Cloud Platform: La nueva apuesta fuerte de Google

9 de Octubre de 2017 - Forbes Argentina

 


Google Cloud Platform es un desarrollo integrador que la empresa bautizó como “infraestructura preparada para el futuro”. La nube cada vez más cercana.

Aunque en Argentina la noticia pasó bastante desapercibida, a dos horas y media de avión desde Buenos Aires, en la descomunal San Pablo, sucedió a mediados de septiembre un hito para el ecosistema de Internet en la región, que afecta de manera directa a las empresas de nuestro país: Google inauguró la primera “Cloud Platform” de América Latina.

Lo que significa, en términos de impacto directo, que los productos y servicios que Google ofrece en “la nube” ahora a través de la plataforma “Cloud Platform”, van a funcionar de manera mucho más veloz y eficiente.

Las principales beneficiadas van a ser las empresas de Argentina, Brasil y Chile, desde una Pyme hasta una multinacional, porque al contratar este servicio van a poder contar con muchísimas herramientas que les van a permitir prescindir de muchas tareas que antes debían realizar ellas mismas o ni soñaban poder hacerlo, sobre todo en lo que tiene que ver con almacenamiento, organización y análisis de datos.

FORBES Argentina participó del lanzamiento oficial de la Google Cloud Platform en San Pablo, que se desarrolló en un cine IMAX donde se proyectó un video explicativo e inmersivo (incluso con chorros de agua en la cara) en el que se explica que para que haya una “nube” y un espacio virtual de soluciones.

Google invirtió cifras multimillonarias en infraestructura que de virtual no tiene nada: como enormes y futuristas centros de datos, en los que la seguridad es un aspecto tan crucial que los ascensores para los empleados son individuales, transparentes y funcionan con reconocimiento de iris; o una red troncal propia de miles de kilómetros de fibra óptica, en gran parte submarina y todo, como destacan en reiteradas ocasiones, buscando estándares elevadísimos en respeto por el medio ambiente y consumo de energía.

Ellos llaman a esto “infraestructura preparada para el futuro” y aseguran que quienes elijan “Google Cloud Platform” van a poder utilizar la misma infraestructura “que le permite a Google mostrar miles de millones de resultados de búsqueda en milisegundos, procesar seis mil millones de horas de videos de YouTube por mes y brindar almacenamiento a mil millones de usuarios de Gmail”.

Luego de la proyección IMAX el lanzamiento siguió en una sala de conferencias, en la que realizaron presentaciones algunos pesos pesados del gigante de Internet como Joe Kava, vicepresidente global de Data Centers de Google, Bruce Bordelon, director de ingeniería de cliente de cloud de Google o Rafa Muñoz, líder de servicios profesionales para Google en América Latina.

Además de insistir en que el impacto de su nube para los negocios es enorme (o como dijo el Ceo global de la compañía, el hindú Sundar Pichar: “En el futuro todo va a ser hecho en la nube porque simplemente no habrá mejor manera de hacer las cosas”), expusieron lo que es su mantra. “Google nació como una compañía de datos y toda compañía es, o se convertirá, en una compañía de datos”.

Desde Google aseguran que Google Cloud Platform es, en términos comparativos, una alternativa económica y a la larga, un ahorro para las empresas.

El head de Google Cloud para la América Latina de habla hispana, Jorge Giraldo, le explicó a FORBES ARGENTINA: “A una startup también le conviene mucho Google Cloud por su bajo costo, por su potencial tecnológico y porque le permite escalar de manera rápida, llegando a más usuarios, y sin tener que invertir en infraestructura física”.

¿Y cómo manejan el aspecto de la seguridad y confidencialidad de los datos de las empresas?

Se la transporta de manera encriptada, se la alberga de modo absolutamente segura, y además la tratamos como información confidencial que pertenece a nuestro cliente. De alguna manera esto es como cuando los clientes también empezaron a confiar en los bancos para las transacciones financieras, no tienen nada que temer.

Una vez más, Google, que pelea cabeza a cabeza con Apple para ser la empresa más valiosa del mundo, pega un salto hacia la economía del futuro y esta vez quiere hacerlo de la mano de las empresas de la región.

 

Por Santiago Eneas Casanello

bookmark icon