Cómo blanquear y ganar… sin pagar

11 de Noviembre de 2016 - Forbes Argentina

 


La presunción, cada vez más afianzada entre empresarios, banqueros y funcionarios del Gobierno, es que el blanqueo será un éxito. Pero, para quienes tienen patrimonio no declarado, tanto entusiasmo se convierte en motivo de preocupación. No hay dudas, el consejo es unánime: hay que blanquear. El punto es cómo hacerlo sin perder y, en lo posible, salir ganando.

Quienes sinceran su patrimonio deben elegir entre pagar una multa del 10% si lo hacen antes de fin de año y de 15% si esperan al 31 de marzo o aceptar las opciones de bonos a 3 y 7 años que ofrece el Gobierno sin penalidad, pero con la obligatoriedad de inmovilizar ese dinero durante 3 y 4 años con muy bajo rendimiento. Existe una salvedad a este dilema de hierro: los fondos cerrados de inversión con destino productivo, una herramienta hasta ahora prácticamente inexistente en el mercado local que comienza a tener algún impulso. Quienes decidan declarar su dinero hasta ahora oculto para destinarlo a alguno de estos fondos por 5 años, quedarán exentos de la multa. Claro que deberán esperar el ciclo productivo del proyecto esperado pero, si se apuesta bien, las ganancias pueden ser prometedoras.

dollar“Notamos que hay resistencia de la gente a pagar el 10% de multa. Les cuesta hacerlo y, por lo general, aducen cuestiones personales”, explica Cristian López, CEO de Consultatio Asset Management, consultora que ya lanzó un fondo cerrado de inversión inmobiliaria. “Lo que decimos a los clientes es que este es un sinceramiento a nivel mundial, esto ocurre en todo el mundo. O sea, todos los países van para ese lado. Y esta ley de sinceramiento fiscal es amplia y flexible, independientemente de la penalidad que es bastante benévola”, considera Pablo Castagna, Director del segmento Individuos para el Area Wealth Management en Puente.

Los ladrillos de siempre

Consultatio no está sola en el armado de fondos para captar el dinero del blanqueo. A noviembre, ya esperaban la aprobación para operar unos 16 nuevos fondos anotados en Comisión Nacional de Valores (CNV), el regulador del mercado de capitales argentino. Desde el organismo, prevén que ese número crecerá rápidamente en el corto plazo. Aplicar a esos instrumentos aunque sea parte del dinero a declarar en fondos o destinarlo a los bonos evitaría la multa, pero deja indisponible los fondos. ¿Entonces qué conviene hacer?

El CEO de Consultatio asegura que la cuenta es simple: al menos una cuarta parte debería destinarse a estos nuevos fondos. Según su cartera ideal, por cada millón a declarar, diversificar de la siguiente manera: 25% a 5 años con un fondo cerrado que, al menos en el rubro inmobiliario, superará el rendimiento de un bono argentino; otro 20% a riesgo argentino mediante el título del Gobierno a 7 años, que tiene cupón 1%, intransferible y no negociable por los primeros 4 años; y el otro 55% tenerlo libre y diversificarlo en acciones, fondos y renta fija que se ajuste al perfil del cliente. Como el bono elegido, que en el mercado denominan “mágico” porque blanquea por 3 el monto suscripto, el ahorrista que utiliza US$ 200.000 sincera US$ 600.000. De esta manera, en el total, el impuesto del 10% que debería pagar se licúa y termina pagando el 1,5%.

Energías renovables y Agrobusiness

El Grupo SBS desarrolló junto a Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, el primer fondo común de inversión cerrado destinado a nuevos proyectos de energía. “Los inversores que adhieran al blanqueo de capitales y deseen invertir en esta herramienta no estarán sujetos al pago del impuesto especial, con la condición de permanecer en el fondo por un plazo mínimo de cinco años”, dice Leandro Trigo, de SBS Asset Management. “El fondo invertirá únicamente financiando tres proyectos de Pampa Energía, que permitan darle al inversor una rentabilidad en dólares con riesgos definidos adquiriendo obligaciones negociables sin oferta pública a 5 años de plazo. La rentabilidad esperada del fondo debería estar en línea a inversiones en ONs de similares características, o sea en un rango de 5% a 7% en moneda dura”, añade Trigo.

