Bancos: más competencia, menos rentabilidad

27 de Marzo de 2018 - Forbes Argentina

 


En 2017, los bancos tuvieron las ganancias más bajas de los últimos cinco años, en el marco de una expansión de la industria en la que todos pelean por crecer. El regreso del crédito de largo plazo y el mayor financiamiento a las pymes. La excelente performance del sector en Bolsa: cuáles fueron los que más ganaron.

Las ganancias acumuladas por el sistema financiero en 2017 registraron los niveles más bajos de los últimos cinco años, al alcanzar los $ 85.930 millones (crecieron un 15% interanual). La cifra representó apenas el 3% del activo de los bancos o el 25,8% del patrimonio neto.

El resultado se desprende del Informe sobre Bancos del Banco Central (BCRA), el cual precisó que la disminución de estos indicadores se debió principalmente a “un menor margen financiero (reducción de los ingresos por intereses por préstamos y de las ganancias por títulos valores, efectos atemperados por la disminución de los egresos por intereses por depósitos) y menores resultados por servicios, en un contexto en el que disminuyeron los gastos de administración en el sistema”.

En ese sentido, Federico Furiase, director del Estudio Eco Go, considera que los bancos están “operando en un sector donde hay cada vez mayor competencia, en un contexto donde baja la inflación”.

Es por ello que “se deben achicar los márgenes y aumentar la rentabilidad a través de las cantidades”, como, por ejemplo, en el caso de los créditos. Durante 2017, se vio un fuerte incremento de los préstamos al sector privado: crecieron un 45%, contra un PBI nominal que lo hizo en un 28%.

“Este efecto es lo que pudo amortiguar la caída de los márgenes de los bancos, teniendo en cuenta que la inflación se está desacelerando gradualmente. El sector financiero debería moverse en línea con este proceso, más si se tiene en cuenta que el crédito al sector privado en términos del PBI está cerca del 14%”, precisó el economista.

Créditos, inversión y productividad

Por el lado de los créditos, hay que resaltar aquellos dirigidos a las pymes, en un contexto de mayor fomento a la inversión y a la productividad.

Desde el Ministerio de Producción señalan que “el creciente protagonismo de las pequeñas empresas en el crédito al sector privado confirma una mayor inclusión e integración al sistema productivo: en 2017, la participación de la oferta de préstamos a pymes con respecto al total ascendió al 19%, el máximo en al menos 15 años en un contexto de expansión del crédito”.

Además, “la baja de tasas de interés de referencia por parte del BCRA mejoraría el costo del financiamiento. También el proceso de desburocratización, la reforma tributaria y el pacto fiscal permitirán reducir trámites y ahorrar costos con impacto directo en la productividad y en la inversión”, agregaron.

Pero también hay que destacar a las líneas crediticias canalizadas a las familias, ya que fueron las más dinámicas de 2017. Entre ellas, se acentuaron los créditos hipotecarios, que acumularon una expansión anual del 148% en términos reales, impulsados en parte por los créditos UVA, que ajustan por inflación.

El BCRA señaló que “en 2017 se incorporaron al sistema financiero local casi 58.500 nuevos deudores hipotecarios, el máximo nivel de nuevas incorporaciones observado en los últimos años”.

En este contexto, los indicadores de solvencia del sistema financiero se mantuvieron en niveles elevados en todos los grupos de bancos el año pasado, “con una ligera reducción anual a nivel del sistema, principalmente sostenida por la expansión del crédito”, aclaró la autoridad monetaria.

La integración de capital del sistema financiero cerró 2017 en un 16% de los activos ponderados por riesgo, y está conformada en un 91% por capital Nivel 1, recursos que cuentan con la mejor capacidad para absorber eventuales pérdidas.

Luego, un punto que pudo haber complicado a la rentabilidad de los bancos es la menor liquidez registrada en buena parte de 2017, cuando se vieron los requerimientos de aumentos de encajes, en un marco en el que fue bajando la tasa de las Lebacs.

La liquidez del sistema financiero –considerando pases y tenencias de Lebacs– se redujo en 6,4 puntos porcentuales en 2017, principalmente por el fuerte desempeño de los créditos a las empresas y a las familias. En diciembre, el ratio amplio de liquidez aumentó 1,2 p.p. y alcanzó el 42,6% de los depósitos.

Pese a las menores ganancias del año pasado, las empresas del sector financiero fueron unas de las más beneficiadas a lo largo del gobierno de Mauricio Macri en la plaza bursátil, y en su mayoría superaron al avance registrado por el Merval desde diciembre de 2015 (+155%).

Entre las subas más destacadas se ubicaron el Banco Supervielle (+285%), el Grupo Financiero Galicia (+244%), el Banco Macro (+278%) y el Banco Hipotecario (+181%), entre otros.

Y es porque el sector es uno de los que mejores perspectivas tienen, junto con el energético, para el mediano/largo plazo, más aún si se impulsa la reforma del mercado de capitales, que fomentará un mayor dinamismo en el rubro. Hacia adelante, los bancos deberán competir buscando aumentar su marketshare y compensando los menores márgenes de ganancias con cantidades, como ocurrió en el caso del crédito.

Por Caetano Mohorade


Ranking bancos: Los que más crecieron en 2017

 

bookmark icon