Las cien empresas que manejan la economía argentina

7 de Noviembre de 2017 - Facundo Sonatti

 


Un puñado de cien empresas, entre las cuales se entrelazan capitales públicos y privados, representan un tercio del PBI y concentran los segmentos más diversos. Conocé quiénes son los dueños de la Argentina.

El diario de mayor tirada, la popular bebida cola, todos los llamados telefónicos, el grueso de la soja que sale por los puertos, los check-in en cada aeropuerto, el 90% de los depósitos bancarios, cada biberón que se prepara, la totalidad del aluminio, los autos made in Argentina, cada cigarrillo que se enciende, la mitad del consumo masivo, cuatro de cada diez bolsas de cemento, tres cuartas partes de las cigüeñas que extraen el crudo y casi la totalidad de los surtidores, hasta incluso, la cerveza que está bebiendo mientras lee este artículo.

Absolutamente todo lo descripto, y mucho más, está en manos de un puñado de 100 empresas que, representan un tercio de la economía argentina, dotándola de esa característica cada vez más habitual alrededor del mundo: la concentración.

Los números

Los números suelen hablar por sí solos, pero si se los pone en su debido contexto, pueden ser aún más elocuentes. Los ingresos de este pelotón de corporaciones ascienden a US$ 195 mil millones, es decir, en promedio facturan US$ 1950 millones, cada 12 meses.

Desde unos “exiguos” US$ 657 millones que genera la suiza Nestlé, en el puesto 100; a los US$ 13.600 millones que tracciona la estatal YPF, en la cima.

En lo que a personas se refiere, generan de forma directa al menos 466.000 puestos de trabajo y apelando a una regla de tres simple, en teoría, depositan en el Estado poco más de un 40% de sus ingresos en concepto de impuestos de todo tipo y color.

Entre sus principales dueños, está el propio Estado argentino como propietario de la mitad más uno de la primera firma en la lista: YPF.

Además de otras entidades de peso, como el BNA, custodio de un cuarto de los depósitos del sistema financiero formal. Enarsa, dotada de facultades para comercializar combustibles. Y Aerolíneas Argentinas, responsable de transportar a siete de cada diez argentinos que eligen atravesar el país por los cielos.

Capitalistas de reconocido renombre internacional, como el mexicano Carlos Slim, el célebre magnate inglés Joe Lewis y la familia Real de Holanda, se esconden detrás de algunas de las firmas que timonean el bote con las 100 mayores organizaciones de la Argentina.

Sin embargo, la parte más jugosa de la torta pasa por hacer un repaso de los apellidos argentinos detrás de reconocidas marcas que, facturan cómodamente arriba de los US$ 50 millones mensuales.

Cien empresas: con nombre y apellido

En la energía, se lee bien arriba Pan American Energy Group, la reciente fusión de PAE y Axion, donde atrás de británicos y chinos, con la voz de mando, aparece el clan Bulgheroni, la familia más rica, desde La Quiaca hasta Ushuaia.

Menos renombrados, pero con la totalidad de las acciones en su poder, detrás de Pluspetrol, las familias Rey y Poli hacen lo propio en el rubro energético.

Escasany, Braun y Ayerza, no son otra cosa que los apellidos que dieron vida a la nomenclatura EBA Holding. Unidos por el amor a la banca desde mediados del siglo pasado, hoy, atesoran al menos US$ 12.000 millones en activos vía el Grupo Financiero Galicia.

En el mismo segmento, aunque algo más acá en el tiempo, la dupla Brito-Carballo, gestiona Macro, un gigante financiero que llegó a valer US$ 8700 millones, hace apenas unos días, en Wall Street.

195.000: Son los millones de dólares que facturan las 100 primeras empresas de la Argentina.

Eskenazi, Chirino, Nacusi, Stuart Milne, González Moreno y Supervielle, son solo algunos otros apellidos de estirpe financiera que mojan el hocino en la crema del poder económico argentino.

Si se trata de salud, quizás Belocopitt, Fraomeni o Macchiavello no le digan mucho, pero si se traducen esos nombres en empresas pueden comenzar a significar mucho: Swiss Medical Group, Galeno y Droguería del Sud.

Tanto Rocca y acero, como Madanes y aluminio, son pares inconfundibles de un mismo sistema concentrado de dinero y acumulación.

Y si de concentración se trata, casi nadie puede sorprenderse al decir que 32 aeropuertos, entre ellos los de Ezeiza, Aeroparque, Córdoba, Tucumán y Mendoza, están en manos del mismo operador. ¿Ah no lo sabía? Bueno, su nombre es Eduardo Eurnekian, tiene 84 años y al menos US$ 2200 millones de fortuna personal.

Entre los históricos, no pierden su prosapia Perez Companc ni Blaquier Arrieta. Entre los “nuevos”, Galperín con Mercado Libre, el mayor e-commerce de América Latina; Mindlin con la energía que le aporta Pampa; y Elsztain y sus “Altos” shoppings; se hacen un lugar.

Quizás menos distinguidos, pero no por eso menos afortunados, el supermecadista Coto, los retailers Garbarino y Frávega; y los constructores del clan Roggio, también forman parte del club.

Vicentín, Losón, Valli, Franchino, Urquía, Pagani y Navilli, meten presión desde el Interior y tanto Cherñajovsky como las hermanas Garfunkel proveen de electros y celulares a todo el país, desde el Sur.

En la cresta de la ola Pro, no pueden faltar Caputo y su holding Mirgor, ni los ex socios de Quintana, aún dentro de Farmacity.

En todos los casos, se reparten porciones importantes e incluso a veces, ni siquiera reparten segmentos estratégicos de la economía local, como la energía, las telecomunicaciones, las exportaciones de commodities, la banca, el consumo masivo, la industria automotriz y el rubro impostergable de alimentos y bebidas.

Este artículo comienza con “el diario de mayor tirada”, propios y extraños sabrán que no es otro que Clarín. La reciente escisión del grupo que comandan los apellidos Magnetto, Noble Herrera, Aranda y Pagliaro los dotó de una doble vara.

Ahora, son socios de la mayor corporación de telecomunicaciones del país con ventas proyectadas bien por encima de los US$ 5000 millones anuales, pero a su vez, retienen entre las 100 que más venden a su caballito de batallas, el diario, la radio, la tele y más, mucho más.

bookmark icon