El nuevo lujo

24 de Enero de 2019 - Alex Milberg

 


Hace unos meses, James Hewes, presidente de la FIPP (International Federation of Periodical Publishers) con sede en Londres, recibió con alegría las noticias de nuestra editorial boutique, Global Brands Media, que publica FORBES y L’Officiel, y me invitó a exponer el caso en Chile y en futuros encuentros. ¿Por qué abrir revistas cuando tantas otras cierran? ¿No sería acaso como lanzar un beeper? ¿O un Blockbuster? No. Ni el cine, ni la radio, ni la televisión murieron. Tampoco los diarios ni las revistas. Los que murieron son los viejos planes de negocios. Lo mismo sucedió con los libros. Hace diez años, en la feria de Frankfurt, los gurúes de la industria editorial vaticinaron que, para estos tiempos, el libro electrónico habría superado al de papel.

Nada de eso sucedió. En el país con más éxito, Estados Unidos, apenas tienen el 20% del mercado. En Inglaterra, el 15%. En la mayoría de los países de Europa, no superan el 10%. Es cierto que, por escala de mercado y por ser una start-up, contamos con más flexibilidad que medios centenarios o ya instalados con grandes estructuras.

Superada esa aclaración, nuestro modelo fue claro para los dos primeros años: Print First. Los productos de alta gama y de calidad prevalecen en tiempos en que el periodismo confronta con el voyeurismo digital: cada vez hay más oferta y menos calidad. Desde FORBES y L’Officiel, apoyados por marcas centenarias, ofrecemos contenido diferencial. No vendemos revistas, sino vinilos. Una experiencia diferente.

Solo como un detalle de color, el mercado de vinilo real sigue en apogeo y atraviesa un gran momento: generan más ingresos a las discográficas que Spotify, YouTube y SoundCloud juntos. Además, la venta de vinilos hace dos años alcanzó las cifras de venta de los años 80 por más de US$ 1.000 millones. Lástima que nuestra analogía con las revistas no llegue a ese punto (¡por ahora!). Como apunta Juan Señor, director del Innovation Magazine Media, “el papel será la alta costura, y la plataforma digital, el prêt-à-porter”. El papel es el nuevo lujo.

Otro mito de época que se extiende: los millennials ya no leen. El segmento de 18 a 29 años es el grupo etario que más libros leyó en cualquier formato en 2017 (según datos de Pew Research). Los influencers se desviven por firmar contratos editoriales y publicar sus frondosas autobiografías de 20 años de vida: el papel legitima, prestigia y prevalece.

Pero atención: no somos dinosaurios. FORBES US es una empresa editorial y tecnológica en la que el 65% de sus ingresos proviene de la plataforma digital. Es una de las pocas empresas en el mundo que lo logran.
Los proyectos editoriales únicamente digitales (Buzz Feed, Vice, Huffington Post) que prometían la salvación del modelo caen en picada. “Quien a esta altura regala el contenido debe dedicarse a otro rubro”, insiste Señor. El problema ya no es pagar (Netflix, Spotify), sino ofrecer la calidad que lo justifique. Aquí, Clarín y La Nación iniciaron lentamente su camino. Infobae y Perfil por ahora apuestan a plataformas abiertas.

En FORBES, superados los dos primeros años desde nuestro relanzamiento, apostamos a la multiplicidad de caminos de encuentro con nuestros lectores y audiencias. En 2019 relanzaremos la web con una nueva plataforma y el triple de contenidos. De los cinco Forbes Summit del año pasado, presentaremos 12 y seis Talks, para encontrarnos con lectores, anunciantes y líderes, y compartir más y nuevas experiencias. Será pronto: ya en marzo tendremos el primer Forbes Summit Money.
Y nos ampliaremos a nuevos formatos (como los podcasts), multiplicaremos contenidos en redes, pero siempre nos encontraremos, mes a mes, en este formato, aquí y ahora.

bookmark icon