Dólar sin techo

24 de Julio de 2017 - Forbes Argentina

 


Las elecciones interrumpieron la pax cambiaria y la moneda estadounidense arrancó la semana con un nuevo aumento que la llevó a su mayor cotización en lo que va del año. Cerró a $ 17,90 según el promedio del BCRA, 24 centavos más que en el último cierre.

En las últimas semanas de junio y la primera de julio el valor del dólar en el mercado minorista acumuló una suba del 8%. El lunes alcanzó los $ 17,70 en el mercado minorista en la mañana de la City. En tanto, el Banco Central (BCRA) lo dejó fluctuar y solo atinó a subir la tasa de interés mientras que, desde la cumbre del G-20 en Alemania, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne aseguró que “no hay motivo para preocuparse cuando el dólar se mueve”.
Para Diego Giacomini, economista director de Economía & Regiones, la política fiscal obliga a emitir pesos para financiar tesoro y a comprar dólares de la deuda que emite el sector público para financiar el déficit fiscal. “La administración actual emitió $ 318.000 millones para comprar dólares, más del 40% de la base monetaria. De eso, el 77% fue para comprar deuda del sector público. Por otro lado, este año emite otros $ 150.000 para financiar tesoro”, describe.

Aunque los economista coinciden en que la “mini corrida” o “recuperación” del dólar no es preocupante, admiten que tampoco será inocua. “Es difícil romper la inercia por las presiones de costos”, explica Marina Dal Poggetto, directora del estudio Bein. “Todo el mundo traslada las presiones de costos a precios en la medida en que no se desplomen las ventas. Si el nivel de actividad lo permite se traslada a los precios”, añade.

Además, en julio, la devaluación del peso coincide con el aumento en las prepagas, las expensas, la nafta, el servicio doméstico, los taxis y los cigarrillos, lo que de por sí agregaría un punto al IPC. “Hay exceso de pesos. Si el tipo de cambio sube, la devaluación se va a trasladar a precios rápidamente”, concluye Giacomini.

Para el economista es por eso que que la clave está en eliminar el desequilibrio monetario. “Nada justifica el aumento de la base monetaria nominal (real) del 10% (8,6%), lo cual constituye un desequilibrio monetario que, si el BCRA no corrige “por las buenas”, el mercado eliminará “por las malas” vía aceleración inflacionaria durante (probablemente) el segundo semestre de 2017”, admite.

Movimiento político

Todo esto en el marco de la campaña electoral. Es casi una máxima que a los argentinos el dólar los pone nerviosos y que esta suba podría tener un impacto electoral. La reaparición con fuerza de Cristina Fernández y los perfiles de los candidatos hace que los agentes económicos se pasen de los pesos a los dólares. “La principal incertidumbre o ruido es que se corre el tipo de cambio en la mitad de la contienda electoral, donde el mercado se plantea escenarios binarios por las elecciones, y nadie lo frena”, destaca Dal Poggetto.

bookmark icon