Cita en Las Vegas

3 de Mayo de 2018 - Daniel Balmaceda

 


En esta nueva convocatoria, SAP Ariba Live planteó la necesidad de un propósito que esté por encima de las compras y las ventas.

Como en los viejos tiempos, Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr. se juntan en Las Vegas. Las avenidas que llevan sus nombres convergen en el centro de la colorida ciudad, anfitriona de la nueva reunión del SAP Ariba Live, el megaevento sobre comercio electrónico empresarial. Desde todo el continente, una marea humana invadió el Caesars Palace, emblemático hotel casino donde suelen vivirse las mil y una noches a gusto del consumidor.

SAP Ariba Live 2018, Las Vegas, USA

SAP Ariba Live 2018, Las Vegas, USAFueron tres jornadas, una social y las otras dos de trabajo intenso, en donde el despliegue de los anfitriones, líderes del mercado mundial de aplicaciones de software corporativo, estuvo a tono con sus elogiados productos, ya que fueron precisos, veloces y efectivos en cada una de sus acciones. Como se sabe, SAP incorporó a Ariba a su portafolio de soluciones. El éxito es elocuente: ya han logrado que más de tres millones de empresas provenientes de casi doscientos países hagan negocios entre sí.

SAP Ariba no hace magia. Pero es capaz de proveernos la galera, la varita, el conejo, la asistente, el escenario y, sobre todo, el público. Para explicarlo en otros términos y salvando las distancias: si Tinder es la aplicación para encontrar almas gemelas, SAP Ariba logra combinar los deseos comerciales entre las empresas. Y, salvando las distancias geográficas, conviene aclarar que mientras que los enamorados se sondean en un mismo barrio o ciudad, el horizonte de búsqueda de compradores y proveedores se extiende a todo el planeta. Así de simple, al menos en la superficie. Es que su operatoria resulta tan sencilla, que puede pasar inadvertida toda la logística destinada a ofrecer los más altos estándares de seguridad, información y recursos.

Hay dos puntos fundamentales para tener en cuenta. El año pasado, SAP Ariba y MercadoLibre conformaron una poderosa alianza. Enorme ventaja para ambos. Mientras que la primera consolidó su presencia en Latinoamérica, MercadoLibre expandió su horizonte de negocios.

El otro aspecto a destacar es que la compañía ha impulsado una estrategia en busca de captar a las PyMEs de la región. Varios ya se sumaron y la tendencia sigue en aumento. Tal vez le pasó: se pregunta qué está ocurriendo para que su competidor ande subiendo a Instagram fotos en Nueva York, Naples, Villa La Angostura, Biarritz o Jaipur, mientras usted todo lo que ve a través de su oficina vidriada son empleados con pilas de carpetas. A simple vista, le diría que su colega juega en el equipo de SAP. Algo de eso percibimos en las jornadas en Las Vegas.

NatureSweet –uno de los tantos flamantes asociados que concurrió para contar los buenos resultados obtenidos en pocos meses–, realizaba operaciones comerciales con su teléfono mientras Barry Padgett (presidente de SAP Ariba), plantado en el mismo escenario que la semana previa había ocupado el cantante Elton John, anunciaba el compromiso social de la compañía. Compromiso que se hizo evidente en cada sesión del maratónico encuentro. Padgett –jeans, zapatillas, saco corto, camisa, carisma y dominio del escenario– no se enfocó en las transacciones anuales de 1,6 billones de dólares (duplicando las realizadas por eBay, Amazon y Alibaba juntas), sino en la necesidad de buscar un propósito. Habló de cómo la tecnología puede cambiar muchas cosas en la educación y otros ámbitos. “Lo que es bueno para el mundo, es bueno para los negocios”, afirmó Padgett.

Saludable mensaje de la gigante nube comercial que quiere resolver hasta los más pequeños detalles del complejo sistema de compras y ayudar a los proveedores a que alcancen el target con mayor precisión. Vencida la burocracia y las dificultades para vender y comprar un tornillo o la máquina de hacer tornillos, SAP Ariba, a través de su CEO, plantea que “no sólo hay que hacer todo más fácil y más rápido, sino que además debemos hacerlo marcando la diferencia”. ¿Ese camino otorga beneficios? Forbes Argentina ha venido ofreciendo numerosos ejemplos. La antigua sentencia que indicaba que “el dinero llama al dinero”, bien puede reconvertirse en “el compromiso social llama al dinero”. Pero no se trata de una fórmula para alcanzar la meta. Al contrario, el deseo genuino de llevarlo a cabo   (afuera de la empresa, pero también puertas adentro), conduce a muy buenos resultados. El cambio, la transformación, es lo que también propuso Alexandra López, de Cisco, quien expresó: “Los métodos viejos no abren las nuevas puertas”.

En conversaciones con usuarios acerca de sus experiencias con SAP Ariba, afloraban los conceptos: transparencia, costo con conciencia y facilidad de la ejecución, como así también, la importancia de la digitalización de los procesos y de que las distintas secciones de la firma puedan actual en forma conjunta.

¿La Argentina interpreta la partitura que suena en el mundo del comercio internacional? Las señales son auspiciosas. Desde SAP Argentina se muestran optimistas por el aumento del número de empresas –más de 150– que se incorporaron al sistema e, incluso, por el crecimiento del equipo propio en nuestro territorio: los 550 empleados de 2015 ya son 750. “Esperamos continuar con este ritmo de crecimiento”, confían los directivos. Su evolución se complementa con la capacitación de jóvenes profesionales, ya sea a través de becas o entrenamientos.

¿Hay un momento ideal para sumarse? Las respuestas de los proveedores y los compradores son variadas, lo que permite arribar a la conclusión de que no lo hay. Pero sí encontramos un denominador común: las empresas comerciales buscan interiorizarse acerca del sistema cuando sienten que están en condiciones de alcanzar un nuevo nivel.

Para los argentinos, una de las principales premisas es minimizar los riesgos en sus operaciones. Reflexión que emergió en conversación con un colega, mientras acortábamos camino pasando por el medio de máquinas tragamonedas, rumbo a una presentación. Nos distrajo una pareja que parecía querer hipnotizar a la pantalla para que se le alinearan las manzanitas ganadoras. En realidad, no quedaba muy claro quién hipnotizaba a quién. El contraste con el productor canadiense de tomate snacks era notable, porque, a diferencia de la pareja, este hombre sí tenía el control de los beneficios.

En Las Vegas 2018, una vez más, SAP Ariba decidió apostar fuerte al futuro. Y las probabilidades de ganas son altísimas.

bookmark icon