Desde First Capital Markets, que nuclea a varios ex Deloitte como Miguel Arrigoni, también lanzaron un fondo con el objetivo de captar inversores que busquen minimizar el impacto fiscal. “Quienes priorizan la liquidez deben evaluar la mejor alternativa para mitigar el impuesto especial. Para eso, diseñamos fondos comunes de inversión y carteras administradas consistentes con las necesidades del adherente en términos de horizonte temporal, riesgos y liquidez. Pero, para los que prefieren el rendimiento ante todo, el objetivo es encontrar un instrumento de inversión con un nivel adecuado de riesgos y rendimientos de mercado que exima del pago del impuesto especial”, dicen desde la compañía.

Por eso, lanzó First Renta Agro, un fondo cuyo objetivo es invertir en activos financieros del sector agropecuario, generando una renta en torno al 6% anual en dólares a través de una cartera que minimice el riesgo de moneda, liquidez y bajas en las tasas de interés. Además, ofrecerá liquidez al cuotapartista mediante la distribución semestral de la renta generada, algo no menor.

El producto que ofrece en First está diseñado bajo un enfoque llave en mano: provee asesoramiento en el armado de una política de inversión “ajustada a las necesidades personales y familiares del adherente, e incluye un instructivo paso a paso destinado a resolver las dudas operativas que surgen a la hora de canalizar el dinero exteriorizado en la compra de instrumentos financieros “, explica José Luis Garófalo, vicepresidente ejecutivo de First.

Daniel Vicien, director Comercial de Fondos Comunes en Balanz Capital, explicó que hicieron una encuesta entre sus clientes y detectaron fuerte interés por invertir post blanqueo. ¿Qué sector fue el que más atrajo? “El argentino quiere invertir en ladrillos”, dice Vicien. Por eso, contrataron a la desarrolladora Spósito y Asociados para lanzar dos fondos comunes que inviertan en oficinas y en residenciales, respectivamente. “El inversor tiene que dormir tranquilo. Las inversiones en fondos son a 5 años, tienen que asegurarse que los proyectos son buenos a largo plazo”, añadió el director de Balanz.

recuadro

Un mercado con más opciones

Pero no todas las alternativas son fondos cerrados para el inversor. De hecho, algunos creen que es mejor pagar el 10% de multa y disponer libremente de los fondos en un contexto de precios atractivos de los activos argentinos. En ese grupo está Puente.

Castagna dice sin demasiados preámbulos: “Nuestra visión es que preferimos pagar el 10% y disponer libremente del capital. Tener el capital sin poder moverlo tiene un costo implícito. Al final de cuentas, pagar el 10% y disponer del 100% del capital o inmovilizar al 1% el capital por 4 años te da lo mismo”, afirma.

Según Castagna, “vale la pena la disponibilidad e ir al mercado de capitales y recuperar la penalidad”. En el menú de posibilidades, se destacan los bonos del tramo medio de la curva en dólares de la Argentina con vencimiento en 2021 y 2025. También bonos provinciales que paguen 6,5% en dólares anual. “Buenos Aires 2021 y Mendoza 2024 son buenos títulos entre los subsoberanos”, aclara. En el universo de los bonos corporativos, también hay espacio para seguir haciendo negocios. Puente aconseja el de IRSA 2023 e YPF 2024, ambos en dólares que pagan un retorno del 6,5%.

López de Consultatio también pone sobre la mesa las condiciones macro sobre las cuales los ahorristas van a tomar su decisión de inversión luego de blanquear su dinero. “El que quiera incrementar riesgo argentino, la pregunta que se tiene que hacer es si uno debiera hacerlo. Nuestra respuesta es que sí, que el ahorrista debería incrementar riesgo local”, afirma. ¿Por qué? “No vemos una crisis para adelante. Históricamente, las crsisi se gatillaron en la Argentina cuando había elevado déficit fiscal, ambiente inflacionario desbordado y nulo acceso a los mercados. O sea, cuando la economía se queda sin dólares”, señala.

Delphos Investment, la consultora financiera fundada por Leonardo Chialva, asegura en un reciente informe que los fondos comunes se presentan como una buena alternativa de inversión, recomendable para inversores con una aversión al riesgo y sin necesidades de liquidez inmediata.

En cambio, en un marco ideal y de contar con la liquidez suficiente, recomienda combinar el pago de la multa del 10% y otra parte dejar inmovilizada en fondo: la propuesta es invertir la parte líquida en instrumentos de deuda soberanos, con un buen retorno a un riesgo medio compensado y con una iliquidez controlada. Pero descartan la opción del denominado bono mágico a 7 años, no sólo por la inmovilización del dinero sino por el riesgo: es un bono diseñado para evasores, cuyo vencimiento se produce probablemente con otro gobierno, con más chances de ser el primero en no respetarse ante una eventual complicación financiera.

bookmark icon