4 señales para animarse a ser un emprendedor

11 de Agosto de 2017 - Forbes Argentina

 


Es arriesgado, estresante y no todos triunfan. Sin embargo, ser un emprendedor es algo con los que muchos sueñan. Claves para darse cuentan que es el momento de lanzarse solo.

Después del 30Promesas Forbes, una constante en las charlas con estos jóvenes emprendedores fueron las historias de fracasos antes de lograr éxito. Así como también relatos de empleados que un día largaron todo y pusieron en marcha su sueño: La empresa propia.

Y si bien la mayoría de los emprendimientos en el mundo no logran prosperar, ¿por qué nos decidimos a emprender? Por lo general, cuando trabajamos para otra persona no nos sentimos completamente realizados.

Necesitamos satisfacer nuestro impulso personal de desafiarnos, tomar las riendas de nuestro futuro, y probar nuestras ideas. ¿Creés que tenés madera de emprendedor? ¿Sentís que llegó tu momento? Si te sientes identificado con estas 4 señales estás preparado para realizar un cambio de vida y pasar de empleado a emprendedor.

Siempre estás pensando en algo

Los emprendedores nunca dejan de meditar. Es una bendición y una maldición al mismo tiempo. Si exhibes este comportamiento, tal vez es tiempo de seguir adelante y hacer algo para poner tus pensamientos en acción.

Te apasiona lo que hacés, pero no te gusta la empresa en la que estás

Aunque tengas el mejor trabajo del mundo puedes no sentirte a gusto con la empresa para la que trabajas, o no estar de acuerdo en cómo se hacen las cosas. Si crees que trabajando por tu cuenta puedes hacer algo grande quizá sea el momento de llevar tus ideas a cabo. Si realmente te apasiona lo que haces esfuérzate, arriesgate y trabajá duro por tu sueño.

Sos independiente

Esto no significa que eres alguien extraño o que no sabes cómo pedir ayuda: Significa que puedes resolver tus problemas. Ahora es momento de que te sientas lo suficientemente independiente para construir una compañía a tu medida.

Sos organizado

Manejar un negocio requiere muchas habilidades desde su organización. En algún punto tal vez quieras o necesites contratar a algunos expertos, como contadores o abogados, pero al principio puedes confiar en ti mismo para llevar las finanzas, delegar las responsabilidades y presentar ideas a los inversionistas. No puedes hacer nada de eso sin tener cierto orden.

¿Estás listo para ser un emprendedor?

30 Promesas FORBES: de promesas a realidad

bookmark icon