500 expositores de la agroindustria mostraron lo que hacen, cerraron acuerdos comerciales (según los organizadores, por un volumen de US$ 1.200 millones) y compartieron información y experiencias.

Allí llegó Mauricio Macri el miércoles por la mañana, donde, entre mates y payadas ponderó la “revolución” que está llevando a cabo el campo argentino. El presidente mostró el costado más optimista de sus últimas apariciones y retomó el tono de épica voluntarista de la apertura de sesiones del Congreso: “estoy convencido de que somos la generación que está cambiando la historia para siembre”. Volvió a decir que las retenciones son un “mal impuesto” de emergencia y convocó a la ruralidad a apoyar “el cambio”. Anunció tres medidas el presidente: el lanzamiento del programa “cosecha segura”, para garantizar la seguridad del transporte; una nueva frecuencia para ampliar el acceso a internet; y dos líneas de crédito a través del BICE (Banco de Inversión y Comercio Exterior) para la compra de maquinaria agrícola.

El último anuncio se alineó con ofertas agresivas, como la tasa del Banco Provincia para la compra de maquinaria en 23%. Un rubro muy golpeado durante 2018, la maquinaria agrícola, informaron los organizadores, cerraron acuerdos por la mitad de su facturación anual. Massey Ferguson, John Deere, Case, New Holland, Metalfor, Pauny, entre otras, instalaron stands de magnitud para mostrar sus últimas novedades en cosechadoras, sembradoras, tractores y demás maquinaria, donde la reina desde hace algunos años es el desarrollo de agricultura de precisión.

La ganadería, por su parte, ha ido ganando espacio en la exposición luego de la recuperación del sector en los últimos años, de la mano de un considerable crecimiento en la exportación: 2018 fue récord con un volumen de 550.000 toneladas de carne vacula, un 78% más que en 2017. Las estimaciones para 2019 superan las 600.000 toneladas, lo cual ya impactó en los precios del mercado interno: en febrero se registaron subas de entre 11% y 15% según el corte, lo cual necesariamente va a implicar una baja en el consumo. Al final de la exposición se habían rematado 30.000 cabezas, otro récord para Expoagro.

Los alimentos son la cara más sensible de la recesión que se disparó con la crisis de 2018. Y para un país que en 2015 se propuso ser “el supermercado del mundo”, noticias como la que se conoció el miércoles no son nada buenas: Arcor presentó su primer balance en rojo por segunda vez en su historia. La primera había sido en 2002. A ese nervio apuntó el mensaje de Roberto Lavagna, quien arribó a la feria de San Nicolás horas después de que el helicóptero de Mauricio Macri ya se había largado. “Hay que bajar la presión tributaria y mejorar la productividad”, dijo entre tractores el ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, quien coquetea con competir por la presidencia en octubre. A su lado estaba Miguel Lifschitz, gobernador socialista de la agrícola provincia de Santa Fe, quien impulsa una candidatura de Lavagna para unificar a la oposición. “Hay que dejar de hablar de ajuste para hablar de crecimiento”, les dijo a los ruralistas que esperan que la cosecha derrame beneficios para la cadena productiva del agro nacional.

 

 

bookmark icon