Aumenta el consumo de analgésicos

9 de Agosto de 2017 - Francisco Barreiro

 


El dolor y la fiebre son un buen negocio. Cómo evolucionó el consumo de los antifebriles y calmantes de venta libre. El mercado de los analgésicos mueve US$ 70 millones por año.

Los números no mienten: “El ibuprofeno ocupa los primeros puestos dentro de los 100 medicamentos más vendidos del país”, explica la farmacéutica Laura Raccagni, Coordinadora del Observatorio del Medicamento, Salud y Sociedad de la Confederación Farmacéutica Argentina (CoFA).

Las dos marcas líderes en venta libre son Ibupirac de Pfizer y Actron 400 de Bayer; ambas vendieron en el último año más de 5 millones de cajitas cada una. El tercer lugar en ventas lo pelean mano a mano dos segmentos diferentes: con 2.498.868, cajitas Ibu-evanol (de GlaxoSmithKline) es líder con su producto enfocado en las mujeres; y con 2.464.805, Ibupirac pediátrico es el preferido de los padres para darles a sus hijos menores de 10 años (aunque este se vende bajo receta).

2015, ¿elecciones dolorosas?

En 2016, contando los de venta libre y bajo receta, las marcas líderes en ibuprofeno despacharon casi 36 millones de cajitas. Si bien es una cantidad que se mantuvo en referencia al año anterior, fue en 2014 cuando se produjo el gran quiebre en las ventas de la mano de Ibupirac, de Pfizer, que pasó de vender 2.240.140 a 4.995.788.

Entre las curiosidades de ese aumento, está el hecho de que no bajaron las ventas del resto de las marcas ni de los demás antiinflamatorios, sino que crecieron. Este 2017 en que también hay elecciones, ¿seguirá creciendo la venta de analgésicos?

Analgésicos para el corazón

“El fármaco por excelencia que cumple todas las virtudes de antiinflamatorio, analgésico y antifebril es la aspirina”, afirma Lucio Criado, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Medicina, pero aclara: “El problema de este fármaco son los efectos colaterales: si se toma mucho hace mal al estómago y puede provocar sangrados digestivos”.

Sin embargo, el pico en ventas de la aspirina se dio con la marca Aspirinetas, que en el último año duplicó sus ventas pasando de 4.576.504 en 2015 a 9.749.508 en 2016. La gran curiosidad es que, a diferencia del Ibupirac pediátrico, no son los niños sus principales clientes, sino que el gran descubrimiento –explotado en la publicidad– fue que puede ser usado como preventivo en problemas cardíacos.

“La aspirina en dosis chicas actúa haciendo más fluida la sangre, como antiagregante de las plaquetas. Siempre en dosis menores de 300 gramos, como antiinflamatorio la dosis debe superar los 500 gramos, y ahí pierde la otra facultad”, agrega el Doctor Criado.

bookmark icon