Crecimiento congelado

28 de Enero de 2019 - Cecilia Valleboni

 


Los freezers de los supermercados tienen cada vez más productos en exposición. Según datos del sector, en Argentina, se consumen 1,4 kilos de productos congelados per cápita al año. Sin embargo, la recesión frenó el crecimiento.

El mercado está compuesto por hamburguesas de carne, nuggets (infantiles y para adultos), empanados de pollo, pescados, milanesas de soja, vegetales y papas, a lo que en los últimos años se sumaron propuestas de comidas listas, como pizzas, empanadas y tartas. Sin embargo, hay dos categorías que, en volumen, comandan el mercado: hamburguesas y papas fritas. En el marco de la caída del consumo, los productos congelados son de los más exclusivos y su volumen se resintió mucho más que en otras góndolas de los súper.

En el mercado se destaca la participación de empresas como McCain Foods, General Mills (La Salteña), Molinos Río de la Plata (Granja del Sol) y BRF (Sadía, Vienissima, Paty). Cada una lidera en distintas categorías del segmento alimentos congelados. “Granja del Sol es la marca líder de la categoría de alimentos congelados, con una excelente calificación y recordación por parte de los consumidores. Según Consumer Insight, se encuentra en el top 5 de marcas de alimentos con mayor recordación de la Argentina”, asegura Gonzalo Guerra, líder de la plataforma de congelados de Molinos, de la familia Perez Companc.

El ejecutivo explica que, en línea con las tendencias de consumo, las milanesas saludables son el producto estrella de congelados. Es la categoría de alimentos con mayor crecimiento en los últimos años, duplicando su penetración en los hogares con un crecimiento interanual a doble dígito. Molinos cuenta con dos plantas productivas de congelados. Los vegetales se elaboran en Los Robles (San Juan), mientras que el resto de los alimentos se elaboran en el partido de Pilar. Al cierre de esta edición, una noticia sacude el mercado: la norteamericana General Mills busca desprenderse de La Salteña, que tuvo un año difícil por la recesión.

La caída del consumo masivo tiene un impacto mayor sobre los productos que no son de primera necesidad. Es por eso que en 2018 el sector se vio golpeado por la inflación y la caída en el salario real, que llevó a los consumidores a hacer menos frecuentes sus compras de la categoría.

“El consumo masivo está en caída, y los alimentos congelados son una categoría prescindible”, explica Guerra, de Molinos. De hecho, de acuerdo con un informe de Kantar Worldpanel, el 26% del gasto total realizado por los hogares en cadenas de supermercados es bajo promoción, valor por encima del 23% registrado en el mismo periodo del año pasado. Los sectores donde las promociones pesan más sobre el total de las compras es en bebidas, donde se destacan los vinos y las cervezas; en congelados: vegetales, papas congeladas y hamburguesas. “En congelados, las promociones vuelven más accesibles los productos del rubro. Para las bebidas con alcohol, probablemente impulsen la compra de mayor volumen”, sostiene Joaquín Oría, Shopper Manager de Kantar Worldpanel.

En los últimos años, el sector vivió una fuerte transformación. A las hamburguesas, papas fritas, milanesas de soja y helados que ofrecían las góndolas de los súper se sumaron propuestas de comidas listas –tales como pizza y tartas– y vegetales. Además, hay empresas que fuera del canal supermercado se dedican a ofrecer comidas listas. Tal es el caso de Simpleat, una firma que fundaron los emprendedores Tomás Iakub y Kenneth Sly, que ofrece viandas envasadas al vacío y congeladas que se regeneran en agua caliente en 15 minutos.

bookmark icon